28/9/06

Perspectiva cultural IV

(esta épica narración empieza aquí)

(ULISES da un silbido y aparece CALCAS, el adivino de su regimiento, con atuendo militar-religioso, como un capellán castrense)


CALCAS: (Saluda militarmente a ULISES) Sórdenes, Laertíada. (A AGAMENON) Sórdenes, Oh Atrida, Pastor de Hombres.

(Entra MENELAO con la cabra)

ULISES: Vamos a ver, Calcas: Tenemos un problema. Parece que Apolo divino del arco de plata está mosqueado con nosotros, que se lo ha dicho Hera, la de los ojos de novilla, a Aquiles en sueños; pero, aquí Aquiles, se ha olvidado de qué es lo que le pasa exactamente, así que... ¿Te vale una cabra?

CALCAS: Hombre, jefe, sería más exacto con un toro que no haya conocido el...

DIOMEDES: ¿Veis?

ULISES: Olvídalo. Cabra. (AYAX se descojona de risa)

(CALCAS saluda y se conforma. Se acerca MENELAO con la cabra. La acaricia con pena antes de entregársela a CALCAS)

CALCAS: (con la cabra cogida de un cuerno, algo desconcertado) Hombre, habría que formar a la hueste de melenudos aqueos, con armadura de gala, y hacer una hecatombe primero y, según el artículo 142 del reglamento de Auspicios y Adivinaciones...

AQUILES: Va a tener que ser por el procedimiento de urgencia, Calcas, que se va a hacer de noche y hay que dejar esto resuelto.

CALCAS: (encogiéndose de hombros) Bueno, pero no es lo mismo.

(Se quita el casco y se pone las ínfulas. Mira alrededor, se encoge de hombros como pensando que de un sacrificio tan cutre no puede salir nada bueno, coge la cabra, saca la espada y la degüella; le abre las tripas y se pone a rebuscar, poniéndolo todo perdido. Estudia las vísceras y mira de reojo a AGAMENON. Con cara de preocupación, vuelve a estudiar las vísceras y vuelve a mirar de reojo a AGAMENON, que empieza a ponerse algo nervioso. Coge el hígado y se lo acerca a los ojos. Vuelve a mirar a AGAMENON)

AYAX: Bueno, ¿qué?
CALCAS: (dubitativo) Hombre, pues...

AQUILES: ¿Qué pasa, hombre?

CALCAS: Es que...

AQUILES: (impacientándose) ¿Qué?

CALCAS: Es que... a alguien no le va a gustar esto, creo... a alguien que manda mucho.

ULISES: Tu tranquilo, Calcas, que yo respondo.

CALCAS: No, jefe, si no es por... Pero es que es alguien que manda mucho, pero mucho, y luego ya sé yo que pasa, que a la primera de cambio... ¿No podría responder Aquiles también?, por ejemplo.

AQUILES: Venga, hombre, tranqui que yo respondo también. Aunque fuera Agamenón.

CALCAS: (mirando acojonado a AGAMENON) Es que... Bueno, vale. (del tirón) que dice el dios que está cabreadísimo con los melenudos aqueos porque Agamenón se ha quedado con la hija de un sacerdote suyo, un tal Crises, y no se la ha querido devolver a pesar de que le ha ofrecido un rescate del copón y que, además, le ha insultado gravemente, y que ahora, o se disculpa y se la devuelve a domicilio y por la cara, o sea, sin rescate ni nada, o, de quitarnos la plaga, nada. (titubea) Y, además, que quiere una hecatombe. Pero de verdad, y que haya un toro que no haya conocido el yugo.

DIOMEDES: (a AGAMENON) ¡Vale tronco!

AGAMENON: (a CALCAS, cabreadísimo) ¡Pero bueno, tío!, ¿tú es que no sabes adivinar nada bueno? ¡Este adivino de los cojones me tiene enfilado, cago en todo! (da un paso –rascándose- hacia CALCAS, con la mano en el puño de la espada) ¡Esa mierda te la acabas de inventar! Como lo de Ifigenia.

CALCAS: (acojonado) Que no, de verdad, que lo dice aquí...

AGAMENON: (amenazador) Aquí, ¿dónde aquí?

AQUILES: Relájate, Agamenón. (a CALCAS) A ver, tú, ¿qué dice?

CALCAS: (con el hígado en la mano, acojonado) Pues aquí en el hígado... (señalando) Mira, si lo dice clarísimo: (lee) “que Agamenón Atrida, Señor de navíos, se ha quedado con la doncella...” bueno, esto no está tan claro... “Criseida, hija de Crises y no se la quiere restituir a su padre...”

