19/11/06

Fabes desconceptualizadas




El heróico Forges continúa defendiendo contra toda esperanza la última trinchera de la Civilización.

Bastaría con la viñeta sola; pero -incapaz de controlar mi disposición logorréica- no me puedo quedar sin añadir algo: pareciera que la Postnouvelle cuisine hispánica fuese mero fruto del delirio de unos cuantos chefs-vedettes decididos a rizar el rizo de la gastronomía considerada como una de las bellas artes, lo que estaría muy en la línea de la evolución del resto de las así llamadas bellas artes. Mas he aquí que la realidad es harto más grave; ya que la pintura, la escultura, la música, la arquitectura, etc. (o lo que queda de ellas) al fin y al cabo sólo atañen a nuestro intelecto; el cual, como ya está suficientemente deteriorado, no parece susceptible de demasiada degeneración adicional.

Amigos, con las cosas de comer no se juega, porque a lo que atañen es a nuestra propia composición orgánica: somos lo que comemos. ¿Será lo mismo una persona hecha de fabadas, lentejas con chorizo, cocidito madrileño, solomillo o bacalao al pil pil, sin olvidar la entrañable tortilla de patatas, ¡aahh! los callos con garbanzos!, que alguien compuesto de espuma tibia de... ¡puajj!, me resisto a mencionar esas cosas?

Hasta hace poco, un español siempre guardaba una última bala en el cargador al discutir con cualquier representante de las razas rosas que aludía, con ese vomitivo aire de superioridad tan suyo, al retraso hispánico. Cuando le habías dejado explayarse hablando de los toros y el flamenco y del ruido y de lo tarde que nos acostamos, entonces -tú- con una leve sonrisa en la comisura de la boca, le preguntabas en tono casual: "Ya, pero ¿y la fabada?".

Y el decadente bárbaro del Norte abría y cerraba la boca, una y otra vez, cual pez fuera del agua, y ponía abrupto fin a su discurso, sumido en la más absoluta humillación dialéctica .

Es decir: nos hallamos ante un eslabón más de la conspiración internacional, gestionada por el Polanquismo en general y EP[S] en particular, para debilitar -más- las esencias de la raza. Señores: si ustedes quieren experimentar con la comida como arte, abran una sala de exposiciones, no un restaurante. No jodan.

35 comentarios:

  1. Mejor aún: jodan. Jodan, y no tendrán que subliminar sus deseos insatisfechos en la cocina.

    ResponderEliminar
  2. Oye, Loti, eso es absolutamente genial, XD. Me lo apunto, :)
    Pues sí, donde esté nuestra sabrosa, nutritiva y exquisita comida tradicional, que se dejen de bobadas.

    ResponderEliminar
  3. Loti, calla, calla, por dios... A ver si la espuma deconstruida tiene algo que ver con deseos satisfechos fuera del vaso idoneo que cayeron en la perola...

    Raki bueno, pues eso...

    ResponderEliminar
  4. Eso, y que los críticos gastronómicos dejen de ser papanatas. Menuda pandilla.

    ResponderEliminar
  5. La comida tradicional tiene matices también. Soy capaz de llegar a las manos si alguien me intenta convencer de que puede hacer un arroz tradicional con arroz de grano largo

    ResponderEliminar
  6. Cuán tranquilo puede uno deambular por barras virtuales plenas de gente sensata. Yo diría aún más: huevos rotos. A ver qué modernez supera eso. En honor a la verdad, a mí si que me gusta probar cosas y los sitios con platos originales (dentro de un orden: últimamente se han puesto a emulsionar la casquería y me da arcadas su mera idea), pero en una reciente entrevista me preguntaron cual era mi plato favorito, y yo, que paso por ser más bien gourmet (juás) contesté eso: 'huevos rotos'.
    Te diré -aunque tal vez lo conozcas- qie eñ Maestro Camba tiene un sucedido muy bueno en restaurant con pretensiones, en que solicitó una tortilla de patatas, y el chef, que le había reconocido, se enpeñó en ponerle no sé qué basuras. Don Julio se cebó con él, claro. Se lo merecía.
    Cosa aparte es lo de los vinos. Como tú eres más cervezófilo no sé yo si te tira el tinto, pero lo que está pasando en el eno-mundo es ABYECTO. Un puto yanky marca la tendencia de cómo debe hacerse el vino en todo el Mundo. ¿Te lo puedes creer?

    ResponderEliminar
  7. anónima Paula19/11/06 23:39

    Para mí que los críticos gastronómicos del EPS y los taurinos del ABC son clones (y me resultan igual de incomprensibles y superfluos); igual son los mismos con seudónimo, por mucho que unos vayan de cañí-raciales y los otros de posmodernos. He dicho.

