21/6/08

Peregrinatio Carpzovii (II)



15 de agosto, 12.45 h.

Estoy en un bar. En la tele está Xena, la princesa guerrera.


Como queda dicho, llegué ayer a mediodía. Salí de Arca de noche. Me desperté con las 5 de Barna. Resulta que todavía había tampax de Kraff en mi mochila, lo que resultó interesantísimo para V***, que tenía gran necesidad. Y ya, claro, me han llamado nuevamente Gandalf y todo eso. Creo que van a ponerme una calle en Barcelona. Atención: temprano no hay ninguna posibilidad de café hasta pasados 8 Km.


Como había que atravesar el bosque y no se veía un pijo, y yo tenía mi maravillosa frontal, se vino conmigo Antsia (o algo así; fonéticamente correcto), la hermosa muchacha alemana de gafas que se sentó a mi mesa en Portomarín aquella tarde. Va sola. Habíamos ido coincidiendo. Así, caminando por medio del bosque de noche cerrada, le digo en mi inglés del Paseo de Extremadura, que me gusta andar a oscuras, pero que es imposible ver las flechas amarillas. Oh! Do you speak English?, y coge y se me desboca. Un par de horas sin parar de hablar en inglés, tras diversos tanteos: mi alemán es como su español, es decir: casi inexistente; su francés es mucho peor aún que mi inglés, y su inglés es bastante más aceptable que el mío, lo que no es decir mucho. Ruso no sabe, ni japonés. Resulta que tenía ganas de hablar conmigo (aunque me malicio que lo que le pasa es que tiene miedo de andar sola de noche por el bosque de Caperucita y, como es alemana, le da corte reconocerlo), que había ido fijándose en mí, dice porque también iba solo. ¡Andá la hostia! Obviamente, acaba doliéndome la cabeza (meine Kopf tut weh) Aunque nunca deja de sorprenderme eso de poder manejarme en inglés, reconozco que es bastante macarrónico. Va amaneciendo y destacamos patrullas en busca de un bar, pero -ya digo- hasta 8 Km. de Arca, nada. Sampaio o así.


Según mi costumbre, me retraso bastante en el desayuno leyendo la prensa local. Llego al Monte del Gozo
y me tomo un café con la alemana reencontrada. Ella decide esperar que abran el refugio (la recepción, más bien, porque de refugio esto tiene lo que yo de cartujo: es un emporio para los fastos fraguianos del Xubileo). Y bajo a Santiago. Llegando al casco antiguo, alcanzo al grupo mixto. (Carlos, Sara, Fiorenzo, etc.) y hacemos juntos entrada triunfal en la plaza del Obradoiro por el pasadizo, al son de las gaitas que tocan bonitos temas de la época en que yo estaba en la Facultad. Bastante emocionante, todo hay que decirlo. Cumplimos los ritos de entrada.

Yo, a todo esto, un poco inquieto porque mis caudales se reducen ya a 10 talegos y aún tengo que sacar el billete de vuelta y no sé si va a haber problemas para hoy (15). Voy directamente a por la compostela (sales de la catedral por la puerta principal, sigues la catedral a la izquierda, vuelta a la esquina, segunda calle a la dere, primer portal a la izquierda. Hago una cola de 40', cuento que he venido por motivos espirituales (si no, no te la dan) y soporto que una voluntaria guiri me pregunte si no habré hecho alguna trampa: "¿huelo como si hubiera venido en autobús?" Me la da. Y resulta que no sirve para nada: los descuentos son sólo para el avión. Se puede sacar el billete directamente allí (250 pts. de recargo), pero ya habían desconectado el ordenador.


Así que subo a instalarme en Monxoi (bus 6, junto a la plaza de Galicia, cada 20' diario, 30' sábados y festivos, 100 ptas.) y a intentar encontrar a Antsia o como se llame (no lo logro), Me ducho, con agua caliente, me como un bocata con el chico de los que empezaron en Arzúa porque ella tiene un problema de espalda que, aunque no es religioso, presenta unos inquietantes síntomas profernandosanchezdragoísticos, y me bajo otra vez a Santiago, caminando, ¡¡sin mochila!! Voy directamente a la estación de autobuses (Avda. de Lugo) Saco el billete (Alsa, 5.220), para hoy 21,30 y en la plaza del Obradoiro me encuentro al grupo mixto, a las 5 Barna (grandes fiestas), a los sevillanos, etc. y a P***, la catalana de los primeros días que había perdido en Samos (más bien a posta, dada su condición de vampira psíquica)


P*** me invita a una cerveza y me cuenta que ha hablado con su marido, que han tenido una pelotera de la hostia, que han decidido separarse, se me pone a llorar a moco y baba, etc., etc. Bueno, en resumidas cuentas: más cerveza en el Dakar. Por donde pasan a rendir pleitesía mis catalanes salvados de la sed ante Portomarín, mis catalanes de Barbadelo, y algunos más. Cenamos en el botafumeiro, donde consigo conocer al famoso Gregorio, destinatario de las notitas entre Portomarín y Palas de Rei.


