29/3/08

Euribor y tal

Hoy me he levantado demagógico, hombre, y os voy a hacer el resumen de la discusión final de anoche. Y quede claro que yo no me considero responsable de nada, que soy pobre y sólo puedo intentar hacer el bien en mis cercanías.

La actual crisis económica (por llamarla de alguna manera) tiene dos vertientes. Una, coyuntural y otra estructural, que, al haber coincidido espaciotemporalmente, la hacen de compleja lectura.

El aspecto coyuntural tiene su manifestación en la crisis ésta destapada por la cagada de las hipotecas basura (en España, aunque el sistema bancario es más serio aunque no por ello menos cabrón que en USA, tenemos nuestra propia versión causada por años de pelotazo inmobiliario descontrolado y gozosamente jaleado por el gobierno del chico de las pulseras y quienes hoy se quejan tanto - da igual, la anterior fue cuando estaba el PSOE)

Lo de las subprime tiene su punto de justicia poética, ya que esas hipotecas de mierda, enmascaradas merced a la desregulación y a la libre circulación de capitales que culminó el inicio de la desaparición de los estados, son hipotecas basura porque se les daban a gente a la que no tenían que habérseles dado, es decir: en roman paladino, pobres.

Como no se les debían conceder préstamos, se falseaban los datos para ocultar que eran putos pobres y que igual no podían pagar. Mientras tanto, por todos los otros flancos, se los seguía apretando, que para eso eran pobres. Hasta que ya no podían pagar esas hipotecas que no tenían que haberles sido "concedidas" y, cuando los pobres exprimidos han dejado de pagar lo que no podían pagar porque aquellos a quienes tenían que pagar les estaban sacando la pasta por todos los demás flancos posibles, el chiringuito va y se derrumba.

Es que hay que ser gilipollas. Cuando yo era pequeño, ya lo decía mi abuela: "la avaricia rompe el saco". Pero eso, creo, no lo enseñan en las facultades de empresariales.

En cuanto a lo otro, ya se sabe: el alza de los precios del petróleo y otras materias primas imprescindibles (comida incluida) provocada, aparte de por las aventuras iniciadas para forrarse por los neocons que mandan en Estados Unidos (para forrarse ellos personalmente, pero sus presuntos enemigos más acérrimos también, lo que delata el interés meramente privado de cosas como la guerra de Irak), y otras cosillas y genocidios diversos, por novedades con vocación de permanencia que ya venían anunciándose tiempo ha, aunque los niñatos licenciados en empresariales que controlan el trasiego de las bolsas no se enteraran (como no se enteran de todo lo demás) es decir, por ejemplo la promoción de China e India al rango de potencias y la subsecuente pretensión de sus pobladores y de sus empresarios de vivir como vivimos los que así lo hacemos por derecho geográfico de nacimiento; o sea, tener coche, calefacción, lavadora y demás. Esto supone un marrón del que parece que no queremos terminar de percatarnos. Al menos, los citados niñatos de empresariales, no parecen terminar de percatarse. Por lo menos en los medios de comunicación.

El caso es que nuestro modo de vida (o lo que era hasta ahora nuestro modo de vida) presupone la existencia de una mayoría de la población mundial "pobre".

Como ejemplo, tomemos ese concepto, tan caro a los lectores del dominical de El País, definido como "brecha digital". Los pobres ciudadanos del así llamado "Sur" se encuentran en desventaja respecto de los "ricos" del así llamado "Norte" en cuanto al acceso a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (T.I.C.) lo que los mantiene atrasados, a los pobriños.

Quienes defienden tal idea son, en el mejor de los casos, unos desalmados y, en el peor, unos perfectos imbéciles. Es de suponer que los equipos de trabajo adecuados de determinadas corporaciones transnacionales (antes se las llamaba "multinacionales" a secas, pero el término ha quedado muy devaluado por la propaganda fascista y ya no debe emplearse) tendrán calculado con todo detalle qué pasaría con nuestro auge tecnológico en el caso hipotético de que las materias primas que permiten funcionar a nuestros amados artilugios informático-comunicativos fueran comprados a precio de mercado, en lugar de robados previo asesinato de sus propietarios.