DIOMEDES: ¡Ya te digo...! (se rasca ostentosamente)

AGAMENON: Este adivinucho de mierda me tiene... ¡hasta los huevos! (como todos los héroes le miran bastante mal, se suaviza y sigue) Pero en fin... Ya sabéis que intento ser un padre para todos... y, con tal de acabar con la plaga... Bueno, pues se la devuelvo, pero que conste... (trata de contenerse, sin éxito) ¡que no pienso disculparme con el viejo ese de los cojones!

CALCAS: (muy prudente) Bueno, lo de las disculpas estaba un poco borroso (AGAMENON hace un gesto de ah, bueno) Pero quiere una hecatombe.

AGAMENON: (mirando con odio a CALCAS) Bueno, a ver. Que traigan a la chica.

(Entran dos hoplitas con CRISEIDA. La muchacha, se rasca aparatosamente la entrepierna. Al verlo, todos se quedan atónitos. Se miran unos a otros, pareciendo comprender el origen de la plaga)

AGAMENON: (que también parece comprender y no le hace ninguna gracia) Bueno... Mira, vale. Se la mando a su padre, pero no me disculpo. Pero, claro,... (mira codicioso alrededor) Comprenderéis que tendréis que compensarme de alguna forma... ¿no? La chica (CRISEIDA se rasca) es mi botín, y no es plan –vamos, digo yo- que sea yo, que soy el jefe, el único que se quede sin botín. Vamos, me parece.

AQUILES: Pues ya me dirás de dónde vamos a sacar para darte algo. El botín ya está repartido y, desde luego, no voy a ser yo el que le diga a la gente que hay que repartirlo otra vez, que la última acuérdate de lo de la huelga de celo. Mira, tú le devuelves la chica al viejo, hacemos la hecatombe, y (mira a los demás, buscando su aprobación y con cierta coña) –en cuanto tomemos Troya- te pagamos. ¿Qué tal?

(Los héroes asienten. DIOMEDES se parte de risa disimuladamente. ULISES disimula)

AGAMENON: ¡Si, hombre! ¡Seguro! ¿Y por qué no me das tú a tu chica a cambio? ¿O voy con mi hueste y se la quito la suya a Ayax, o a Ulises? (los mencionados se miran y ponen cara de “a ver si hay huevos”) A qué os jodería, ¿eh? ¿A que no tiene ni puta gracia? ¿eh? Pues eso.

AQUILES: (estalla)¡Pero será mamón el tío...! ¡Me cago en Zeus, Atrida de los cojones! ¿Tú qué te crees? A mí, los putos troyanos no me han hacho nada, ¿sabes? Vamos, que hubieran tenido huevos de venir a mi casa... (mira significativamente a MENELAO, que humilla) Yo he venido aquí, por lo que he venido aquí, para que el bragazas ese se vengue, y para pillar, ¿vale? Y ¿he pillado? ¡Me cago en el Oráculo de Delfos y en Artemisa puta! ¿He pillado, yo? Si llevamos diez años aquí y esto ha sido una puta mierda de guerra, y saqueamos algo, por fin, y ¿ahora tienes huevos de decir que te devuelva el botín? ¡Y una polla! ¿vale? ¡Una polla, chaval! Que tienes más morro que...

NESTOR: (conciliador) Aquiles, hombre, venga...

AYAX: (de acuerdo con AQUILES) Hombre, no...

AQUILES: Que sí, tío, que eres un jeta. O sea, tú te quedas aquí en las cóncavas naves tan fresco (burlándose) “tengo que planificar, tengo que planificar...” y nosotros, como somos gilipollas, ¡Hala! a hostiarnos con los troyanos y yo, con la coña esa de que soy invulnerable, pues ¡hala! ¡Venga Aquiles a matar troyanos! Y todo para que tú, con eso de que planificas, te quedes la parte más gorda, ¿no? Pues vaya planificación, diez añitos llevamos aquí, planificando. Y el maricón ese de tu hermanito, ¿qué? ¿eh? corre que te corre por ahí mientras el Paris ese se folla a su mujer ¿eh? No se le ve mucho tampoco en el campo de batalla, ¿no? (pone a los demás por testigos. MENELAO humilla y humilla. AGAMENON parece a punto de estallar) Pues, ¿Sabéis lo que os digo? ¿Eh? ¡Que no pienso seguir currando para tí! ¡Vaya negocio! ¡Que te den por culo, chaval Que yo me abro. Ahora mismo, cojo a mi hueste, nos metemos en las cóncavas naves, y nos piramos de aquí, y a ver qué haces. ¡Hala! a ver si tomas Troya tu solito, tu que eres tan listo.

