26/11/06

Historias

Acabo de releer "Gengis Kan", de Mijail Pradwin, libro altamente recomendable, no obstante su punto literario, más que nada porque da cierta perspectiva. En España, hoy en día, se echan en falta más libros de este tipo. Es decir, no me refiero a libros sobre Gengis Kan, sino a libros de Historia, dirigidos al público semiculto que leemos estas cosas, que sean amenos sin perder el rigor. Es decir, libros que lea alguien más que los historiadores profesionales o los estudiantes. Hoy por hoy, los autores españoles más o menos serios, prácticamente no publican más que obras académicas y artículos en revistas del ramo para mantener el ranking; obras, en general, centradas en aspectos concretos de una investigación y de difusión limitada.

El campo de la divulgación, por decirlo así, le ha sido cedido sin apenas lucha a la factoría César Vidal/Pío Moa y acólitos. Ni que decir tiene, que considero la situación sumamente peligrosa; tanto más cuanto que obedece a una estrategia premeditada de inculcar una Historia tergiversada políticamente, desde la Antigüedad clásica y la Edad Media, hasta la así llamada Historia inmediata. A cambio, los del bando contrario, se dedican a escribir novelas y hacer películas, con lo que la cosa se mantiene por el momento en equilibrio inestable. Lo digo porque no he visto una sola peli en la que un miliciano fusile a un señor de derechas.

Ahora mismo estamos asistiendo a una reedición del error cometido durante la Sagrada Transición, cuando, para diluir el hecho de que Cataluña y Euskadi (y, probablemente, Galicia) iban a tener cierta autonomía, se decidió dividir (¡huy! casi escribo "repartirse") España en comunidades autónomas, (dando lugar a cosas tales como Cantabria o La Rioja, aunque no llegó a haber Segovia o El Bierzo, que estuvo a punto) dando lugar a lo que hoy tenemos. Por ello, la clase política catalana y vasca, que considera que ellos tienen que ser más distintos, reclama estatutos nuevos con más competencias y los políticos del resto de las comunidades, de cualquier color, como ya han aprendido a vivir del tema, hacen lo mismo y discuten por la competencia sobre los ríos o sobre el flamenco. En fin, será la cosa maragalliana de la España en red, que queda como muy moderno aunque nadie sabe muy bien qué es. Lo único que yo tengo claro es que si no fuera por el sistema de las autonomías, echen ustedes cuenta de la de políticos que habría en paro, y a ver de qué iban a vivir, pobrecitos míos.

Lo inquietante es que este proceso que (si realmente interesara a los así llamados ciudadanos y fuera a servir para cosa distinta de dar más poder a los reyecillos de taifas) hasta podría tener algún sentido, aunque a mí se me escape, se está desarrollando -y retroalimentando- en un clima de enfrentamiento político entre las dos españas que estuvieron adormecidas durante algunos años y hasta nos habíamos casi olvidado de ellas.

No voy a usar el socorrido recurso de "no voy a entrar en quién tuvo la culpa, pues todo el mundo sabe que...". Mi opinión personal, difícilmente conmovible es que quien las despertó tiene nombre y apellidos, y éstos son: José María Aznar López. Y fecha: 1994. El nivel de crispación que ese señor introdujo en la vida política (y, por ende, en las discusiones de los bares) para conseguir el poder, era desconocido desde principios de los 80. Cuando llegó ¡por fin! a su poder, se la tuvo que envainar temporalmente porque necesitaba a sus máximos enemigos mortales (después de Felipe González), es decir, a PNV y CiU. Cuando tuvo mayoría absoluta, pues ya lo hemos visto.

Pero es que resulta que Aznar nos deja y llega el beatífico ZP. Afortunadamente, la historia se repite y no tiene mayoría absoluta; porque, cuando la tenga, si la tiene, nos vamos a enterar también, que lo del tabaco es sólo un anticipo. Este señor -como Aznar, pleno de buenas intenciones- también cree estar en posesión de la verdad (aunque sea otra), y se está dedicando a legislar sobre determinadas materias, a fin de hacer España según la Idea que él se supone que tiene. Podremos coincidir en algunos aspectos, pero no porque nadie nos haya preguntado ni vaya a hacerlo.

La ofensiva ideológica de volver a la Historia franquista tradicional, la inició Aznar durante su reinado (recordemos aquella magna superproducción hispánica "Memoria de España") y ahora nos encontramos que las idílicas ideas ateneístas acerca de la otra historia de España han llegado a su vez al Gobierno. Nos encontramos con dos historias contrapuestas que apenas coinciden más que en la cronología y, a veces, ni eso.

