26/4/07

Segundo San Rafael

“Somos un pesquero español que se ha encontrado con este asunto y lo ha solucionado como mejor ha podido.”

Esto lo ha dicho un tal José Luis, patrón del Segundo San Rafael, el pesquero que el lunes rescató a 91 náufragos en alta mar, al oeste de la costa mauritana.

Aquí, los políticos y los medios de comunicación seguirán a lo suyo, tirándose los muertos a la cabeza y tratando de arrimar el ascua a su sardina, acerca del efecto llamada, de la política migratoria y de lo malos que son unos y otros. De si Mauritania no ha querido acogerlos y de qué habrá habido que hacer para que Senegal lo haga. No hay gente, no hay personas. Hay problemas, hay eslóganes.

Mientras siga habiendo personas decentes, gente que cumple las leyes del mar y que salva 91 vidas sencillamente porque es su deber, dejando a un lado los problemas que eso le pueda causar, viendo que lo que se hunde con el cayuco son personas, no problemas, no está todo perdido.

Sólo: somos un pesquero español.

nota bene: Iba a decir: "mientras siga habiendo personas con sentido del honor", pero me ha parecido demasiado retórico para los tiempos que corren.

24 comentarios:

  1. Incomprensible me resultan éstas cosas, como cuan incomprensibles son las fronteras, los visados, los papeles... las personas deberíamos ser personas y punto. Luego algunos van diciendo por ahí que somos todos iguales. Y una leche!

    Joder, es que me saca de quicio!

    Ala, salud! Bonita reflexión

    ResponderEliminar
  2. Cierto, estoy totalmente con beatrix.
    Y lo del honor hoy en día es un valor que ya no se cultiva demasiado y así vamos...

    Al final ésas 91 personas tuvieron la suerte de dar con éstos hombres de honor, no abundan desde luego.


    Un caluroso saludo!!!

    p.d.: todavía sigo leyendo con una sonrisa de oreja a oreja vuestros comentarios en el juego.

    ResponderEliminar
  3. “Somos un pesquero español que se ha encontrado con este asunto y lo ha solucionado como mejor ha podido.” Muy español, muy improvisando vamos por esos mares de dios. Si estuvieran claras las reglas el patrón de un pesquero no tendría que tomar decisiones sobre un asunto que no le incumbe.

    ResponderEliminar
  4. Confío en que haya más personas como José Luis, patrón de pesquero, que sujetos como el que procede en los comentarios. Escalofriante resulta pensar que las vidas que se pueden salvar son asuntos que no nos incumben.

    ResponderEliminar
  5. No es por trollear y contestar donde no me corresponda, pero dejar morir a gente delante de uno, aún estando en un lugar donde no existe el deber de auxilio, es una bajeza moral de un calibre tal que no tiene comparación más que en el mundo animal, y en teoría no queremos ser animales más que en lo biológico... ¿o si?

    Por gente como el pescador este no me he montado ya un grupo terrorista que tenga como fin el exterminio de la humanidad en pleno de forma totalmente amoral, que no es siquiera en lo que se está conviertiendo la mayoría de la gente, sino en seres mezquinos, miserables y enfermos.

    PD: Perdón por el resentimiento

    ResponderEliminar
  6. Y el término "persona con sentido del honor" no me parece en absoluto retórico, al menos a mi; pubertoso que aún no cree en la inmisericordia primordial de la creación divina

    ResponderEliminar
  7. Hombre Amézaga, tanto como que son asuntos que no te incumben. Puestos así tampoco te incumbe llamar a un ambulancia si te encuentras a alguien tirado en el suelo en mitad de la calle, y, con el mismo argumento, puedes pasar tranquilamente del hecho de que a tu vecina le den unas palizas de muerte cada dos por tres, o pasar de largo ante un accidente de tráfico. Total, son cosas que no te incumben. Si te refieres a que debería haber más control, aparte de que nos llevaría a hablar de políticas de inmigración, mafias, intereses de unos y de otros, y no es el caso, está el hecho incontrovertible de que un cayuco en alta mar es prácticamente indetectable a menos que te pegues de narices con él. Y cuando te has dado de narices con él o sacas a la gente o cascan. Y en la mar algunas cosas siguen siendo como siempre han sido. Afortunadamente sigue habiendo gente íntegra.

    ResponderEliminar
  8. Pues sí, son personas, personas que en un momento dado han necesitado ayuda y personas que pudiendo prestarla, no han pensado en nada más que en hacerlo.

    ResponderEliminar
  9. propongamos al patrón como patrón, la indiferencia ante situaciones como esa es la que nos ha llevado a situaciones como las que hay hoy por hoy en todo el globo...

    en fin...

    ResponderEliminar
  10. "gente que cumple las leyes del mar y que salva 91 vidas sencillamente porque es su deber"

    Pues sí, afortunadamente las reglas están claras, y afortunadamente el asunto sí le incumbe.

    honor.

    (Del lat. honor, -ōris).

    1. m. Cualidad moral que lleva al cumplimiento de los propios deberes respecto del prójimo y de uno mismo.

    Ateniendonos a esta primera acepción de la palabra, es sin duda la apropiada. Si acudimos a la tercera acepción de la R.A.E., se comprende que se han dicho tantas tonterías sobre el honor que a veces tengamos reparo en utilizar la palabra.

    ResponderEliminar
  11. ha leido usted el polémico artículo de Javier Calvo sobre la inmigración en Canarias?

    ResponderEliminar
  12. Si es que, amigo mío, la gente es buena de narices y punto.
    Chapeau.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Honor, Capitán. Esa es la palabra. Hombres con honor. Nada más. Desde luego, los marinos españoles llevan una temporada dando lecciones de honor. Gracias a Dios.

