3/6/11

15-M: Revolución LOGSE 2.0

Lo que sigue no es más que mi opinión personal, y ceñida a Madrid que es lo que mejor conozco; pero, como en las últimas semanas he puesto en serio riesgo mi ya de por sí maltrecha reputación defendiendo el movimiento surgido el 15 de mayo, he de decir que creo que ya hemos llegado a esto que, como dice mi amiga Mara Jade Garland, nos hacía gracia porque nos parecía ridículo:

Dinámica asamblearia

1) El movimiento del 15 de mayo surgió espontáneamente. La represión de la manifestación del 15-M en Madrid y el posterior desalojo de la gente que decidió quedarse a pasar esa noche en Sol como protesta, fueron la chispa que prendió el descontento generalizado.

La reacción de la gente superó las expectativas de quienes habían convocado aquella manifestación y las de todo el mundo, empezando por el Gobierno, los partidos y los medios de comunicación. La acampada de Sol fue alimentada por los intentos de reprimirla de la Junta electoral Provincial y la Central, con sus decisiones inconstitucionales y, además, dictadas por un órgano manifiestamente incompetente.

Así las cosas, la acampada de Sol y las que surgieron en todo el territorio nacional, se fueron autoorganizando de acuerdo con unos criterios propuestos por ¿alguien?, con base en un consenso asambleario a ultranza. Se fueron creando comisiones, grupos de trabajo y se gestó en tiempo récord una burocracia hiperdimensionada para un movimiento de estas características.

Las reivindicaciones iniciales, en esencia siguen siendo las mismas (que yo defiendo): Reforma de la Ley Electoral para introducir un sistema más justo, fin de los privilegios de la clase política, que la crisis la paguen sus autores y que se tomen medidas eficaces contra el paro sin afectar a los derechos sociales de los ciudadanos.

Pero, esas reivindicaciones fueron inmediatamente sumergidas en un mar de ruido  y confusión creado por esas comisiones surgidas como setas que se dedicaron a discutir de forma políticamente correcta y consensual cosas tan pertinentes como un nuevo sistema educativo, la exigencia de carriles bici, la prohibición de los toros o de las centrales nucleares, o si abríamos un proceso constituyente y echábamos al rey.

Es decir, jugar a las revoluciones sin tener en cuenta que existe una cosa muy desagradable llamada realidad; todo ello bajo la maternal mirada de la policía de la mente lista para reprimir pacíficamente cualquier vulneración del código políticamente correcto si a alguien se le ocurría sugerir que había quien estaba haciendo el imbécil.

Resultado:

a)  Echaron de un plumazo, por mor del buen rollito y del consenso, a miles de ciudadanos y ciudadanas tan cabreados como nosotros pero que con muy buen criterio no se reconocen en propuestas tan peregrinas.

b)  Distrajeron la atención de lo esencial, que era hacer valer la opinión y los intereses de los ciudadanos normales frente a la clase política y el poder financiero.

Resultado: 19 días después, la así llamada Asamblea de Sol sigue siendo incapaz de articular unas exigencias (sí, sí, exigencias) concretas que ocupen una mísera cuartilla. Es evidente que ese sistema asambleario en el que todo el mundo puede decir lo que le parezca, todas las opiniones son igual de respetables y las decisiones se no-toman por consenso, no funciona en absoluto.

Mientras tanto, el tiempo corre en nuestra contra. La acampada de Sol  ha perdido su vigor y se está transformando a marchas forzadas en la caricatura de sí misma descrita por Intereconomía.

No se ha consensuado levantar el campo cuando la cosa estaba en su auge y ahora languidece. No lo he leído en la prensa: lo veo casi a diario. Y no se ha consensuado porque hubo gente que no estaba de acuerdo. Es decir, que una minoría bloquea a la mayoría. Es decir: en lenguaje estándar (el que usamos los profanos) que se vota y gana la minoría que está saboteando el movimiento porque les mola estar allí (o que otros sigan allí). Hasta ahora, el cacareado consenso sólo ha servido para paralizar el movimiento en discusiones sin sentido y desmovilizar a muchísimos simpatizantes.

