18/6/08

Peregrinatio Carpzovii (I)

Como estoy con el vago subido, lo que sin duda habrán podido apreciar mis pacientes lectores, aprovecho la sugerencia de uno de los CHSF de que, ya que estamos al inicio de la temporada de las peregrinaciones, comparta mis experiencias jacobeas con el selecto público que aparece por aquí o por lo menos con él. Bueno, pues –aunque no soy nada proclive al estriptís existencial- acepto y cuelgo mis notas del Camino de Santiago.

Quede claro que tengo en mi contra el haber sido montañero buena parte de mi vida (lo que le quita mucho glamour a la cosa) y el ser un repulsivo racionalista-hedonista. Además, sólo lo he recorrido por tramos, porque la última vez que tuve un mes seguido de vacaciones fue en 1983, que estaba en tercero de carrera.

Me limitaré a las notas que tomaba in situ hace ya unos cuantos años.


15 de agosto. 20.30 h.


Estoy ya en la estación de autobuses de Santiago, haciendo tiempo. Comí algo, me eché una siesta en un parque, presencié la llegada de la Volta ciclista a Comunidade Galega, volví a pasar un rato con las cinco chicas de Barna (lo que ha terminado de convencerlas de que soy Gandalf reencarnado es mi supuesta habilidad para encontrar parques donde echarse la siesta) y vimos a Jose el colega (más fotos, promesas de escribirse que jamás se cumplirán). Me acaba de llamar P***, que ya está "fuera del Camino", en Astorga, que está bien. De lo cual me alegro. En especial de que esté lejos, joder.

Estaba buscando una definición para todo esto.

Es una autosecta itinerante.

Llegas a alguna parte por donde pasa el Camino estándar y echas a andar hacia Santiago.

Cada uno trae su imaginario cultural particular previo. Unos son más jóvenes y otros más viejos, unos católicos ortodoxos, otros heterodoxos; otros esoterizantes que ni siquiera saben que sus rollos se basan en Sánchez Dragó; los hay como yo; hay simples deportistas, despistados totales, en fin... hay de todo. De toda España y europeos, básicamente franceses, alemanes e italianos, pero de todas partes: USA y Japón incluidos.

Esto tiene una peculiaridad: a Jerusalén y aledaños se va en avión y viaje organizado; aquí hay que venir andando (al menos 100 km. para que valga)

Ahora sigo, pero, para ilustrar lo que vendrá a continuación, voy a sacar la mochila de la consigna, lo que -durante el tiempo que me queda de esperar el bus- me señalará a ojos iniciados como peregrino, es decir: hermano, camarada, alguien con quien se puede hablar.

El Camino te saca del siglo. Independientemente de las creencias. Las creencias son un añadido ajeno al Camino, un adorno. De pronto empiezas a caminar para llegar a un sitio (mítico, por otra parte). Te cansas, en especial los que no tienen costumbre de estas cosas, que son la mayoría. Para los que estamos entrenados es distinto, pero para la mayoría es duro; para algunos, mucho. Eso ayuda a generar cierto estado mental. Tus (sus) costumbres cambian radicalmente y vas adquiriendo otras radicalmente ajenas a tu (su) vida cotidiana, tales como cansarte, dormir en el suelo, hablar con desconocidos. No te enteras de lo que pasa en el mundo (ni te interesa); aún la prensa es mayoritariamente local, pero local, local: El Norte de Castilla es The Wall Street Journal en comparación con El Progreso de Lugo. Vas conociendo gente que está en tu misma onda; quiero decir, "En el Camino". Sólo te relacionas con ellos y, en poco tiempo, se crean lazos muy intensos (aunque previsiblemente efímeros, como en la mili)

En sus tramos más frecuentados, El Camino está muy bien señalizado, lo que te evita pensar en la orientación. Vas siguiendo automáticamente tus flechas amarillas y ya está. Todos pasamos exactamente por los mismos sitios, dormimos juntos, conocemos los mismos lugares, compartimos la misma experiencia, incluso -inevitablemente en algunos casos- intercambiamos fluidos. En poco tiempo se diferencian dos tipos de humanos: los peregrinos y el resto: nosotros y ellos.

Joder, esto tengo que contárselo a la amiga K***. Para un estudio de antropología cultural es arquetípico. Nosotros nos comprendemos; ellos no pueden comprendernos: no están en El Camino. La única jerarquía que se crea es la que da la longitud del Camino recorrido o si lo has hecho más veces. Es decir: nada ajeno al mismo Camino influye. La opinión de alguien que no esté en el Camino tiene un valor muy relativo (tendente a cero). Esto no se codifica, pero surge de la naturaleza de las cosas, sin darte cuenta, a medida que pasan los días y los kilómetros y te acercas a Santiago.