Según una, España vivía feliz bajo el próspero reinado de Su Majestad Católica Don Alfonso XIII, cuando un montón de resentidos y marxistas a sueldo de Moscú (el PSOE) le dio un golpe de Estado y lo echó para implantar un régimen de caos y terror que llevaría a España a convertirse en República Soviética, echando a los jesuitas y puteando a los militares y la gente de bien. Como la derecha había ganado unas elecciones, en el año 1934 el PSOE empezó una guerra civil matando a los curas y a las monjas y a la gente de derechas, que obligó a Franco y otros militares de bien a acabar con el caos y la deriva sovietizante, dándonos, tras fulgurante cruzada, 40 años de paz.

Según la otra, la República llegó legítima y pacíficamente para colmar los anhelos del pueblo de paz y progreso, dando a España el régimen más modélico de su historia, en el que todo estaba lleno de maestros y maestras que enseñaban a los niños a ser buenos ciudadanos y las artes y las ciencias alcanzaban su máximo esplendor mientras Federico iba por los pueblos haciendo teatro, se hizo una reforma agraria y todo el mundo era libre y feliz y las mujeres votaban, y, por eso, la caverna reaccionaria, capitaneada por el capital, la Iglesia y el Ejército, dio un golpe de Estado para acabar con los mundos de Yupi, dándonos, tras horrenda guerra civil, en la que mataron a todos los maestros, y espantosa represión, la larga noche del franquismo.

Bueno, que me estoy yendo por los cerros de Úbeda. Lo que quería decir es que la Historia ha vuelto a convertirse en arma de guerra entre las tribus patrias y cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. No estaría de más que la guerra civil pasara, definitivamente, a ser historia, que parece que la hicimos nosotros, y que alguien se conformara con tratar este período de nuestra historia con cierto desapasionamiento no exento de seriedad y dejaran de mantener los mitos sobre los que se construyen pacientemente los enfrentamientos civiles y luego dices "¡Huy", ha sido ese".

Y ya me dirán ustedes qué tiene todo esto que ver con Gengis Kan. En fin, lo dejaré para otro día.

20 comentarios:

  1. Da asco, y no me refiero a tu post, precisamente. Lo que da asco es la política tal y como parece entenderla todo el que se dedica a ella.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo. Apenas dos matices:

    1.- ¿No has visto Soldados de Salamina? Yo también creo que debería haber mayor equilibrio (en los dos ámbitos).

    2.- Bueno, el otro matiz también será mejor dejarlo para otro día ;-)

    ResponderEliminar
  3. Querido pcbcarp,

    Tu exposición del fenómeno bifronte "República, Guerra y los Forrenta" merece ser esculpida en mármol. En cuanto al recrecimiento de la crispación, yo creo más bien que han sido estos chicos del PSOE los que la han introducido: conviene alejar la mirada del respetable de los chandríos que van causando. Pero vamos, no discutiría por ello.

    Ya contarás lo de Gengis Khan, que me interesa mucho.

    ResponderEliminar
  4. anónima Paula26/11/06 23:13

    Por mor del equilibrio. Lo dije en el blog de Alicia y lo repito en este: lean "Los liberales", de Francisco García Pavón (nada sospechoso del despectivo nombrete de "sociata" y tal). Alianza editorial, Cuentos, dos volúmenes, dos duros y medio.

    Nunca existió la Arcadia, pero hay responsables de muchas barbaridades. Y eso no lo niega ni el bloggero mayor del reino. Amos, creo yo. Crispá q estoy.

    ResponderEliminar
  5. repito lo que dije hace tiempo: Entente Vall D'albaida - Bierzo independientes YA

    ResponderEliminar
  6. Y es que nunca hubo buenos cuando lo que se quería era más poder para cada uno...
    y la historia siempre es falsa si la cuenta el enemigo, porque no hay nada mejor para la moral de tu bando que el hecho de que el enemigo sea la encarnación del diablo que viene a imponer las tinieblas sobre tu praderas de sol.
    Aunque es más fácil vivir si tienes algo de lo que quejarte, porque así se te olvida lo mal que lo haces tú, o lo mucho que podrías mejorar...

    Discusión de nunca acabar.

    Pero muy buen post... y Blog, felicidades...

    ResponderEliminar
  7. el máximo exponente de la radicalización y también la tergivesación es, sin duda, telemadrid. Genial para ver mientras comes y reírte un rato.

    saludos

    ResponderEliminar
  8. Esta es la mejor explicación de como ve la historia la historia reciente de España la izquierda y la derecha. Felicidades.