Es decir: se empezó  a usar un sistema asambleísta con un sistema de adopción de NO-DECISIONES basado en un supuesto consenso que, en realidad consiste en descafeinar y difuminar cualquier propuesta hasta que es aceptable por cualquiera e ignorar cualquier orden de prioridades. En la práctica, el sistema permite que una minoría bloquee cualquier decisión. Por si fuera poco, se finge dotarlo de legitimidad a base de subir y bajar por instancias que no representan a nadie para descafeinar aún más cualquier cosa e impedir, en todo caso, que se decida nada A TIEMPO.

Aunque ese sistema ha demostrado patentemente su ineficacia (o tal vez precisamente por ello) se sigue manteniendo acríticamente. Cuando algo demuestra que no funciona, lo lógico (lo sano) es cambiarlo. Votar no es malo. Que decida una amplia mayoría después de haber buscado el consenso sin conseguirlo, no es malo, ni fascista ni nada que se le parezca. Eso se llama democracia.

 

2) El sábado pasado se constituyeron las asambleas de barrio y de municipio. La idea, surgida en las asambleas de Sol, era extender el movimiento arraigándolo en barrios y municipios, o sea: en el ámbito más próximo a cada ciudadano. Muchos de los que tomamos parte en dichas asambleas, habíamos pasado mucho tiempo en Sol y participado en asambleas y comisiones. Sabemos de lo que hablamos.

Es decir, que las asambleas somos Sol. Una vez constituidas las asambleas “locales”, entiendo que la soberanía del movimiento reside en ellas y que son ellas, de abajo hacia arriba, las que tienen la legitimidad de trasladar sus propuestas a la Asamblea General en Sol o donde se constituya en lo sucesivo. Ni que decir tiene que lo lógico sería que la Asamblea general estuviera formada por los delegados elegidos en las asambleas locales. Y sólo por ellos. La Asamblea debe estar formada por el conjunto de los barrios y pueblos, no ser una instancia ajena a ellos y considerada como superior por alguna razón que se me escapa.

¿Qué significa que, una vez constituidas las asambleas, se dedique a reunirse en Pontejos una autodenominada asamblea de barrios de la que no hay noticia en las actas de las verdaderas asambleas y a la que no hemos enviado representantes?

Entiendo el carisma que ha adquirido la palabra Sol. “Desde Sol nos dicen…”, “Desde Sol nos proponen…”. Lo que se acata como si fuera una orden. Bien, ¿quién es Sol? Sol no es nadie, ni siquiera como ente de razón. “Sol”, si no es la suma de los representantes  de los barrios y pueblos, no tiene la más mínima legitimidad. No representa a nadie. Igual que nosotros en los barrios y pueblos, sólo nos representamos a nosotros mismos; aunque nos gustaría sentirnos representantes de la Humanidad, no lo somos.

Estas cuestiones hay que tratarlas mañana. Y llegar a soluciones. Si no, este movimiento está acabado.

Las asambleas de los barrios y los pueblos, deberíamos hacer valer nuestra legitimidad y dejar claro a los que se arrogan la posesión del movimiento que el 15-M somos todos y que Sol somos todos.

Las asambleas de los barrios y los pueblos deberíamos dejar de aceptar acríticamente todo lo que “viene de Sol”, como si se tratara de Moisés bajando las Tablas de la Ley del Sinaí, y decidir democráticamente nuestro propio funcionamiento, en vez de obedecer órdenes de un ser mitológico llamado “Sol”.

Las asambleas de los barrios y los pueblos deberíamos evitar caer en la misma lacra que ha paralizado el movimiento en Sol. No pretender crear comisiones, subcomisiones grupos de trabajo y demás farfollas como si acabáramos de tomar el poder y estuviéramos repartiéndonos los ministerios. No es así y no va a ser así, tranquilos.

Tenemos que centrarnos en comunicar las reivindicaciones básicas. Y –obviamente- dejar (¿tener?) claro cuáles son,   .