Al final, temes llegar: la justificación de todo esto está en el camino, no en la meta.

Y, no obstante, la meta no decepciona. En cuanto se entra en el casco antiguo de Santiago, sientes que estás en algún sitio, un sitio -aparte de que lo has ido tiñendo sin sentir de connotaciones mágicas- que no decepciona. Si llegas en grupo, bajas por el pasadizo a la plaza del Obradoiro mientras unos tipos tocan la gaita (igual que en el metro de Madrid, pero esto es Santiago, y las gaitas suenan de otra manera), te extasías ante la plaza y la fachada de la catedral (si tocan las campanas, ya te cagas) y, cuando pones la mano en el parteluz del pórtico de la Gloria, como llevan haciendo los peregrinos durante mil años (y los turistas, pero la presencia de los turistas no hace sino cimentar tu sensación de ser diferente: iniciado), te cagas más aún. Si, encima, nada más cabecear al Maestro Mateo (este rito me lo he permitido: es suficientemente pagano), que es como decir: "¡casa!" comienza a bailar el botafumeiro, puedes... puedes casi tener ganas de convertirte a la fe de tus mayores.

Porque esto es un invento de la Iglesia, que es la secta en activo con más experiencia escenográfica. Es decir, litúrgica.

Llegas a la catedral y tienes que hacer cola con los putos turistas, porque los peregrinos no tienen ningún privilegio. No pueden, ni deben, tenerlo. Los turistas te miran como una curiosidad -eso- turística (por eso vienen aquí, por nosotros), folklore local, y van a un puesto a comprarse una concha y un bordón (no lo tienen muy claro, pero quieren ser tú) asumen, pues, su inferioridad, como tú tu superioridad. De algún modo, tú eres un iniciado y, hasta yo, que puedo ser acusado de muchas cosas, pero no de católico, me indigno al ver a un grupo de turistas paseando por la catedral siguiendo al guía que lleva un paraguas (cerrado, eso sí, si no daría mala suerte, supongo) en medio de la misa justo en el momento de la consagración, mientras un montón de otros turistas saca fotos (menos un pobre japonés al que le he dicho, con voz de Toshiro Mifune, que baka baka kinjiru! y se ha quedado tan atónito que debe seguir ahí con la boca abierta)

Y la Iglesia se reviste de todo su esplendor: aparte de los varios curas habituales, con vestimentas impresionantes, blancas y negras con la cruz-espada roja de la Orden de Santiago, concelebran tres curas irlandeses (inequívocamente irlandeses, sobre todo uno viejo que se ha pimplado todo el vino) y uno del mismo Bilbao. Sobre las piedras románicas, el oro de los retablos barrocos, los coros, ¡el botafumeiro! Se canta mucho. Han conseguido revestir la misa postconciliar de cierta magnificencia que no desencante, que impresione. Con más latines de lo que prevé la liturgia normal. Se trata de impresionar. Y uno de los atractivos consiste en una gente sucia, cansada, con mochila y bastón de pie mientras los turistas están sentados y sacan fotos.

Pero los turistas son necesarios (peregrinos habrá siempre), porque Santiago es el único sitio del orbe cristiano que le hace la competencia a Roma y Jerusalén y eso da un huevo de pasta.

Eso.

Santiago es el único sitio mágico conocido internacionalmente que nunca ha dejado de estar en activo, creo.

Se acerca una chica cojeando ostentosamente. No nos hemos visto jamás. Va limpia, pero con las sandalias de descanso reglamentarias. Yo miro sus andares. Ella mira mi mochila. Los dos nos miramos y nos echamos a reir.

Quod erat demonstrandum.

25 comentarios:

  1. Con lo fácil que es coger un avión, ir a la catedral en taxi, ver el botafumeiro y volverse al dia siguiente despues de una buena mariscada y un hotelito cuco.... qué ganas!!!!! jejejeje.

    ResponderEliminar
  2. Añado- Nunca dejará de sorprenderme el que un ateo como tu, al que las cosas de la Iglesia ni le van ni le vienen , pueda entender sin demasiado problema (aunque sea cinicamente) el papel de una liturgia como Dios manda, y sin embargo a tantos de mis hermanos en la fe sea algo que se les hace tan tremendamente cuesta arriba.

    ResponderEliminar
  3. Svodoba: precisamente unos conocidos míos se han ido a pasar el finde a Marrakech. Un palacete de ensueño y todo el encanto de Marruecos. El razonable de entre ellos me decía: para pasar el fin de semana en un chalet con piscina, me había ido a Las Rozas, que sale mucho más barato.