    ResponderEliminar
  9. Estoy mosqueado, porque quería proponer a la hueste zapateril una nueva enseña y blogger no me deja subirla, ni ayer ni hoy. Pero lo seguiré intentando.

    mimismidad, yo sé que hay gente que pretende dedicarse a la política por honrada convicción, pero... como los políticos ya no son los ricos que gobernaban de toda la vida y defendían lo suyo, sino una casta profesional que se debe a su clientela y a sus jefes de filas, pues la cosa está así. Además, a los ricos no se los corrompía: eran ellos quienes lo hacían. ¡Ah! si volviera Marco Furio Camilo...

    Loti: ¡mira que lo pensé! En cuanto colgué el articulillo me dije, coño, soldados de salamina, verás como alguien me lo recuerda. Pues eso. Hay una, pero el miliciano es bueno y deja sin fusilar al padre de Rafael Sánchez Ferlosio, lo que es de agradecer, porque, si no, no habría podido escribir el artículo del otro día en El País. ;)

    Hans, me alegro que te guste mi breve resumen de visiones cosmogó... este, digo históricas. En cuanto a lo de Aznar o no Aznar, podríamos discutirlo amistosamente, pero como digo es lo que me parece a mí. Aún recuerdo aquellos debates de principios de los 80 entre Guerra y Abril Martorell en los que se decían de todo entre fintas y estocadas... pero de modo más o menos civilizado.

    Paula, el Sr. García Pavón es de los que no hay nada malo en leer, por decir algo que parezca distante. ¡Mira!: Madrid, de corte a checa, de otro participante en la letra del Cara al sol, donde al bueno al final le salva del fusilamiento a manos de los milicianos la espía rusa, na menos: ¡rusa!.

    Folken: Y poner la sede del Gobierno en el castillo de Ponferrada... ¡Ah! ya veo a La Guardia haciendo la instrucción en el patio de armas.

    Wattana, ante todo bienvenid@ a este su bar. Supongo que la única forma de extraerle los intestinos a bayonetazos a alguien si pensárselo demasiado es saber que es la encarnación del mal en la tierra. Si no, no habría guerras, o serían cosa sólo de los psicópatas.

    txe, teleespe es un buen termómetro de como andan las cosas en El Partido. Para eso es muy útil.

    ResponderEliminar
  10. ¡Vaya!, Sr. gutiérrez, se me ha colado Vd. mientras escribía. Pues eso, ante todo bienvenido y pídase algo, que paga la casa.

    Gracias, gracias, mi ego se remonta como el gavilán.

    ResponderEliminar
  11. Gengis Kan, suena tan evocador, conquistas sin fin, cabalgar libremente por espacios infinitos...

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  12. Aparte de las interpretaciones, algunos aún creemos en los datos. Qué ilusos somos, pero sin ellos no hay Historia, hay historietas.

    Sobre la guerra civil, como ya he dicho en otras ocasiones, su última batalla se está librando en las esquelas de los periódicos. Espero que sea ya la última. A partir de ahí críticas al poder sin duda, sin miedo a ser tildado de crispador.

    ResponderEliminar
  13. Por meter cañita no más (y porque creo que el silencio y la desmemoria van en contra de la historia, y sí, señores la Historia se pude escribir y no interpretar) soy partidaria de remover lo que sea, porque aunque no fue mi guerra si es mi Historia y lo del borrón y cuenta nueva no sirve de nada (recuerdo Chile? Argentina? Los Balcanes?) y de todos esos lodos provienen estos barros y mejor sería no olvidarlo...

    Por cierto Soldados de Salamina es a la historia de España lo que El Código Davinci a la del Renacimento. Rigor, señores, rigor...

    Saludos varios

    ResponderEliminar
  14. ¡Ay!, aloma69... Lo de Gengis Kan suena muy evocador, claro está, pero se trató básicamente de una sucesión ininterrumpida de masacres que ya ya... Eso sí, supuso la apertura de las rutas de Asia al comercio y dio un fuerte impulso -aunque temporal- a la así llamada civilización, sea eso lo que sea.

    Don Luis: lo de las esquelas en los periódicos desde julio pasado es francamente surrealista. Ya lo toqué este verano y he decidido dejarlo porque me parece insano. en cuanto a lo de los datos...

    Yo soy ferviente partidario dellos, o eso creo, pero los inventores de realidad también se inventan los datos. El argumento parece ser que durante cuarenta años ya se homenajeó debidamente a las víctimas de la barbarie roja y que ahora es tiempo de hacer lo propio con las del bando contrario.

    Lo malo es que los dos bandos siguen hablando sólo de "los suyos" y, si bien ahora se habla más de Badajoz o Málaga o de la represión posterior a la guerra, eso no quiere decir que Paracuellos no existiera. Estamos en lo de siempre: yo pienso que la guerra ocurrió en el pasado, cuando yo no estaba ni en proyecto, y que ya está bien. sobre todo el que chavales de 20 años se consideren de uno de los dos bandos.