AGAMENON: ¿Qué? ¿Has terminado? Pues, ¿sabes lo que te digo yo? Que te abras, ¡venga, venga, puerta! Si eres una nenaza que deja tirados a los colegas, pues ¡hala! ¡Míralo! Como es hijo de diosa, como es invulnerable, se hace el chulito. Pues como eres tan chulo, voy a coger a mi hueste, y te voy a levantar a Briseida de tu tienda, o sea, pero ya. Ahora mismo. (hace ademán de llamar a su hueste)

AQUILES: ¿Qué? ¿Qué has dicho? ¡¡¡Me cago en...!!! (desenvaina la espada y se va a por AGAMENON, que se acojona bastante)

(ULISES y NESTOR, intentan sujetarlo, pero los tira por los aires. CALCAS y CRISEIDA salen de najas. Cuando está a punto de pegarle un mandoble a AGAMENON, aparece de repente ATENEA y le sujeta del pelo sin esfuerzo alguno. Aquiles mira desconcertado. ATENEA le da un golpecito en el hombro y la ve. Sólo es visible por AQUILES. El fulgor de los ojos de lechuza de la diosa le calma)

ATENEA: Aquiles, córtate un poco, que todavía la liamos. Mira: me manda Hera, la de los brazos nevados, que ya sabes que os tiene en nómina a los dos y que dice que lo siente mucho, pero que no puedes matar a Agamenón. Y que, de volverte a casa, que te olvides también. Lo siento chico, que por mí, me da lo mismo, ¿sabes? Así que envainas el cacharro no se vaya a hacer daño alguien, si quieres le sigues insultando un poco, pero nada de violencia física. Y te vas a tu tienda y esperas a ver qué pasa. Si te pide a... ¿cómo se llama tu chica?

AQUILES: Briseida.

ATENEA: Briseida. Bueno, pues se la das. Que dice Hera que no te preocupes, que ella te multiplicará por cuatro lo que pierdas...

AQUILES: ¿Me va a dar cuatro chicas?

ATENEA: Ay, no sé. Pero tú tranquilo, ¿vale? Venga. Insulta un poco. Te desfogas, y a la tienda con Patroclo. (le guiña el ojo) Y ojo, ¿eh? Es una orden directa: No matar Agamenón, dar chica.

AQUILES: (no muy convencido, pero a ver qué va a hacer...) Bueno, vale. Entonces, ¿no le puedo matar? ¿ni un poco sólo?

ATENEA: Ay, dale... Que no. Venga, que me tengo que ir.

(PALAS ATENEA desaparece y se vuelve al Olimpo, donde moran los dioses junto a Zeus, portador de la égida)

AGAMENON: (muy chulito) Bueno, ¿qué?

AQUILES: ¡¡¿Qué?!! ¡¡¡¡¡ Que me cago en tu puta calavera!!!!! ¡¡¡Mamonazo!!! ¡¡¡ Escoria de los mares!!! ¡¡¡¡Timador!!! ¡¡¡Cabrón de los cojones, maricona, cagao, que tu puta madre te parió por el culo y así estás que no te sale más que mierda por la boca!!!!! ¡¡¡¡¡Payaso de los cojones, inútil, bragazas!!!!! (vuelve a echar mano a la espada, pero se contiene a durísimas penas y no la desenvaina) ¡¡Aaaayyyy!!! Es que te sacaba los ojos con la polla y meaba en el agujero.. (ruge tratando de contenerse. Parece conseguir calmarse un poco. Se ajusta la coraza y se gira para marcharse. Repentinamente tranquilo, muy digno:) A partir de ahora, no pienso mover un dedo en esta puta guerra. Así que, a ver cómo os las apañáis sin mí. Te juro que ya podéis venir a llorarme, que no pienso levantarme del torneado escaño.

NESTOR: (conciliador) Bueno, osea. Cojonudo todo. Ya la habéis liado, ¿no? Lo que más me jode es que en cuanto se enteren en Troya, Príamo y Héctor y sobre todo Paris, se van a estar descojonando de nosotros hasta que se aburran. Vamos a ver: que soy más viejo que ninguno de vosotros, que soy ya bisabuelo de mis súbditos... La prudencia, es don de la vejez y, yo, que conocí a Teseo... ¡Aquello si que eran héroes...! Por cierto, ¿no os he contado nunca cuando luchamos contra los centauros? (ULISES le hace seña de que abrevie) Ah, si, ¿qué iba diciendo... Si. Venga, Aquiles, cálmate

AQUILES: (rechinando los dientes) Estoy muy calmado.