    Y como no podía dejar de hacer un apunte sobre la realidad isleña (ya saben: una horita menos y nadie se entera), antes de que nadie le viera el bigote a Carod, aquí el CDS vetó los toros (Olarte Cullen presidente): los chonis o guiris (=turismo que nos da de comer) contentos por lo civilizados que somos los canarios; los canarios, incluidos los más derechosos, pasando del tema (maldita la tradición taurina que hay en las islas: aquí lo que molaba eran las compañías teatrales, las de ópera y las orquestas que recalaban en los puertos de Las Palmas y de santa Cruz camino de las Américas), y en la Península no se enteró de que ya se había defenestrado desde los últimos 80 la "fiesta nacional" (???) ni dios... País...

    ResponderEliminar
  8. Estimada Sra. Liddell: los críticos gastronómicos han pasado a engrosar la categoría común de "los críticos", es decir: según el grosor del sobre. Como Vd. sabe.

    Folken san: ¿qué te voy a decir que tú no sepas? ¡Diosss...! grano largo... Y seguro que pretenden que no se pasan...

    Estimado Hans: Los huevos rotos son la quintaesencia de la comida (sobre todo, cuando uno baja del monte) y, en cuanto a lo del vino... Mi solar familiar se encuentra en Peñafiel, uséase, que para qué vamos a mencionallo siquiera. Eso sí, lo de los enólogos modelnos es cosa de que aquí se afusila poco actualmente. (por supuesto, que lo de afusilar lo digo en sentido metafórico, no me se mosquéen sras. y sres. políticamente correctos)

    Pozo de sabiduría isleña, oh Paula: Es como lo del estatuto andaluz reivindicando competencia exclusiva sobre el flamenco, cosa que no se ha atrevido a facer ni el de mi barrio, y eso que aquí es costumbre padecer a los de no sé qué palos virtuosísimos.

    Y es que, de hecho, José Menese era de aquí y todo el mundo jura haber cantado con él en el bar de la esquina a las 5 de la mañana hace mil años pedos perdidos. Por otra parte, cuando yo estaba en la mili in illo tempore, cantábamos una canción en la cual había un verso que decía:

    ... "vamos en taxi al Guimerá" Por desgracia, he olvidado el resto, o sea, la parte propiamente isleña; lo demás es conocido por cualquier varón español mayor de 40 (¿o 35?, no sé, con la cosa de los objetores, ya me perdí)

    ResponderEliminar
  9. No, por Dios. Política internacional, historia medieval, antropología cultural y crítica gastronómica vale, pero historias de la mili no.

    ResponderEliminar
  10. Hablando de Polanquismo y de comida... Van a estrenar en Cuatro un programa llamado "Soy lo que como", a partir de Enero.

    ResponderEliminar
  11. Arroz del de toda la vida, podió

    ResponderEliminar
  12. la h.f.v.a.20/11/06 14:17

    "Mujer de tan lindos ojooooos que tienes sangre agareeeenaa..."
    ¡Qué bien la cantaba D.Alfredo!.
    ¿Verdad Paula?.
    El mejor, para mí.Eso si, con infuencias de mi mamá...

    ResponderEliminar
  13. la h.f.v.a.20/11/06 14:19

    Por ahí me falta una ele, sorry.

    ResponderEliminar
  14. El Ferran Adrià es el colmo de los colmos de la locura gastronómica, un día en un programa de la tele salió con un soplete adornando un enorme plato con algo minúsculo en medio.
    Y luego va y te cobra un ojo de la cara y el único par de riñones de que dispones, vaya morrazo!!!!
    Pero tiene todo reservado hasta el día del juicio final!!!

    Buen provecho!!!

    ResponderEliminar
  15. ¡Bueno...! Reconozco que yo también tengo mi lado oscuro. Por ejemplo, me gusta la comida japonesa. Pero observo que, en térmios generales, La cocina de toda la vida aún tiene salvación.

    Por cierto, Loti, lo de la mili era una chorrada para introducir el hecho de que hice parte en Canarias; para solidarizarme con Paula o algo. Pero como resulta que se me había olvidado la canción, pues lo dejé así. Pero mirad Muñoz Molina, que se escribe un libro de como 400 páginas contándonos su mili y hasta gana dinero con ello. Y es un pestiño de mili de cuidado, no como la mía jeje. si algún día me emborracho lo suficiente como para inaugurar una serie de articulillos contando mi mili con todo lujo de detalles, te avisaré para que no sufras. :)

    (Es el oculto deseo de todo varón español mayor de cuarenta: contarles tu mili a las chicas, que digan que qué interesante y encima que paguen por ello)

    Dammy, bienvenido. Ya ves, si es que no puede ser: sacamos un tema aquí en la barra y te lo pisa el Polanco.