    Y aquí enlazo con Marga:si hay algo que no se remueve aquí es la masacre interna en el bando republicano: ¿quién se acuerda de Barcelona 1937, cuando el PC masacró a la CNT y al POUM?, por ejemplo. Insisto: gente nacida décadas después de la guerra, sigue pensando que la hicieron ellos: adscripción tribal.

    Aquí ya no queda nadie a quien juzgar, no como en Chile o Argentina o, más exactamente, Estados Unidos o Rusia, por poner dos ejemplos casi equidistantes. Así que, ¿por qué no nos dedicamos a otra cosa y, en especial a considerar la Historia como Historia y que nos enseñe algo del futuro? Es decir: no soy partidario del olvido, sino de todo lo contrario.

    Pero hay que aceptar los datos reales, no los filtrados como aceptables por la tribu.

    Muy acertado el símil de soldados de Salamina, sobre todo de la película.

    ResponderEliminar
  15. Tanto el finado Fernando Abril como el cuasiretirado Guerra son/eran políticos de altura y con una c.i. que ni sumada toda la clase política actual alcanza. Rivales pero que se respetaban intelectualmente, yo creo que hasta se caían bien.

    ResponderEliminar
  16. Estimada Sra. Liddell:

    Aquello si que eran tiempos, cuando todavía había dialéctica parlamentaria y se empleaba la daga florentina en vez del bate de béisbol. (por decirlo de un modo suave: cuando la gente todavía se hacía mínimamente responsable de sus actos)

    ResponderEliminar
  17. Hola a todos:
    En un tribunal de catedra, se uso para desprestigiar a uno de los candidatos, el hecho de que habia escrito una obra de divulgacion recientemente.
    Totalmente de acuerdo con lo de los vendedores de libros, pero que no solo son Moa / Vidal. Por desgracia en el otro lado tambien los tenemos, como por ejemplo a Rafael Torres. Tanto da, porque la Historia del siglo XX la estan escribiendo gente que no son del gremio de historiadores, entre otras cosas, porque no quieren salir de sus torres de marfil.
    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  18. Hola, Wallenstein. La cosa es que ni yo mismo (¡Baja, Modesto...!) sabe quién es Rafael Torres. :)

    Por eso hablaba de las pelis y las novelas. Sin ir más lejos, la entrañable entrevista del País Semanal último o penúltimo donde incluso el muy galáico y modesto entrevistado se incluía (o le incluía el periodista que hacía propaganda de su último libro para cultos progres) en las listas de la muerte del 23-F, cosa que tal vez a una tierna veinteañera con piercings lectora del [EP3] le produzca escalofríos, pero que a gente de mi edad no nos produce ni siquiera una sonrisa de desprecio.

    ResponderEliminar
  19. Veamos, tribus... ummmm. Sin este orden pertenezco a muchas: por ejemplo la de historiadores políticos, la de las personas consecuentes con sus conocimientos (o que lo intentan), la que de haber luchado lo hubiera hecho al lado de Nin (pobre de ella), la de los que reniegan de la tibieza, no sé si la de los nostálgicos pero que me da que no, la de los que tratan con chavales de veinte años y se asustan de su indiferencia a todo lo que suponga esfuerzo sobre todo mental, ufff para qué hablar de la historia en ellos... pero sobre todo la de los que entienden la polémica como forma de crecimiento y buen rollito, eim? jeje

    En fin, tribus raras, ya ves...

    Saludos, estos tal cual, sin polémica, palabrita!

    ResponderEliminar
  20. Muy buen artículo, siguiendo la línea general del blog. Apostillaré un poquito, si se me permite.
    No creo que nadie (por mucho que fascine la irritación sembrada por el Bigotes) reabriese el debate supuestamente cerrado en la Transición. En ningún momento se censuraron las obras escritas entonces (Redero et alii dixerunt), sino que se sobrellevó el tema guerracivilista en el debate político: cuando está en juego la democracia, cuando está tan a huevo, nadie podría romper el juguete. El lema, por bruto, sería "o follamos todos o la puta al río".
    En cuanto al problema de la difusión de la Historia, la clave es que, mientras que la derecha patrocina a Moa y a Vidal, la izquierda no tiene a quién financiar porque, como bien se ha apuntado, todos andan en su torre de marfil, como si fuese vergonzante editar para el gran público.
    Finalmente, un último elogio para esa doble visión de República y guerra según cada bando.

    ResponderEliminar

Soltad aquí vuestros exabruptos