    ResponderEliminar
  14. Buenas a todos. He estado unos días aislado internéticamente. Como todos estamos más o menos de acuerdo, sólo que creo que Don Luis de Amézaga no quería decir lo que parece que dice, lo que pasa es que le han podido los reflejos. Pero mi amigo eraranza creo que lo apostilla.

    En cuanto a lo del honor... (mi acepción es la primera que da Loti) ¡Hombre! Pues después de este microplebiscito creo que usaré el término más desinhibidamente.

    txe: no he leído el artículo. Lo intentaré.

    Folken: no te montes el grupo terrorista, que luego siempre acaba uno en la cárcel y ya ves lo que pasa. En todo caso, si no puedes resistirte, me avisas.

    Por otra parte, es que lo de cumplir con su deber los epscadores, cada vez está más difícil: por un lado, les putean porque nadie más cumple con su deber, en especial los países de acogida de náufragos, aunque sean miembros de ls UE por alguna misteriosa razón (como Malta)

    Por reotra parte, Don Luis, me inquieta lo de los reflejos. Vale: la culpa de que los negros se tiren al mar es de Zapatero, pero ¿por eso merecen la muerte? y nuestros pescadores, ¿merecen la degradación moral de verse tentados de comportarse como políticos?

    ResponderEliminar
  15. Se me olvidaba: Beatrix, bienvenida a este tu bar. Y a los demás - aloma69, alicia, eraranza, raquel, iralow, tanhäuser, hans- no os digo nada porque hay confianza y estamos de acuerdo por lo que parece.

    ResponderEliminar
  16. OOOkkk.

    Esa es la clave: los políticos, veo que estás en la onda. Pero enfrente está esa otra gente que arriesga su vida para que otros dejen de arriesgarla.

    Salu2.

    ResponderEliminar
  17. jovenpadawan7/5/07 14:37

    parece que todos estamos bastante de acuerdo pero como siempre hay algo que no me gusta, no creo que estos pescadores sean hombres de honor, simplemente son hombres que ven a otros hombres a la deriva y su razon les dice que necesitan de su ayuda...ni honor ni ostias!es humanidad joder!o por lo menos eso es lo que yo pienso...es cierto que la acepcion o como se diga significara eso pero vamos ami esque la palabra honor me parece como que le tenemos que dar importancia cuando solo tiene la que tiene...espero aberme explicado bien.
    saludos

    ResponderEliminar
  18. Yo por lo menos te he entendido, aunque un lenguaje menos brusco ayudaría a leerte.

    Salu2.

    ResponderEliminar
  19. a veces es sorprendente lo que puede sorprendernos...

    ResponderEliminar
  20. No entendería que no hubieran hecho lo que hicieron. Sólo hay que ver el estado en el que llegan, en las noticias, para comprender los dramas que hay detrás de cada una de esas personas... Menos mal que queda esa gente decente que dices.

    ResponderEliminar
  21. Acabo de llegar de Senegal, que es la prueba personificada de las prisión a la que estan condenadas muchas personas por ser miembros de una nacionalidad concreta...

    ResponderEliminar
  22. Lulan, bienvenido a este tu bar, estás en tu casa, ponte algo. Los políticos... en sentido amplio: los que mandan. Me alegra que seas comprensivo con la joven padawan.

    Jovenpadawan, libera tu mente, que lo del honor es una cosa que a los caballeros españoles nos pone. Piensa que a otra gente, su razón les diría que como se comporten como personas decentes se buscan la ruina, que igual los tienen dando vueltas por ahí durante 15 días con 91 negros hechos polvo a bordo y pierden la expedición de pesca y a ver de qué come su familia.

    denke, es triste sorprenderse por lo que debería ser normal, ¿verdá usté?

    svodoba, hay mucha gente que desde el otro lado de la tele considera que los así llamados subsaharianos son un nefasto invento del vil ZP.

    itoitz, pues nada, bienvenido a casa. Si me hubiera enterado con tiempo, te habría facilitado el teléfono de una amiga mía que vive en Dakar hace un par de años (nuestra corresponsal por esos pagos)

    ResponderEliminar
  23. Ultimamente me he sorprendido hasta de enterarme de que por vivir en un determinado lugar, hablar un determinado idioma o ser de un equipo de futbol, uno resulta ser un activista sin saberlo.
    Suerte que tengo la TV para que me expliquen las cosas..!

    ResponderEliminar
  24. ¡En ningún modo retórico!
    Honor.
    Una de las más valiosas y olvidadas de las palabras.
    La que marca un código espiritual de conducta.

    Lo que yo entiendo por HONOR:

    Más allá de ser fiel a los propios principios (eso es integridad) está el honor.
    Honor es ser fiel a uno mismo, sí, y a lo mejor y más noble de la estirpe de la que procedemos.
    El honor es individual, lo gana cada uno personalmente y con él barniza y engrandece su estirpe.
    Y la estirpe es aquello de lo que debemos sentirnos orgullosos –sea la que sea-: Es nuestro lugar de origen a lo mejor del ser humano: Así pues, ese lugar de nacimiento puede ser familiar (por nacimiento genético) o institucional (por nacimiento espiritual).

    Así, de este modo, lo entiendo yo.
    ¿Y qué me ha llevado a esa conclusión? -La cercanía y disfrute de algunas personas que lo representan.


    (LO SIENNNNNNTO....... PERO ES QUE NO ME PODÍA CONTENER. No quería comentar nada de lo que estoy leyendo hasta haber terminado tu blog. Porque algunos blogs -muy pocos- son como libros. El tuyo es uno de ellos)

    it ;-))

    ResponderEliminar

Soltad aquí vuestros exabruptos