Supongo que una habitanta de Kivu norte, pongo por caso, renunciaría gustosa al acceso a un ordenador a manivela por sólo 100 $ (imprescindible para que una compañía foranea pueda venderle la conexión a internet) a cambio de no ser violada y torturada -valga la redundancia- por veinte sicarios enloquecidos que luego igual la matan, igual no, según de qué humor estén.

Da la casualidad de que esos salvajes -enloquecidos como digo- constituyen el escalón más bajo (pero imprescindible para que los niños de aquí no den el coñazo en casa o puedan grabar las palizas a sus compañeros del cole) del personal laboral de determinadas empresas dirigidas por respetables mecenas de las artes cuyos logotipos nos son tan familiares porque los vemos cada vez que -verbigracia- mandamos un mensajito con el móvil a un colega para decir cualquier gilipollez, cosa que, por cierto, acabo de hacer yo hace un momento.

Moraleja: si desde 1994 no hubiera habido en África unos seis o siete millones de negros muertos a consecuencia de diversas guerras, nosotros no viviríamos como vivimos y -lo que es infinitamente más grave- los márgenes y, por tanto, los emolumentos de los altos directivos y los dividendos de muchas compañías se habrían visto notablemente reducidos.

La verdad es que resulta la mar de desagradable hacerse a la idea de que esto de que podamos dedicarnos a bloguear gratis es posible merced al robo y asesinato masivo.

Nota bene: Anoche, uno de los discutientes, que es cliente de este vuestro blog, me decía que la culpa es de los africanos por no comportarse como ciudadanos y no ejercer sus derechos. Después de darnos unas cuantas voces, descubrí que lo decía en serio. Es profesor de secundaria y espero que se pique y diga algo, que para algo me publicita mucho. ;)

Nota más bene todavía: Hace un rato en el aperitivo o vermú, otro conocido que trabaja en una oenegé relacionada con salvar a los niños y frecuenta los Balcanes, me ha dicho que es que extrapolo y que eso de África son cosas étnicas y, poco más o menos, que es que los negros son así de brutos y ya está.

11 comentarios:

  1. Plas, plas, plas. Perfectamente explicado, por mucho que haya gente no dispuesta a enterarse.
    Menos mal que el petróleo iba a bajar con la guerra de Iraq. Menos mal que España crecería hasta el infinito con el modelo económico pepero. Menos mal que los pobres de los que se encargaba la Botella iban a seguir siendo pobres. Y la culpa de todo, nos lo dicen bien clarito, es de Zapatero, que no es de fiar.
    Como diría mi admirado Valentín: "¡Es que además de en un lupanar estamos en un país de tontos!".

    ResponderEliminar
  2. Esto es lo que dije que estaba preparando, solo que bastante más técnico, que para algo me enseñan a usar palabrejas inventadas. Mañana o el lunes lo tendrá recién cocinado. Como esta vez estoy en desacuerdo con bastantes puntos de la exposición, espero al fin poder tener una discusión como Dios manda.

    ResponderEliminar
  3. Nada nuevo bajo el sol. Bueno si, que cada vez habrá que matar más para que vivamos como ahora.

    ResponderEliminar
  4. Explica Vd. bien las cosas, profesor Pcbcarp. Yo creo que intervienen factores diferentes a la codicia de occidente en la tragedia que vive el mundo cada día, pero estoy convencido de que ésta es la más importante de todas las razones. No es que los negros sean más brutos por naturaleza. Ni los colombianos nacen narcoguerilleros ni narcoparamilitares por una cuestión genética. En determinados países hay una cuestión cultural de discutir a hostias. Pero ésta quizás tenga una raíz compleja.

