21/4/06

San Tiburcio, 1931. La República (I)

El otro día, Don Enrique me sugería escribir algo sobre la República. El día 13, empecé a escribir, pero como es que me lío yo solo, vi que iba para largo y como, además, estaba de vacaciones, pues estaba la mar de vago y no lo colgué. Aquí va, ahora; que ya está bien de hablar todo el rato de la actualidad oriental. Hay que variar un poco; que, si no, los lectores se aburren y nunca nos convertiremos en referente mediático.

El viernes pasado fue uno de esos aniversarios redondos: Hace 75 años justos, el día de San Tiburcio de 1931, España se acostó Monárquica y se levantó republicana; las gentes del común tomaron la Puerta del Sol ante el desagrado de las gentes de orden, cuando no su pánico.

La Monarquía estaba tan acabada, que se derrumbó ante el resultado de unas elecciones municipales que dieron una victoria parcial a los republicanos. Nadie intentó defender la legalidad. Y digo legalidad, porque las elecciones sólo atañían a los ayuntamientos, no a las Cortes, ni al Gobierno, ni al Jefe del Estado. Pero no. Nadie puso en duda que acababa de nacer la República.

El régimen estaba tan muerto y putrefacto, que esas elecciones sólo fueron la puntilla. Su Majestad Católica Don Alfonso XIII se piró sin discutir y, según rumores apócrifos más o menos autorizados, cuando desembarcó en Marsella de madrugada con el Conde de Romanones, éste -que tenía confianza- le preguntó:

-- ¿Y ahora, qué hacemos, Majestad? A lo que S.M. habría contestado:
-- Pues como no nos vayamos de putas...

Y, según esas apócrifas fuentes, en efecto: se fueron.

Alfonso XIII había heredado una España hecha polvo y arruinada (eso era habitual) tras la guerra con los Estados Unidos, en la que perdió lo que quedaba de su imperio colonial; gobernada por una clase política corrupta y que manejaba los asuntos del país de acuerdo con sus interes personales. Los índices de pobreza y analfabetismo eran desoladores; el sistema así llamado democrático estaba en manos de los caciques locales y nadie hacía caso de los cuatro personajes que hablaban de regeneración.

Así que el rey se dedicó a vivir bien, rodeado de una corte decimonónica. Pronto vino la conferencia de Algeciras en la que, a fin de retrasar la guerra entre Francia y Alemania, se repartió África un poco más y el Gobierno español consiguió que le entregaran un trozo de Marruecos para civilizar. Eso fue la perdición de la Monarquía, porque a partir de ahí -a fin de ensanchar y defender los negocios de los ministros que se abalanzaron a saquear Marruecos- vino la guerra; causada al parecer porque los malvados marroquíes mostraban escasa disposición a ser civilizados y donde a nuestra aviación le cupo el dudoso honor de ser la primera en emplear gases contra la población civil. (En seguida, los ingleses lo harían en Irak)

La guerra de Marruecos fue gestionada con la incompetencia habitual de todas las guerras españolas desde Carlos III y ocurrió que, en 1921, el Regimiento de Infantería Ceriñola, con algunos añadidos, acampó en los llanos de Annual a 400 metros del pozo más cercano. Después vino una degollina como no se había visto, con todo español que podía correr, corriendo hacia Melilla. Hubo unos 12.000 muertos, causados -aparte de por los guerreros de Abd-El-Krim- por las ansias de rapiña de los políticos y ricos españoles (que solían ser los mismos), por la corrupción absoluta del sistema (vbgr.: los fusiles eran los mismos de la guerra de Cuba y las balas daban de través en el blanco a 200 m.) y por la inutilidad de los mandos militares.

A consecuencia de tales hechos, mi abuela conoció a mi abuelo, hijo del autor del himno de Intendencia, y hubo una comisión de investigación. Los resultados salpicaban hasta a los negocios del propio rey, la cosa se ponía fea y hete aquí que el General Don Miguel Primo de Rivera, Marqués de Estella, da un pequeño golpe de Estado, salva el culo a Don Alfonso y proclama la Dictadura.

Es de señalar que en aquellos tiempos, las dictaduras no estaban del todo mal vistas, sobre todo si tenían un rey para enseñar, con sus plumeros y tal. De hecho, en ciertos ambientes eran vistas como algo moderno, véase Mussolini. La Dictadura fue un desastre a pesar de las relativas buenas intenciones de Don Miguel, pero claro, él se centró en los gravísimos problemas de la Patria (el separatismo, los obreros, que querían cobrar más y trabajar menos, la guerra contra el moro, los catalanes, que andaban levantiscos, etc.) en lugar de centrarse en los problemas de los españoles y, claro, acabó mal. Cuando los de la pasta decidieron que ya no les servía, se quedó solo y lo dejó. Además, los republicanos de todo pelaje, incluidos los catalanes y los vascos, se habían reunido en San Sebastián (que era donde se reunía a conspirar la gente bien) y estaban preparando la jugada.