NESTOR: Vale. Pues eso, que no nos peleemos. Y tú, Agamenón, anda, se razonable y no le quites a la chica, que si se nos cabrea aquí, el Pelida, ya me dirás qué hacemos...

AGAMENON: Si es que ya me da igual la chica, joder, es que éste, con eso de que es invulnerable, es un soberbio de mierda, ¡¡hombre! ¿qué se ha creído?... Y ¿tú has oído todo lo que me ha dicho? Que le quito la chica, hombre, por mis santos cojones, que se la quito.

NESTOR: Hombre, no seas así...

AQUILES: (a NESTOR) Déjalo. Si la quieres, manda a buscarla. La chica, al fin y al cabo, me la disteis vosotros y me la podéis quitar. Pero (con aire extremadamente peligroso) Como alguien toque algo de mis cóncavas naves o de mi tienda o de mi gente. La lío. Néstor, tío, tú me conoces y te juro que la lío. (se gira para salir. Habla muy digno:) Si queréis algo, estaré en mi tienda. (da un par de pasos y no puede evitar volverse hacia AGAMENON:) ¡Ojalá te revienten las almorranas!

(Sale, seguido de PATROCLO. NESTOR hace ademán de impotencia)

AGAMENON: ¿Véis como es una nenaza? Bueno, a ver. Tú, Ulises, te coges una cóncava nave y le llevas A Criseida al viejo de los cojones y que se la coma con patatas. Tú, Taltibio, te me vas a la tienda del Pelida y (se frota las manos) me traes a la tal Briseida y que se joda el niñato ese. Y los demás, (adopta un aire campechano) vamos a prepara la hecatombe de marras, que ya va siendo hora de cenar, creo yo. A ver, unas vacas y unas cabras... Menelao...

(MENELAO intenta escabullirse sin conseguirlo)


Escena 4ª.-

(Tienda de AQUILES. Entran TALTIBIO y EURIBATES)

TALTIBIO: (bastante acojonado) Esto... ¿Se puede, Oh Aquiles divino, Pelida de los pies ligeros?

AQUILES: (sigue rabiando, sentado en su torneado escaño) Tranqui, Taltibio, que la culpa no es tuya, sino del (rechinando los dientes) cabronazo ese de Agamenón, que Zeus confunda, joder. Anda, no nos liemos más: (a PATROCLO) ¡Patroclo!, a ver, entrégales a Briseida a estos señores y acabemos de una vez.

(entra PATROCLO con BRISEIDA. Obviamente, no se tienen la menor simpatía)

PATROCLO: (a TALTIBIO) Aquí la tenéis. Que os aproveche.

TALTIBIO: Hombre, si a mí esto ni me va ni me viene...

(Salen TALTIBIO y EURIBATES conduciendo a BRISEIDA. PATROCLO, a espaldas de AQUILES hace inequívocos gestos de ¡Bien! ¡Bien! por haberse quitado la chica de en medio)

FIN DEL CANTO PRIMERO

¡Hala! Y ahora ya podéis presumir en los bares de que sabéis por qué se cabreó Aquiles.

N.B.- Como muchos de mis entusiastas lectores han manifestado su interés, ncluso en correos privados, cosa que ayuda mucho -y se agradece- a mi psicoterapia de refuerzo, aquí hay una versión completa y de una sola vez sin tener que saltar tediosamente de link en link de:

"El Canto Primero de La Ilíada by Homero en versión del Profesor Carpzovius"

20 comentarios:

  1. Buenisimo!!!

    Todavía me estoy tronchando de risa.
    Un saludo, Homeropcbcarp!

    ResponderEliminar
  2. Bueno, lo prometido era deuda, así que me alegra que hayas cumplido. La verdad, no estoy seguro de que valdría la pena reescribir toda la Ilíada en ese plan, pero ha estado muy bien el primer canto. Y muy bien Nestor, siempre dado a divagar. Sería a consecuencia de los años.

    ResponderEliminar
  3. Pero... ¿los moros no les atacan? ¿Ulises no es Charlton Heston?

    ResponderEliminar
  4. ¡Hombre! Menos mal que ya va habiendo gentes cultivadas que reconocen mis dotes para la épica... En realidad, esto fue una especie de apuesta y realmente estaba pensado para representarlo. Obviamente, acabó en el cajón, porque sólo se ríe la gente familiarizada con la Ilíada y aquellas cosas.

    De hecho, lo que me habría encantado es que los Monty Python hubieran hecho una Ilíada antes de separarse.