Tenemos que decir a Sol que queremos que la acampada termine dignamente y no por putrefacción o disuelta por la Policía cuando haya perdido su capacidad de movilización. Y que, para ello, hay que coordinarse con el resto de acampadas que aún sobreviven.

Tenemos que evitar que personas y colectivos, con mejor o peor intención, pero como ya está ocurriendo, manipulen las asambleas y nuestros instrumentos de comunicación o, sencillamente actúen al margen de lo decidido en las asambleas (es decir, al margen del movimiento, ilegítimamente) “siguiendo el ejemplo de Sol”.

Y, sobre todo, tenemos que decidir y pensar por nosotros mismos. Es lo que se pretendía, ¿no?

-------------------

P.D. Recomiendo vivamente estos dos postios de la sin par Mara Jade Garland de la Academia de Vaders:

A los habitantes del Mundo de Ilusión y Fantasía (MIF) I

A los habitantes del Mundo de Ilusión y Fantasía (MIF) II

25 comentarios:

  1. Pues yo que he estado en la asamblea de Capilla del Oidor (Alcalá de Henares) desde su creación el día 18 de mayo hasta el momento, no puedo hoy estar más que de acuerdo contigo en muchas cosas. Máxime si te digo que por hartazgo me desvinculé de las reuniones de coordinación hace unos días por estar tomando eso el cariz de varios de los defectos que citas. Un despropósito enorme, aunque sigo en todo esto y sigo todos los días en la capilla y opinando en persona y en los medios disponibles de Alcalá de Henares, y sobre todo, haciendo con las manos. Me alegra que seas tú quien escriba esto, a quien sigo desde hace unos años, y que además seas uno de los asamblearios más activos (por lo que leo) en Plaza del Sol. Voy a enlazar este post en el facebook del grupo de Capilla del Oidor. Pensaba hacer algo similar en mi blog respecto a Alcalá de Henares, pero viendo estas lineas generales que has escrito de autocrítica, creo que enlazaré en su momento estas reflexiones y añadiré otras más concernientes a mi propia ciudad. Saludos, que la cerveza te acompañe. Ya te avisaré cuando escriba lo que te digo, que aún puede tardar un poco porque quiero observar un poco más si se corrije rumbo (como creo que se va a tratar hoy en una reunión de coordinación) o si se pretende reincidir más en lo mismo.

    ResponderEliminar
  2. Simplemente genial y totalmente de acuerdo con su exposición.
    Como esto debería tenerlo bien claro cualquier participante de las asambleas municipales o de barrio, con su permiso lo distribuyo entre mis contactos. Espero contribuir a la infección de las asambleas tomadas por el Frente Popular de Judea (o habitantes del Mundo de Ilusión y Fantasía). Es que es necesario, de verdad.

    ResponderEliminar
  3. ¡Darwin bendito! ¡Tengo las manos sanguinolentas de tanto aplaudir!

    Insisto en lo comentado en otro postio: avísame si creas un partido, que tienes mi voto (y, si puedes, con Mara de Ministra plenipotenciaria de dos carteras: Defensa y Educación)

    ResponderEliminar
  4. Carlos, otra vez,3/6/11 18:47

    Creo que, para que el movimiento 15M sirva para algo, lo que realmente falta en Sol es un poquito de Pragmatismo (con mayúsculas).

    Y sobra... bueno, ya lo has expresado tú todo con acierto en el postio.

    ResponderEliminar
  5. En el mundo asambleario barcelonés de principios del XX hasta los años treinta, la policía infiltró agentes con la presunción de corromper y desacreditar, luego se intentó evitar las votaciones para paralizar el movimiento. Al fin se consiguió aislar a los infiltrados.
    La patronal, que tenía en nómina desde el gobernador hasta el jefe de la policía, organizó piquetes de matones para asesinar a los delegados, que a su vez organizaron los suyos como castigo. Todos sabemos como terminó la historia: con una guerra civil; pero antes que eso las asambleas habían conseguido sobreponerse y dominar la situación.
    El mundo asambleario solo funciona en caso que se voten los proyectos. Y la unión de los movimientos asamblearios solo se consigue si se eligen delegados.
    En realidad, todo aquel que pretenda entorpecer este sistema, o es un infiltrado o es idiota

    ResponderEliminar
  6. Si dijera que lo que acabo de leer en tu post me sorprende, mentiría. Ahora bien, en cierta manera es normal, no hay práctica ni educación política para funcionar en asamblea y a través de la democracia directa... sistemas despreciados y menospreciados sistemáticamente y no sólo por el poder.