    Lo que parece estar claro es que los estados africanos con fronteras hechas con escuadra y cartabón no tienen en muchos caso razón de ser. Y desde aquí se impuso esto sin tener en cuenta que las etnias tienen un peso brutal en estas sociedades. Si manda el de la tribu A puteará a los de la B con quien está obligado a convivir. Y viceversa. Luego llegan las transnacionales y se alían con quien le interesa en cada momento para satisfacer la demanda de lujos que se han convertido derechos en el primer mundo. Algún día como sigan así las cosas nos llevaremos un susto gordo. Y no sin razón.

    ResponderEliminar
  5. la crisis de las hipotecas y la desaparicin del estado solucionado, se alarga el plazo de las hipotecas como proponía el PSOE y ya tienes a los ciudadanos cogidos por los cojones por cincuenta años, solo hay que estar pendientes de que antes de que se muera firmen una segunda hipoteca, esta vez inversa.

    Eso si, a las inmobiliarias y constructoras, dinero público para compensar las pérdidas de lso 2 últimos años que no habían ganado bastante y no son responsables de sus inversiones y su falta de perspectiva.

    De la parte de Africa no digo nada, que a mi hoy no me apetece la demagogia.

    ResponderEliminar
  6. Para comentar este tema sería necesario disponer de todo un blog dedicado a él. Un problema, como puedes imaginar, con el consabido aburrimiento del personal. Porque cansa y aburre a las finas mentes del mundo rico, educado y civilizado, cansa y aburre estar todo el día escuchando lo mismo, hablando de lo mismo, quejándose de lo mismo...
    Una sencilla estrategia publicitaria: si hablas mucho de una cosa, sobre todo si comporta el reconocimiento de lo malos que somos, de lo malnacidos que somos... termina desactivándose por muy cierta y desesperante que sea.

    Lo cierto es que todo es discutible. Nos movemos por la ley del mercado, que viene a ser conseguir lo máximo a costa del mínimo esfuerzo.
    Todas las materias pueden ser sustituidas por otras, el plástico sustituyó a la madera, etc. materias que ya están descubiertas, pero que ante su poca demanda aún salen caras.
    En eso de la sustitución de las materias, en el textil entendemos un huevo. Sino, ¿de qué iríamos vestidos? Hoy vestimos con poliester (muchas fibras) que viene a ser cualquier porquería transformable en hilo. Aquí, como puedes ver, entra todo lo que te convenga y sin necesidad de dar más explicaciones al consumidor.
    Hace un montón de años, yo era pequeño, Mao se levantó de buen pie y preguntó a su ministro, cuando aún no había descubierto las bondades de la revolución cultural, lo que se podía comprar a cada chino con las reservas de divisas que disponía. El ministro, después de múltiples ecuaciones, le dijo que un jersey de lana. Al poco todos íbamos vestidos con una cosa a la que se llamó "acrílico".
    Ya ves.

    Tu amigo, el que habla de los africanos, o ha viajado poco o lo ha hecho con la típica venda del blanquito inteligente y luchador. El mundo está lleno de ellos. En África los he conocido a montones, con el consabido recochineo de multitud de africanos, que, ante la cortedad de vista de que hacían gala, se reían de ellos y los exprimían hasta dejar su tarjeta de crédito como papel de fumar, y encima les daban las gracias por no haberlos estafado.