[Inciso: llegamos a la catedral justo para ver el botafumeiro en acción: todo estaba listo para recibirnos, ya digo]


P*** se empeña en llevarme a un sitio donde estuvo la noche antes y allí le da un pijilitate que temo sea inicio de coma etílico, pero no: simple bajón. De todas formas, al estar consciente, quedo fatal con los camareros que tienen que limpiar la vomitona.


La acompaño a su hostal. Ya me había sugerido que me quedara con ella, pero ahora se pone extraordinariamente insistente. Resisto, de lo que me alegro infinitamente. Aunque, de haber estado medio buena, probablemente no habría podido resistir, lo reconozco. Me pillo un pelas (1.100 pelas de noche; de día unas 750), porque no estaba dispuesto a caminar, sobre todo porque no me había bajado la chupa y ya hacía frío. Además, qué coño, los goces pequeñoburgueses son una delicia después de tanto andar.


Al llegar, charla con los de la chica cuya espalda estaba mal y un colgado andaluz, que me recuerda a Antonio el Rasta que intentaba depredar a la chica. El cónyuge profernandosanchezdragosiano acaba insistiendo vehementemente en que no quiere dar pomada en la espalda a su chica delante de mí, pese a su insistencia, pero que, si ella quiere, que se la dé yo, joder. ¡Qué barbaridad! Ninguna intención por mi parte. En fin, acabo fumándome un peta con el doble de Antonio el Rasta, uno de esos profesionales del Camino que se lo pasan como los indios vacilando (y fornicándose, si se tercia) a los (las) paseantes, y a dormir.


Esta mañana, espectáculo gratis (muy emotivo). en el Monte del Gozo: Monxoi (gallego normalizado: Monte do goço") Hay un grupo de franciscanos de uniforme: jóvenes, italianos, que vienen andando desde Asís, o sea, del mismo Asís, de Italia, cuna de la Orden. Estaban rezando maitines y cantaban en latín y todo (en serio, impresionante). Verlos bajar entre la niebla ha sido de lo más sugerente, aunque uno de ellos llevase, si, hábito y sandalias, pero también una gorra de béisbol. No obstante la gorra, a mí el Gregoriano es que me puede.


Bueno, y aquí estoy. Por cierto, lo de Xena es surrealista. Hace rato, había un tipo con inequívoca pinta de romano que le contaba que toda la Galia está dividida en tres partes (y que, de todos los galos, los belgas son los más valientes, por cierto). Resulta ser -claro- Julio César, que se ha quedado colgado de Xena y, por eso, al parecer, decide invadir Germania. Es la explicación más razonable que he visto dar hasta la fecha a tal acontecimiento, por otra parte desfortunado, como todos los lances de amor.


Otra cosa: ayer, cuando llegué, vi dos mormones. Debe ser un destino de castigo, porque hay que tenerlos cuadrados para venir a Santiago a hacer proselitismo mormón en plena época de las peregrinaciones. (seguramente, allá en Utah, tomaron el coks sin estricar).
.......................................


Mas tarde (14 y algo)


Me he encontrado con las 5 B. Nos hemos hecho unas fotos de recuerdo que juran me mandarán. Majas chicas. He enchufado el móvil y he recibido un mensaje de Kraff: "Dónde andas capullo."


Oye... he intentado contestar, pero ya no queda saldo ni para mensajes. Por supuesto, ya me he quedado prácticamente sin un duro. Me quedan por delante seis horas y pico hasta la salida del bus. Bueno, lo habitual. Ahora estoy sentado en el pasadizo y ha relevado a los gaiteros uno que canta canciones de Silvio Rodríguez ¡y Sabina! Joder... ni en el mismo Santiago se libra uno.


¡Joder! Mi alemana favorita acaba de darme un susto de cojones al saludarme.


17 comentarios:

  1. inquietantes síntomas profernandosanchezdragoísticos XDDDDD.
    Ya está, sólo quería ser la primera en poner un comentario, a ver si llego a tiempo y me voy a dormir la siesta tardona.
    Mardito momento en que Paquiño le puso en bandeja la capitalidad de la Comunidad Autónoma al pueblo de Santiago...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Saludos. Es que Gargoris y Habidis (obra que -no obstante su autor- no deja de tener su interés, ojo) hizo época.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo22/6/08 9:58

    En la ruta de la plata, el quinto pueblo es Monesterio, no Monasterio....para tu información.:)

    ResponderEliminar
  5. ¡Ah! Creí que lo inquietante eran sus pretensiones... tántricas. Vaya, pues sí que me hacía falta el sueño XD.