    No es fácil en ninguna pequeña reunión centrar los temas y evitar divagar, no es raro que suceda en una asamblea mayor.

    Este movimiento no es, ni creo que lo llegue a ser, revolucionario. Me parece que el término correcto es radical. No se pretende una transformación de la sociedad sino un cambio que modifique el mal funcionamiento dentro del sistema existente. No me parece poca cosa ni es baladí intentarlo.

    Una acampada indefinida desgasta y se convierte en inoperante. Hay que volver, en el día a día, a donde estaba el movimiento, al mundo virtual y planificar acciones rápidas, sorpresivas y que junten al personal en el mundo real periódicamente, manteniendo el nexo sin anquilosarse.

    Todo lo que dices me parece la mar de razonable.

    No hay que perder el ánimo, me parece que todos sabíamos que esto iba a ser muyyyyyyy difícil (y lo es).

    Así que adelante, nada se ha perdido aún (espero...).

    En fín, es mi humilde opinión...

    Un abrazo y felicidades por tu análisis.

    ResponderEliminar
  7. El consenso consiste en, mediante la deliberación, identificar lo esencial en lo que todos están de acuerdo y dispuestos a aplicar, aunque para ello tenga cada uno que renunciara a sus propios matices. Consenso no es no tomar decisiones hasta que todos los participantes en una asamblea estén totalmente de acuerdo.

    Es urgente que a través de las asambleas locales (espacio público), mediante la movilización en las redes sociales (ciberespacio)y aún compareciendo en los medios (espacio mediático) se regenere y se proyecte hacia delante el movimiento. Que los medios no se conviertan en fines

    ResponderEliminar
  8. Anónimo4/6/11 5:31

    Maestro es usted un erudito!

    Bueno, ante todo decir que a pesar de mis ganas de ir a estas asambleas de barrio para sobretodo escuchar que es lo que se cuece me entristece decir que por mi condición de estudiante a punto de decidir su futuro no me es permitida la asistencia, pero lo haré!

    Aun así, colaboro en cuanto puedo como ya sabe a derribar esta pantonima que algunos seres se han atrevido a montar en tan castiza plaza de esta nuestra ciudad.
    Efectivamente, este movimiento empezó como todos, con unas razones razonables, con un objetivo más o menos claro, pero como estamos viendo( y no por la televisión ) se está saliendo del tiesto con protestas contra el maltrato animal, etc.

    Señores y señoras, soles y solas, no voy a llamaros progres, porque el termino progre viene de progreso y me temo que no estaís a favor de progresar por un futuro mejor, simplemente estaís a favor de que se resuelvan vuestros problemas( cada uno los suyos ) y así nos va en este país desde hace años.
    Yo desde mi humilde y por supuesto joven opinión os pediría por favor, aclararos, escuchar a la gente no tan progre como vosotros ( o incluso facha, a mí me lo han llegado a llamar, manda cojones! ). Estamos de acuerdo en que es una pena abandonar a los perritos en las cunetas cada verano, pero si la gente no tiene dinero para mantenerlos o se los comen para sobrevivir o la solución viene a ser esa.

    Y dicho esto, niños de papá y mamá que presumis de tienda recién comprada en el decathlon, ropas andrajosas, carteles irónicos, rastas, piercings y tatuajes que os han debido costar una fortuna( estoy informada ) y que por ir a ``la moda´´ habeis pagado a este sistema capitalista del que tanto os quejaís, cerrar la boca por favor, o al menos abrirla para decir algo inteligente y no gritos de guerra como si fuerais indios apaches.