    Aloma69. Si yo me encuentro cerca de Ferrán Adrià con un soplete, creo que huiría sin pensar en mi dignidad maltrecha. La ventaja es que esos restaurantes carísimos con reservas hasta el día del Juicio Final, retienen a un montón de gente que no va a los que me gustan a mí, y -oye- descongestiona.

    h.f.v. ¿Don Alfredo Di Stefano?

    ResponderEliminar
  16. anónima Paula20/11/06 23:57

    Pcbcarp, bardo de la rubia cebada: ¿se tomó usted unas cañitas antes de redactar la contesta, o es que el riego mío (por aspersión, of course) va a peor...? No he entendido nada-nadita de su respuesta, aparte de no sé qué alusión a unos cantares sobre el Guimerá (teatro sito en Santa Cruz de Tenerife: yo soy de la isla de enfrente, la redonda, Gran Canaria...). O sea: EIN??? ¿De dónde era Menese, puesss? (y cuente de la mili, hombre, no se corte, si se lo pide el cuerpo, a ver si ahora se va a poner políticamente correcto...).

    h.f.v.a. : cánteme otra vez la canción, que aunque la desconozco, promete...

    ResponderEliminar
  17. anónima Paula21/11/06 0:00

    ¿En serio el estatuto andaluz reclama soberanía totá sobre el flamenco...? (¡Favor que me hacen!).

    ResponderEliminar
  18. Estimada y anónima Paula: pues, por una vez, no había trasegado en exceso del dorado néctar de los dioses y los héroes (que es lo que suele haber ocurrido cuando digo más chorradas de la cuenta) pero es que me dio la cosa por ahí... Ya sé que el Guimerá estaba en Sta. Cruz, vive Dios, pero no le busque Vd. explicación racional, que es perder el tiempo.

    Y Menese, cantaba en el Tormes, bareto asaz cutre sito en la Puerta del Ángel, de los Madriles.

    Hiena Fascista vanidosa: discúlpeme Vd., que me da la impresión de que yo, obcecado con el bolero, no identificaba a Alfredo alguno: Y va a ser Kraus. Seguro. Lo siento.

    ResponderEliminar
  19. Caramba, Paula, si estamos a la vez por aquí (aunque Vd. una hora menos, claro, y eso se notará mañana) Lo del flamenco parece ser cierto e incluso Rodríguez Ibarra tuvo airada reacción sobrello. Lo que es yo, retado a ponerme no políticamente correcto, seré sincero: No soporto el flamenco. ¡Lo he dicho y salga el sol por Antequera!

    ResponderEliminar
  20. anónima Paula21/11/06 0:33

    ¡¡Pues por eso decía yo que favor que me hacen al nacionalizar el flamenco los de la Juntaaaa!!! ¡Es como los toros: ni los entiendo, ni me gustan, los jipíos y qué feos son, mecagüendiez! (¿¿¿tendré que volverme japonesa para re-encontrarme con mis raíces españolas???). Uf, qué alivio.

    ResponderEliminar
  21. Lo de la sangre agarena creo que es de la zarzuela El huésped del sevillano.

    ResponderEliminar
  22. Que dejen las estrellas michelín para las ruedas de la Fórmula 1. Menos cocinillas deconstruidos y más menús de olla a 6 euros :)

    ResponderEliminar
  23. Los de EP(S) han llegado a un punto en el que publican reportajes y artículos exclusivamente para nuevos ricos, pero no sólo de cocina, sino de decoración, moda, regalos y demás.
    La cocina chachi piruli posiblemente se pegue de patadas con la salud, con lo cual habremos de irnos buscando la vida como Dios nos de a entender, pero dudo que sea por la vía del helado de aceite de oliva.
    Y que conste que hago alguna que otra cosilla indigesta que le encanta al personal. Pero no todos los días...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Es la globalización, esa pesa de miles de toneladas que puede con todo, además si le añades gilipollez, tienes un plato rico rico XD

    ResponderEliminar
  25. la h.f.v.a.21/11/06 21:15

    Paula:No me la sé entera, es muy larga.Y odio el flamenco, pero la cosa taurina me va.
    Srta.Lidell:La canción se llama Raquel, y la zarzuela a la que pertenece, El último romántico.
    Sr.barón,cap...etc.:Aceptadas sus disculpas.!Cuán caprichosos son los hados!, que me han permitido leer sus comentarios(el soplapollesco, y el increíble)de un tirón.
    Es Vd. muy zorro, como ya sospechaba.