    ResponderEliminar
  6. Me encantan estas notas. La unica pega es que haces referencias a gente que aparece por vez primera, asi que espero ver alguna entrega mas.

    ¿Te camelaste a la alemana? Me ha encantado el término "vampira psíquica". Es muy representativo.

    salu2!

    ResponderEliminar
  7. Petitefauve, dormir es una de las cosas más sabias que puede hacer el humano. Luego, cuando la cama te expulsa, todo se ve mejor.

    Orayo, comop verás, esto va del final hacia el principio. Así que ya sabes que no lo logré. Tampoco lo intenté, que estaba saturado.

    ResponderEliminar
  8. se lee todo, no solo lo ultimo, no me seas progre de cou

    http://arkesis.blogspot.com/2008/06/galardones-la-galaxia.html

    ResponderEliminar
  9. Pcebé, la referencia a las extintas pesetas (la extinta Unión soviética, la extinta yo-qué-sé, toma topicazo) me ha emocionado.

    Escribes como dios, con minúscula, no sea que Él me coja ojeriza, ya que esto va de viaje espiritual (qué bueno, lo del descuento y la voluntaria guiri). Esto sí que son relatos de viaje y no lo de Cela, con mis respetos a su literatura, no así a su persona.

    Así que Julius quiso invadir Germania por Xena... Qué mal gusto...

    Lo de no saber de qué personajes se habla, para ávidas seguidoras de culebrones USA como yo mesma o bien para lectoras pretéritas de Vargas Llosa (yo mesma again) no es óbice. Le da su puntillo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Haces bien en contar a esta panda lo que es andar kilómetros, por el CS o por cualquier montaña. Pero estarás de acuerdo conmigo que estas cosas se disfrutan más cuando se cuentan entre quienes tienen semejantes experiencias. Vamos como pasa con las historias de la mili (o los embarazos, para que no se mosqueen las miembras). Pero tendrás exito, hay mucho necesitado de historias de los demás para luego contar algo (claro que tendrán que prestar atención).
    ¡Felix, dos botellines!

    ResponderEliminar
  11. Ignacio, lo sientolosientolosiento.

    Almacándida, es que aún había pesetas aunque por poco tiempo. Lo único que te rogaría que atenuaras un poco el tono de tu laudatio, porque yo soy muy dado a la vanidad y esas cosas me afectan

    Mariano, hijo, no sé que te ha hecho mi público. Además, ya sabes que tú estás tan tranquilo en el bar recordando hazañas arriscadas y luego resulta que das una patada a una piedra y te salen montaraces. ;)

    ResponderEliminar
  12. Tomo nota. Rectifico: tu post es una mierdecilla. ¿Satisfecho?

    (Todo con tal de contentarte, mi rey) :) :)

    ResponderEliminar
  13. ¡Hombres!
    Cuando quieres que te acompañen a pasear, no entienden eso de andar para no ir a ningún sitio; sin embargo no dudan ante la posibilidad de lanzarse a recorrer kilómetros y más kilómetros para llegar a dar los croques a la entrada y por fin abrazar a una estatua de un santo que ni siquiera está enterrado allí.
    Está claro que no mientes cuando dices que "lo que importa es el Camino", ya que lo que importa son las juergas del ínterin...
    Ay.
    Y la excusa de por qué no cayó la alemana, tan mala que es graciosa y todo.

    ResponderEliminar
  14. ERES EL MEJOR, lo he dicho y lo repito. Tienes mejor humor que Cassen. Ves como hice bien en no batirme contigo, fui cobarde, sí, pero me llevé a la chica (*).

    Y tienes suerte de que los mezquinos montaraces no lean.

    ¡CABRÓN!

    ResponderEliminar
  15. ...pesetas en Santiago...yo las últimas las viví en Asturias y confieso que tras 17 años allí nunca me dió por peregrinar...aunque creo que leer la tuya ha sido más divertido...oye, lo de los mormonoes es "pa mear y no echar gota"...si, estoy fina hoy, y de vaciones!!!:P

    sotesss

    ResponderEliminar
  16. ¿Está intentando usar la estructura del bloj (lectura inversa, antes lo más moderno) de forma que lo más antiguo acabe lo primero pero lo leamos al final?

    ¡Qué genio!

    ResponderEliminar
  17. AAAAAJAJAAJAJAJAJJJJ, ¡QUÉ BUENOOOO, FOLKEN!
    Así que no cuando comience el camino, sino cuando se presente Pececito (sólo le llamaba así a mi ordenador y se lo copié a Forges, pero a "éste" le queda muy bien) terminará el blog...

    Genio tú, y figura: ¡Ole!

    ResponderEliminar

Soltad aquí vuestros exabruptos