    Un saludo maestro. Deseadme suerte, es el lunes y el martes. ;)

    FDO: JOVENJEDI (qué raro me suena pó dió)

    ResponderEliminar
  9. +1 con usted. Yo me he tirado casi semana y media en la de La Aldea y poco ha salido de allí, aparte de perder el tiempo y echarme un par de amistades nuevas.

    ResponderEliminar
  10. Mira, pues este es el que escribñi yo: http://espiadelbar.blogspot.com/2011/06/noticia-945-desde-el-bar-reflexiones.html

    ResponderEliminar
  11. Estoy de acuerdo con tu crítica a este peculiar "sistema" de asambleas (por llamarlo de alguna manera.)
    Sin embargo, que las asambleas no funcionen no me parece la enfermedad, sino un síntoma muy significativo y, a la larga, como muy bien indicas, el más letal para el movimiento.
    Pero la enfermedad mortal del 15-M es algo que por lo que veo sigues sin querer diagnosticar y que significativamente niegas en la primera frase de tu exposición:
    "El movimiento del 15 de mayo surgió espontáneamente".

    Pues no, no surgió espontáneamente, ni, por cierto, se ha mantenido espontáneamente. A menos que se entienda por "surgir espontáneamente" algo muy distinto a lo que entiendo yo. Las fans de David Bisbal no surgen espontáneamente, ni las colas el día del estreno de la última superproducción de Hollywood. No es espontáneo que los españoles encuestados hayan visto durante décadas a ETA como su mayor problema. Ni es espontáneo que las masas odien a Jomeini o al Papa y adoren al Dalai Lama.
    En una sociedad como la occidental del siglo XXI, una corriente de opinión o de acción popular solo puede ser calificada de espontánea si surge y permanece a pesar de ser silenciada y demonizada por los grandes medios.
    En un río con una fuerte corriente, nadie puede decir que nada espontáneamente si no es contracorriente. Quien nada a favor puede estar íntimamente convencido de que nada, puede brazear, pero en realidad es llevado por la corriente.
    Con esto no niego que exista indignación -alguna habrá- y, sobre todo, motivos para indignarse. Lo que niego es que haya la suficiente como para que el movimiento 15-M pueda mantenerse en pie sin las muletas de los medios de comunicación.
    La indignación real no se quedaría atascada con disputas como las del Frente Judaico Popular. De hecho, aunque la Vida de Brian es probablemente la película sobre Jesús de Nazaret más histórica que se ha rodado, en esta parodia los Monty Python fueron demasiado sarcásticos. La indignación judía fue real y provocó problemas muy reales a los romanos -sin necesidad de asambleas ni chorradas por el estilo.
    El vídeo de aquel señor que llamó al programa de radio que pusiste en el post anterior solo produce genuina indignación en ti y en unos cuantos más (y cuando digo unos cuantos digo, pongamos, un 5% de los ciudadanos de este país, que nada pueden contra el 95% restante.)
    Sin indignación real no hay democracia real. Y esta indignación -por increíble que parezca, porque mira que hay motivos- es virtual y efímera como cualquier éxito de OT.

    ResponderEliminar
  12. Lo que es indudable es que los indignados han sido y siguen siendo los únicos que hacen algo y que se enfrentan al sistema.
    Pueden ser criticables, pero nunca despreciados, a no ser que les odie por su valor el que carece de él, o el que medra con dicho sistema sin atreverse a reconocerlo.

    ResponderEliminar
  13. Canichu: Ante todo, me parece la mar de interesante que los que participamos en cosas en distintos sitios, intercambiemos información al margen (¡como siempre!) de los canales oficiales.

    Dicho esto, me da mucha rabia ver cómo las cosas se embarullan y se paralizan de la manera más absurda. Es evidente que nada es casual; pero en todo caso, no puede usarse un sistema que puede ser válido para grupos de 20 o 30 personas, para asambleas de 300, 500 o 1000.

    Eso sí, estoy relativamente contento. En mi barrio se ha impuesto laa sensatez (de momento) y sólo creamos este sábado 2 comisiones, que más o menos podríamos llamar: "organización" y "acción".