    Embajador: No hay nada de cinismo, palabra. Es que es mi manera de expresarme. La finalidad de la Liturgia es crear un ambiente y producir sensaciones, cuanto más intensas, mejor. Según las creencias de cada cual, te acerca a la presencia de Dios o al Satori.

    De ahí mis simpatías por Benedicto XVI y su cruzada contra las iglesias de arquitectura moderna, las gorras de béisbol y las guitarras en misa.

    ResponderEliminar
  4. Me vas a perdonar pero yo solo camino con fines más carnales y con dinero de por medio. Será que con 4 años me echaron encima de la virgen tres veces en un día y tuve suficiente liturgia, madera e iglesia para el resto de mis días.

    ResponderEliminar
  5. No sabía yo que tu eras peregrino.


    Se te ha olviado algo.

    No salen bares ni sexo ¿tan afectado estabas? porque ers el unico que obvia los bares.

    Esa percepción de la cultura es el catolicismo, que no tiene que ver con la fe sino con la cultura; es más valida para mi que los golpes de pecho de algun vecino tuyo, de nombre ju que acaba en carlospriemro

    ResponderEliminar
  6. PCBCARP- Lo de cínico no lo decía en plan despectivo. Lo decía más bien en el sentido filosófico de la palabra. Y la definición que has dado ahora me vale, no del todo, pero creo que contiene parte de la esencia. A eso me refiero con que tú entiendes de que va el tema y mis hermanos en la fe andan a por uvas.

    ResponderEliminar
  7. ¿Desde dónde salió la marcha?

    ResponderEliminar
  8. A mi también me cae bien este Papa

    ResponderEliminar
  9. Anónimo19/6/08 6:02

    alegoría de la vida, me encantaría hacerlo
    otra cosa que dejo pa cuando me jubile
    si es que llego

    ResponderEliminar
  10. A mí, que se podría decir que soy agnóstico, el camino me pareció muy divertido con todos sus tipos de peregrinos y todas sus hermosísimas iglesias y todos sus espléndidos paisajes y su olor a pies y sudor. Lo hice en el 96. Pero ahora me daría una pereza terrible hacerlo. Aunque no lo descarto.

    ResponderEliminar
  11. Las siestas en el parque me ponen ;) lo de andar , escalar y el papa pssss , va a ser que no.

    Besos,majo^^

    ResponderEliminar
  12. Siempre he tenido la espinita clavada de que me gustaría hacer un trozo del camino de Santiago porque me encanta andar pero no ha habido manera de encontrar ningún entusiasta que me quisiera acompañar porque sola como que no, a ver si en un futuro... aunque lo mís sería un peregrinaje laico (toma incongruencia)

    ResponderEliminar
  13. No he hecho nunca el Camino de Santiago, solamente he estado en Santiago como turista, pero con tus crónicas apetece poder formar parte de ese clan, como muy bien dices para crear esos lazos intensos pero a la vez efímeros, supongo que como la mili o como cuando te sacas el carné de conducir.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  14. ¡Mierda! ayer contesté a casi todo el mundo y ahora resulta que no aparece...

    casshern, es que a mí la antroplogía cultural itinerante me pierde.

    Ignacio, en seguida aparecen los bares, hombre de poca fe... En cuanto a lo del catolicismo cultural, seguro que llegaríamos a un punto de acuerdo con cierta rapidez.

    Embajador, no me tomo a mal lo de cínico. Además, mi solución habitacional es sólo un pco mayor que un tonel.

    Folken, como me he puesto a contarlo empezando por el final, no te lo digo para no arruinar el suspense.

    Neander, creo que para hacerlo al menos desde Roncesvalles, tendré que esperar a la jubilación y para entonces presumo que me dará mucha pereza.

    hombredebarro, incienso y ampollas camino de Santiago.

    dianna, lo malo de aquel parque es que estaba lleno de gente. La verdad es que me despertó King África con la ¡¡boooooooooooooombaa!!

    euphorbia, bueno, pues hazlo acompañada, pero de alguien con quien no tengas implicación sentimental, porque el camino ese es una fábrica de divorcios. Yo no soy laico. La verdad es que soy más bien ateo por eliminación.

    missangria, es divertido. aprovecha que eres joven y estás en buen estado.

    ResponderEliminar
  15. ¡Mardisión! ¡Pcb publica otro postio tras luengas semanas (¿semanas?) de sequía, y yo sin enterarme!

    ¿Lo del Camino (obsérvese que he puesto mayúscula, pues yo no soy de las iniciadas, y así muestro mi reverencial respeto -toma epíteto-) es de este año de gracia del 2008, o de otra cosecha?