    La China está creciendo a una velocidad insoportable, se calcula que cada mes que pasa hay medio millón más de millonarios en China. El mundo económico no sabe adaptarse tan rápidamente, podría, pero el mundo financiero no está preparado. Está anquilosado, es ignorante, estúpido y solo piensa en el beneficio rápido, en el suicida, el que sabe que lleva a la ruina. Pero cree que el mismo mercado lo soluciona todo, sin hacer nada, solo esperando que pase la ola como si de eso se tratara. Y el mundo industrial y de investigación, de desarrollo de nuevas materias depende de este mundo financiero tan estúpido.
    El mundo financiero, con la ayuda de las grandes corporaciones, pretende desactivar al gigante chino. Lo hace provocando desestabilizaciones en su propio territorio, reclamaciones autonómicas que el imperio no puede conceder, ya que no las concede ni a su propia población china. Todo esto pasa en el momento que el primer socio comercial -que no cliente- chino ha pasado a ser Europa en detrimento de Norteamérica.
    Y la India?
    Aún no es un problema, pero un día y muy cercano, lo será. Y por partida doble: como consumidor salvaje, -ya que su economía y medio ambiente no están controlados (regularizados)- y como futura fuente de revuelta social.

    Un abrazo y perdona por el rollamen

    ResponderEliminar
  7. Pues no te puedes imaginar los chorreos que me han caído a mí por explicar (o intentarlo) cosas como éstas cuando era profe, es decir, hasta hace dos años. Y estoy hablando del Santa Cristina (si, si el de enfrente del Enredo) no de un cole en Somosaguas.

    El caso es que cuando intentas explicar que para que tú vivas como vives hay alguien que tiene que vivr puteado, que cuanto mejor vivas tú peor van a vivir ellos (y viceversa), en el mejor de los casos se te quedaban mirando como si les hablaras de la cuadratura del círculo. No te digo nada si intentas defender que el reciclaje es, en el fondo, un camelo y que es mucho más eficaz la reducción y la reutilización (en román paladino, envolver las cosas solo una vez y bajar los cascos a la bodega)Te miran con cara de pavo y te dicen: "Si hombre: voy a andar yo con las botellas pa'llá y pa'cá con lo cómodo que es tirarlas".
    Y éstos son los chavales concienciados con sus semejantes y con el medio ambiente. El resto deben ser de escalofrío por la espalda.

    De todas formas, el argumento que más me gustó fue el que empleó un padre (que vino expresamente a quejarse de las herejías que salían de mi boca)para tratar de invalidar mi opinión: "Qué sabrás tú (o sea, yo) si eres de ciencias"

    ResponderEliminar
  8. Para dar y tomar ¿eh?

    Me sorprende la categorización de la comida como "materia prima". ¡Somos el subproducto del producto! Marx estaría orgulloso. Y yo también.

    Sobre las hipotécas, palabra que viene de hipótesis, mi hipótesis es que le voy a devolver el dinero al banco más su ganancia... sólo comentarte que tenemos una relación un tanto contraria con los bancos pues le damos nuestro dinero para que lo guarde y no se lo preste a gente como nosotros.

    Las transnacionales se llaman así porque ya no son multinacionales. En realidad nunca lo fueron. Multinacionales lo hubieran sido si fueran empresas de varias naciones, pero no lo son. Son empresas de UNA nación (cada una la suya) y como trabajan en otras naciones, pues eso.

    Respecto a lo que comentas sobre África. Ni más más ni más menos. Quienes digan que los conflictos africanos son causados por odios étnicos les doy mi enhorabuena. Han pasado a engordar el bando de los nuevos barbarismos, con gente tan influyente como las elites norteamericanas neocon y los franceses de Le Pen. La etnia en África es utilizada políticamente. Vamos, como aquello de rojos y nacionales ¿se acuerdan? Y son utilizadas por miembros de su sociedad, que se pueden llamar políticos o se pueden llamar militares, en beneficio propio. Lo que ocurre es que allí no hay un poder centralizado capaz de evitar que cada sanguinario de estos se proponga guerrear por su cuenta para controlar la economía de la zona y poder vender lo que tenga el territorio a los países occidentales (diamantes, coltan, petróleo, etc, etc.). La economía de la guerra es interesantísima. De hecho, se utiliza mucho para analizar la Segunda Guerra Mundial... pero claro, los alemanes no eran negros y vivían civilizadamente ¿verdad?