    Mara Jade: Jajajaja. Igual elaboro un manual alternativo para manejar asambleas y atraerlas al lado oscuro. Si lo hago de medio folio, tod@ el mund@ se leerá el mí@.

    Carlos: ¡Ay...! Por primera vez estoy dudando de que la evolución sea real. Por supuesto que tendré en cuenta tus sugerencias a la hora de formar gobierno.

    Pau: Ya sabes que estoy de acuerdo. En este tinglado Hay mucha gente decente: están los que llevan ya casi un mes currando como bestias y una mayoría de gente que obra de buena fe. Luego están: los parásitos, los parásitos facción tamborileros, los ejemplos vigorosos de firmeza ideológica, los que se creen vanguardia del proletariado que van a ver qué manipulan, que es lo único que saben hacer, y, en fin, claro, los secretas.

    ResponderEliminar
  14. Laura Uve: Algunos (muchos) tenemos o teníamos bastante práctica en esto de las asambleas. Funcionar en asamblea no es tan fifícil, siempre que se conserve el respeto mutuo y se mantenga a raya a los manipuladores.

    Lo malo aquí es que hay gente de otra generación que ha desarrollado un modelo teórico (y subrayo lo de teórico) de asambleas "consensualistas", que ha demostrado inequívocamente que no sirve. Pero, por alguna razón, como ya he dicho, se ha impuesto ese modelo. Mientras no se abandone, no hay nada que hacer y el tiempo se acaba.

    Rafael Díaz Arias: Amén.

    Joven Jedi: Estoy de acuerdo contigo, pero teniendo en cuenta que te estás dirigiendo sólo a un sector de la gente que no tiene mucho que ver con el origen de todo esto, sino más bien con la caterva que se ha apuntado al carro por que les mola armar lío y ahora están saboteando el movimiento.

    Chico Gris: Eso es lo que me da rabia. Pero, en fin, si todo se va al peo, al menos habremos ampliado notablemente nuestra red particular, ¿no?

    ResponderEliminar
  15. Dizdira: Ante todo: ¡No me toques a los Monty Python! jajaja

    De todo lo que dices, selecciono el concepto de espontáneo. Yo creo que, precisamente, la espontaneidad de las masas se diluye cual azucarillo una vez desfogada un poco la indignación, si no es "canalizada" o logra autoorganizarse. En todo caso, deja de ser espontánea, creo yo.

    No, no creo que esto haya sido pergeñado en oscuros despachos. Aunque su autoextinción, en parte, probablemente sí.

    En cuanto a los medios de comunicación, hasta hace cuatro días se repartían el trabajo de desacreditar al 15-M cada cual según su público "target", primero ignorar y luego desacreditar. La SER era la más venenosa, precisamente por el público al que se dirige.

    Ahora van más suaves porque, gracias a los que desde dentro y desde fuera han saboteado y siguen saboteando el movimiento, se les ha pasado el susto.

    Pau:Estoy, una vez más, de acuerdo: los únicos que han hecho o al menos dicho algo en toda esta mierda. Por eso estoy con ellos. Y mi crítica es, por más que me joda, autocrítica.

    ResponderEliminar
  16. Vamos, que como no se organice la cosa en Soviets de representantes, no se conseguirá nada ¿no? En parte estoy de acuerdo, pero tan importante, o más, que los barrios son los puestos de trabajo. Es decir, que si esto no viene acompañado de una huelga al margen de los sindicatos, la cosa está imposible amigo.

    ResponderEliminar
  17. Hola Situacionista. Mi opinión es que aquí se está aplicando un modelo teórico. Al someterlo al método experimental, demuestra que no sirve para nada. Pero el movimiento ha asumido un planteamiento escolástico en el cual la realidad no cuenta. Los barrios, pueblos, etc., son los únicos que pueden sacarlo del atolladero. Porque entre gente que se conoce es más fácil que se imponga la razón.