    ¿Andabas por eso perdido, hombre de Dios?
    ¿No te llevaste la PDA?

    ResponderEliminar
  16. Por cierto, qué mona la ilustración, talmente caracterizado ;-)

    ResponderEliminar
  17. a pesar de mi nula fe en cuestiones religiosas he de decir que estas costumbre tienen su atractivo. Desconozco su motivación pero viajar a un lugar "mágico" probándose a uno mismo y acompañado de bella naturaleza me tira bastante. Algún día habrá que hacerlo y le contaré.

    Saludos y ya era hora de que volviera.

    ResponderEliminar
  18. Una atea de casi toda la vida (perdió la fe antes que la virginidad) y coruñesa enemiga casi acérrima de Santiago (bueno, la ciudad vieja es muy bonita, eso sí) a la que ha peregrinado a diario durante tres años y pico para trabajar, ida y vuelta pero en bus (así no vale) y contraria por convencimiento a toda la parafernalia relativa al Camino de Santiago, que a través de Alma Cándida ha conocido este blog y viene de leer la entrada del jucio de Jiménez Losantos, me lo he pasado pipa leyendo esta entrada.
    Saludos, camarada, y encantada de conocerle.
    Ah, el año que viene pensaba estudiar el segundo ciclo de Antropología Social y Cultural por la Uned, pero... ¿qué opina usted?
    (No le tuteo porque es tan cachondo y contracorriente que supongo que es un deber de cortesía por mi parte).

    ResponderEliminar
  19. almacándida, es que he estado muy malito. Aparte de todo. Osea, malito de bar. Lo del peregrinaje es de años ha.

    agnóstico, lo mejor es hacer estas cosas cuando uno está en una forma física aceptable. Te pierdes toda la cosa sacrificial, pero ganas un huevo de tiempo para observar a la peña.

    fauve,... etc. Viniendo de almacándida, siempre será vuesamercé bienvenida. Lo de perder la fe antes que la virginidad no es cuestión de mucho mérito, salvo que uno sea joven y la virginidad sea fácil de perder; no como antaño.

    Yo, como soy un antiguo, soy altamente partidario del tueto.

    ResponderEliminar
  20. Pobrecito Pecebé, pobrecito, ea, ea, ea (date por curado ipso facto, es una orden).

    Besos

    ResponderEliminar
  21. Ajajajaj, pcb no sé qué, pues aunque no acostumbro a hablar de mi vida sexual en medios anónimos, en este caso haré una excepción, y te diré que una la perdí siendo mayor de edad y la otra menor, pero con meses de diferencia, y supongo que soy de antaño, de muy antaño.
    Si da puntos o alguna vida extra, añado que no estoy confirmada, pese a estudiar hasta COU en colegios católicos y familia católica apostólica y romana que ni se dio cuenta de ese pequeño detalle, aunque creo que se hicieron los suecos para no enfrentarse al problema de mi negativa...

    ¿Del tueto? ¿soqueés? Hale, ahora no voy a poder conciliar el sueño pensando y pensando y... zzzzzzzzzzz.

    ResponderEliminar
  22. ¡Un beso, Almita! con una hora de adelanto. O de retraso, según se mire.
    Así que antes Anónima Paula,,, ;-)

    El sofá y Morfeo me esperan. Con la tele bajita de fondo, qué placer. Mi gato hace ya mucho rato que lo dejó por imposible. Es que hoy estoy... enganchada no, enganchadísima. Pero se finí. ¡Hale hop!

    ResponderEliminar
  23. Fauve, la falta de sueño y los findes hacen estragos: terminas contando unas cosas... XD

    El tueto no es un género musical ni ná, sino tuteo en versión teclado-qwerty rebelde (infiero). (De nada, Pcb).

    ResponderEliminar
  24. Ajajjaja, que me parto. Tú tranquila, si yo paso desapercibida... Además por mis sandeces terremoteriles paso por mucho más joven de lo que soy. Lo que no te perdono es que me hayas dejado sin terminar mis ejercicios de estiramiento, de estiramiento de neuronas (aunque me quedan ya muy pocas, tengo más de una y puedo permitirme el lujo de usar el plural) y no te quiero contar la de cosas que imaginé que sería, aunque ninguna cuadraba del todo... ajajajaa, me parto, te lo juro. Pcb, dale las gracias tú, que a mí me da la risa.
    Y si bien es cierto que la gente eh mu mala, peor eh la farta de sueño, sí señora o señorita, que eh máh importante quer comel aún.

    ResponderEliminar

Soltad aquí vuestros exabruptos