    ResponderEliminar
  9. Cito:
    "La verdad es que resulta la mar de desagradable hacerse a la idea de que esto de que podamos dedicarnos a bloguear gratis es posible merced al robo y asesinato masivo."

    Ya me amargó, el hombre este. Para una vez que me decido a abrir un blog (o dos), va este Pcb y me hace padecer auténticos retortijones de remordimiento, culpa judeocristiana, pagana y hasta masona, que encima de sumamente jodelona para el alma y el sistema nervioso periférico, es absolutamente inútil.

    Tú ponte demagógico que yo me pongo burra.

    Sólo me falta que propongan ahora en cadena masiva de emails que el día tal, a la hora cual, todos los blogueros del mundo mundial "apaguen" o cierren sus blogs, inmolándose en aras del bien común y hasta del DOMUND :P (sí, lo sé, esto útimo tiene mala leche, se me acaba de escapar la santidad, por qué poco).

    En el mismo denostado EPS decía tiempo ha (es q hace mucho que no lo compro: ahora blogueo) Vicente Ferrer, o bien su seguidor más directo (está vivo, ¿no?) que no debíamos olvidar que el mero hecho o acto de dar a un interruptor y que se encienda la luz, o tirar de la cadena, nos diferencia de millones de seres humanos, nos convierte en autéticos privilegiados. Lo sé. Lo sé.

    Como se me ha estropeado la cisterna del váter, que tengo que acarrear baldes de agua, para más inri están de obras en el patio de luces con los bajantes de cuando Franco era corneta, que no me dejan poner una lavadora en horas decentes ni p'atrás, y además no sé cambiar el down-light de la cocina, que es muy mono pero va para dos años que se puso y viene sin manual de instrucciones, por lo que más que ver lo que como, lo vislumbro, ¿me da su permiso para seguir blogueando, o tengo que flagelarme un pizco y rezar tres padrenuestros?

    ResponderEliminar
  10. Fer: De perfectamente, nada, amigo Fer, que tentado estuve por vez primera de borrar un postio. Por simplificador. Y el tema pepero no entra aquí aunque ya nos conocemos y sabemos de qué vamos, más o menos, que hasta la relegada IU participa del mismo modelo.

    Folks: pues ya me contarás, técnicamente.

    Casshern: Si.

    Agnósticoapático: te digo lo que a Fer. Lamento que escribí del tirón y la cosa no es muy rigurosa (es peor)

    Esadelblog: Aquí, ese es el tema. Bajar cuota, subir plazo: feudalismo.

    Pau: Por eso he empezado diciendo que yo no tengo la culpa.La culpa es de quienes la tienen. Otra cosa es que yo -involuntariamente. me aproveche. Porque no puedo hacer otra cosa.

    Bien por los blanquitos buenos con sonrisa de turista y VISA saqueada. Nada de rollamen: Complemento a mi postio.

    David: Bienvenido, ex-vecino (supongo que nos conocemos de visu) Es que ¿a quién se le ocurre contar eso a los niños, que luego te denunciarán a sus padres? Y más en el bario...

    Situacionista: La materia prima de nosotros es la comida, ¿no? Y, en efecto, los alemanes no eran negros. De ahí la superabundancia de análisis.

    Almacándida: Yo no pretendo que te sientas culpable de nada, que no soy un jipi, mucho ojito, sino un rojofascista. Los culpables ya saben ellos quienes son (mecenas de las artes y las letras para evadir impuestos)

    ResponderEliminar
  11. Anónimo3/4/08 17:15

    Mon Dieu, rojofascista, qué definición tan ajustada, ¡me la apunto!

    Hoy firmo Anónima Paula, que el blogger este tiene el día tonto (total, ya usted me traicionó el anonimato, brrr).

    ResponderEliminar

Soltad aquí vuestros exabruptos