    ResponderEliminar
  18. Admirado Pcbcarp, ¿usted ha tenido ocasión de leer esto? Copiepegue, hágame el favor, que no me arreglo yo mucho con el html...

    http://nomoriridiota.blogspot.com/2011/05/acampadasol-que-ha-sido-realmente.html?spref=fb

    ResponderEliminar
  19. El otro día leí un artículo (interesante, sobre este mismo problema) que habías comentado en Facebook (creo fuiste tú) y los comentarios que escribía la gente (¿era en Periodismo humano o algo así?), y alucinaba. La sarta de disparates y majaderías que utilizaban los partidarios de la unanimidad daba miedo. ¿Cómo se puede ser tan ignorante? ¿Y cómo se puede leer tan mal, de lo poco que han leído? Además de la culpa que tienen los teóricos franceses de hace unas décadas y sus alumnos en Estados Unidos, a quienes probablemente muchos de esos chicos no hayan leído, pero cuyas ideas, diluidas y deformadas, repetían.

    Por otro lado, es curioso como se resisten a enfrentar la realidad. V. I. Lenin, que no en todo se equivocaba, apuntó que la praxis es el criterio de la verdad. Y la praxis señala claramente que la manera en que han tratado de funcionar hasta ahora no sirve. Y sin embargo se obstinan en ello.

    Creo que no se puede negar que en los últimos años estamos ante un retorno de las idelogías (en el sentido clásico marxista de falsa conciencia), que no es que se hubieran ido, pero que habían coexistido con el pragmatismo (pragmatismo para el bien y para el mal, que esa es una herramienta que funciona en ambas direcciones). Y no es un privilegio de los españoles o de los jóvenes, o de la izquierda; las actitudes del partido Republicano en EE.UU. en los últimos años dan para un estudio fascinante sobre la evasión de la realidad.

    Estoy seguro de que probablemente hace unas décadas los políticos y la gente era igual de... (mejor me ahorro el calificativo), pero hay días en que parece que cada vez lo son más.

    ResponderEliminar
  20. Reina de la Miel: Majestad, raudo acudo a ver ese enlace y ya os cuento.

    Gabriel Syme: ¿Qué te voy a decir? Obviamente estoy completamente de acuerdo.

    Sólo incidir en que mi idea de la legitimidad de las asambleas de barrio y su papel de rehacer el movimiento desde la base parece que puede funcionar. Desde luego, en mi barrio se está imponiendo la cordura: de entre 10 y 14 comisiones que se proponían en principio, se acordó hacer 2, de momento "A" y "B", que podríamos denominar "Organización" y "Acción". De momento, estoy contento.

    ResponderEliminar
  21. Reina de la Miel: ya he visto el enlace y los enlaces que a su vez pone. Muy interesante y muchas cosas que dice son verdad (algunas las sé de primera mano hasta yo). Pero simplifica un tanto conspiranoicamente, aunque no tanto como sus enlazados. Interesante, en cualquier caso.

    ResponderEliminar
  22. ¿Podré por fin poner mi comentario????
    Iba, si mal no recuerdo, de los males del buenrollismo. Que al 15M le sobra buenrollismo, esa manía de no dar miedo, de ser pacíficos, para que no nos confundan con antisistema ni okupas ni kales borrokas.

    ResponderEliminar
  23. ¡Albriciassssss! Lo hice, lo hice. Era el jodido explorer.

    ResponderEliminar
  24. Interesante lo que cuentas. ¿Como me puedo enterar de donde y cuando se reúne la asamblea de mi barrio?

    ResponderEliminar
  25. Ignacio me mandó este comentario porque Blogger no le dejaba colgarlo. Como soy un desastre, no lo he visto hasta hoy:

    En esto han aprovechado la bondad de la gente y luego por inundación han manipulado: la izquierda actua así, moviendose en cuadrilla y luego por minundación, como los orcos; mnientras la gente no sea consciente de que vamos todos pero es por cada uno y en si mismo, no tendrá valor: aun espero que haya más consecuencias, de momento han quedado a la vista para mi muchas cosas, y no buenas precisamente; no nos hace falta la expresión publica de un movimiento, nos hace falta un movimiento nacional, y lo he puesto adrede, de vuelta y control, de reflexion y catarsis, y adelante, porque esto no hay quien lo aguante.

    ResponderEliminar

Soltad aquí vuestros exabruptos