    ResponderEliminar
  26. ¿las esencias de la raza?

    ResponderEliminar
  27. anónima Paula21/11/06 21:57

    h.f.v.a.: ¡me la pido!

    Lo de la influencia de su madre... La mía decía, literalmente, que Kraus de joven era "un dios griego"... Qué cosas...

    ResponderEliminar
  28. Pues igual es que hay dos letras iguales para dos romanzas distintas.

    Y sí, la mujer se llama Raquel, judía de Toledo, por la que Juan Luis (el de la espada triunfadora) está coladito.

    Para más info: http://www.zarzuela.net/text/tex_026.htm#hues13

    ResponderEliminar
  29. Harta de ya estar harta no compro El País (Polanco apiádate de mí) los domingos, mi tolerancia tiene un límite, en realidad muchos pero eso es problema mío y de mi terapeuta...

    Eso sí... te importa cambiar la fabada por un cocido? no es nacionalismo localista, palabrita!!!, es que lo disfruto más.

    Salú con una Mahou en la barra y otra en la mano

    ResponderEliminar
  30. Reconozco que lo de la comida no es mi fuerte, como para sobrevivir, y no me causa un placer extremo el momento de llevarme la comida a la boca..... eso si, me gusta la comida tradicional de puchero, pero de calidad.
    Con los menús de polígono industrial se me atraganta la grasa y no puedo con ellos.

    Recuerdo un programa de tel. que el colega hacía un cocido que se saboreaba en el garbanzo.... jajaja, imagina que pides un cocido y te sirven un plato enorme con un garbanzo en el centro...eso si, con todo el sabor concentrado ;-p.

    pd.- Gracias por dejar tu silencio ;-)

    ResponderEliminar
  31. Se que lo que voy a decir puede sonar duro, pero es necesario(xDD). Parece ser que lo último de lo último es la "mousse de humo" de Ferrán Adriá, que encapsula unos cuantos humos diferentes y así los sirve. Ni idea de cómo se come eso... o se respira, claro... (te lo pondrán en un bote con pajita?). Seguro que hasta puedes pedirlo "para llevar" e ir tan contento por la calle con tu bote de humo xD

    Pd: hoy me he quedao solo y he preparao una tortilla de patatas con una cebolla entera y los trozos de patata de grandes como puños (necesitaba decirlo)

    ResponderEliminar
  32. Queridos comensales:

    Ayer me puse a contestar pormenorizadamente a cada cual y, no sé qué coño pasó, que Blogger me se colgó y se fue al carallo todo lo que había escrito. Así que, como no tengo moral para recordarlo todo, me limito a las personas que no conocían el bar:

    Espero que todos hayáis tomado nota de la página de las zarzuelas, que se aprende mucho.

    Marga: ¡hombre! Yo también soy freviente cocidista por motivos vernáculos, así que me parece muy bien, lo que pasa es que... lo dicho, dicho está.

    Criztina: No, si yo, mucho bla bla, pero en realidad tampoco le doy mucho a los pucheros últimamente. Menos mal que tengo a Sita, que es mi cocinera de menú, que es una fenómena.

    Octubre: ¡Eso!, luego, con la cosa de la digestón, echas tienes unos meteorismos, y a calentar el planeta. Es que cómo son los tíos.

    En resumen: a esta peña se la ha olvidado que la comida sirve para alimentarse y poder sobrevivir.

    ResponderEliminar
  33. la h.f.v.a.27/11/06 14:39

    Admirado "Clint Wayne":
    Hay cosas que se hacen exclusivamente para deleite de los sentidos.
    No llevan mensaje,no pretenden enseñar,dicen lo que quieren decir,sin otro tipo de interpretación.
    ejm."Te quiero morena", quiere decir simplemente eso.O como mucho,morena te quiero.
    P.D.Si se quiere pensar si dicha morena, es en realidad, negra, mulata o de pelo y tez oscura, es ya imaginación.Sólo eso.

    ResponderEliminar
  34. La deconstrucción alimentaria, la nueva cocina, las esencias, texturas y humos sobre un enorme plato cuadrado son una GILIPOLLEZ como la copa de un pino.
    A Ferrán Adrià y su corte de lameculos habría que ponerles los puntos sobre las íes.
    Donde esté la comida tradicional que se quite lo demás: para mañana mismo me estaré jamando a estas horas un divino arroz, patatas y bacalao. ¡Viva y bravo!

    ResponderEliminar

Soltad aquí vuestros exabruptos