    ResponderEliminar
  5. ¡Anda, Folken! Así que estás por aquí a la vez que yo. Pues no no les atacan los moros. Aunque Troya estuviera más o menos en la actual Turquía, faltaban unos 2.300 años para que hubiera turcos por ahí.
    (aunque es un pequeño detalle cronológico que César Vidal sin duda despreciaría por nimio)

    Pero Ulises, evidentemente, es Charlton Heston. Vamos, digo yo...

    ResponderEliminar
  6. Divertidísimo:-DDD. Más, queremos más.

    Agamenón fue siempre mi personaje favorito. Un cojonazos de 1 metro de radio, con patas y brazos que salen de los cuatro puntos cardinales.

    Y aprovechando la foto, nunca imaginé que en aquellas épocas se afeitaran las piernas antes de batallar. Lo que se aprende en "jolibú".

    ResponderEliminar
  7. Te he enganchado al blog para tenerte cerca. Saludos

    ResponderEliminar
  8. la h.f.v.atípica29/9/06 19:18

    Creo que lo haceis para que me pique, y si no es así, sois dos incultos a pesar de vuestra sapiencia.Ulises, jovencitos, es evidentemente y sin discusion,KIRD DOUGLAS.¡Hombre!.

    ResponderEliminar
  9. Si usara sombrero me descubriría. Con qué ganas me he reído.

    ResponderEliminar
  10. Pues para ser una apuesa, la has superado, y con nota.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  11. Pues, ¿sabes lo que te digo? Que si hicieran estas actualizaciones con todas las obras clásicas, a lo mejor la chavalería se enteraba de cuáles son las raices de nuestra cultura
    ¡Hombre, ya!

    ResponderEliminar
  12. Estoy con Eulalia.. trivializas pero acercas los personajes...

    Leo la Ilíada a ratos espaciados y creo que el próximo rato que la coja me voy a ir mentamente a tus relatos...

    ResponderEliminar
  13. Hombre, los Monty Python no nos dejaron una Ilíada, pero en el orden de las parodias al mismo Homero se le anota una sobre la Ilíada: la Batracomiomaquia, o la guerra de las ranas con los ratones. Es cierto que el humor de la pieza está un pelín envejecido, que los tiempos cambian y el humor suele no envejecer bien (ya advertía Borges que el humor es oral), pero aun así tiene su gracia.

    ResponderEliminar
  14. La apuesta consistía, precisamente, en hacer una Ilíada visible por gente joven. Hablan muy mal, claro, pero ¿cómo hablan los piratas? (incluso los simples militares)

    El humor envejece mal. Incluso la Vida de Brian, empieza a ser difícil de entender por muchos chavales que no han estudiado religión. Me acuerdo cuando fui a ver Dogma hace años, cuando la estrenaron. Estaba yo en el cine y probablemente sería el más viejo (y mira que hace tiempo) Bueno, pues había escenas muy graciosas en las que sólo nos reíamos 2 o 3 en todo el cine. Los que pillábamos el chiste religioso. Sic transit gloria mundi.

    ResponderEliminar
  15. Dioses olímpicos, qué cosa más cojonudamente buena. Desde luego, objetivo conseguido. Yo, sin embargo, hubiese puesto lo de 'belicosos aqueos', que siempre da un tinte de esplendor virulento, nosésimexplico.
    Glorioso, ProfesorCapitánBarón. Glorioso para una mañana de lunes como esta.

    ResponderEliminar
  16. Esto es para lahienac y sus guasas.
    estoy contigo porque ese que tu dices si es ULISES LOS CHICOS HAN METIDO LA PATA

    ResponderEliminar
  17. la h.f.v.atípica5/10/06 13:38

    No tengo muy claro tu comentario,Enrique,pero como siempre me defiendes...¡Gracias!.
    ¿Lo de las mayúsculas es por recalcar, o simplemente olvidaste quitarlas?.???.
    :).

    ResponderEliminar
  18. anónima Paula5/10/06 21:57

    Regalo de los dioses, su versión de la Ilíada. Me troncho "toa"... Siga, siga...

    ResponderEliminar
  19. maria de la o7/10/06 12:09

    ¡Fantástcio!.Pcbcarp, eres soberbio.
    Saludos.
    Por cierto la hiena tiene razón por una vez...je,je,je.Ulises, es el gran Kird.Je.

    ResponderEliminar
  20. Me voy a dormir con una grata sonrisa.
    Excelente composé.
    un abrazo.

    ResponderEliminar

Soltad aquí vuestros exabruptos