A partir de ahí, unos meses erráticos y sin futuro, hasta el 14 de abril de 1931.

Desde el principio estuvo muy de moda entre los fachas, que como es sabido tienen una cierta tendencia a dar la vuelta a la historia con argumentos efectistas, decir que las elecciones ni siquiera las ganaron los republicanos, dando incluso estadísticas. Lo que suelen omitir es que había concejales que se elegían y concejales que se nombraban de forma digital. Si contamos todos, la cosa, en efecto, queda bastante ajustadita. Pero, lo que impactó fue el resultado de las elecciones, no el total de concejales.

La República fue traida, en principio, por unos señores de orden, que querían poner en pie un sistema democrático dentro de un orden que sacara a España de su secular atraso y nos homologara con los países civilizados. Probablemente, también querían entrar a formar parte de la clase política con poder, de la que en el ancien régime estaban excluidos. Dichos señores tuvieron desde el principio el problema de que las cosas estaban muy mal, que la gente pasaba mucha hambre, oiga, no sabía leer y, como les habían dicho que ahora iba a gobernar el pueblo, pues se lo creyeron y es que tenían mucha prisa en vivir un poco mejor. De ahí que, como primera providencia, quemaran algún convento, lo que llevó a Don José Ortega y Gasset, gran productor de frases lapidarias a murmurar: No es esto, no es esto..., mientras meneaba con pesar su bien amueblada cabeza.

El otro problema venía de los enemigos de la República, que, pasado el susto inicial, se fueron rehaciendo y se dedicaron a tocar los cojones todo lo que podían, capitaneados por la Iglesia y el Sr. Calvo Sotelo (si: el protomártir de la Cruzada), que había sido ministro de Hacienda de Don Miguel y dejaba a Mussolini bastante a su izquierda. Remito al atento lector a sus escritos y al Diario de Sesiones de las Cortes.

Lo intentaron. Se proclamó a un señor muy de orden y católico, Don Niceto Alcalá-Zamora, como Presidente de la República Española, se convocaron elecciones a Cortes y se dieron a la tarea de redactar una Constitución más que añadir a la lista desde 1812.

Continuará...

16 comentarios:

  1. Me extrañaba que no dijeras nada de la republica. Que paso en la conferencia de algeciras? cuando fue? El reparto de africa no fue en la conf de berlin? la verdad es q no tengo ni idea

    ResponderEliminar
  2. y por que me van a despedir, ¿por hacer una jornada semanal de casi 60 horas?

    ResponderEliminar
  3. Gracias pcbcarp por el comentario que pedi.tengo que decirte que naci el catorce de Abril de 1.931.es por eso que te lo pedi.mis padres eran socialistas y despues de la guerra no hablaban de anda y lo que puedo recordar es poco los de mi generacion tampoco hablaban yo no soy de nada y mi padre decia que los obreros no eran de derechas y toda mi familia era obrera.Lo unico que tengo son los años que cumpli el catorce yo notengo estudios y he vivido años con el dictador sin saber nada.gracias dama amiga de la hiena por animarme ha escribir tpte4scribir total nadie me conoce y me apetece,escribir.me llamais d.enrique porm respeto gracias.

    ResponderEliminar
  4. Felicidades con retraso, Enrique.

    ResponderEliminar
  5. Muy bien Enrique, y felicidades por tus bodas de diamante con la vida.

    ResponderEliminar
  6. Felicidades Don Enrique!
    En cuanto al respeto - todo el del
    mundo. No lo dude.

    ResponderEliminar
  7. Antes de nada gracias por visitar mi blog y dejar un comentario ;). Y sobre el tema de la republica... pienso que gran parte de la cagada que fue todo aquello, de aquellos seis maravillosos años (los tres últimos del 36-39 no los puedo ni quiero considerarlos como republica) de extremización fueron en gran parte por el vividor - y putero, no lo dudo - de Alfonso XVIII, maldito hijodeputa... aunque claro teniendo un país con medía estocá y la lengua fuera tampoco se le podía pedir maravillas pero como mínimo un poco de dignidad. Y es qué... me da que si hubiera actuado de forma distina con el golpe (golpito) de estado de Primo de Rivera (por cierto... catalan... tiene algo de guasa XD) no hubieran pasado ciertas "cosas" que aunque algunas fueron maravillosas, a la postre, la suma, nos llevo a matarnos entre nosotros.

    ResponderEliminar
  8. la hiena fascista.22/4/06 22:19

    Supongo yo cassher25, que el número que le has puesto a Alfonso ha sido un lapsus, yo tengo buena fe.¿qué más dá que fuese un putero?.No creo que haya que hacer voto de castidad para meterse en política y mucho menos cuando naces metido.!Hola Emrique!,felicidades.Me encanta que vuelvas.Mi madre que nació en 1927, no sabe lo que es un "rojo",y sus padres-mis abuelos-eran socialistas...!bien!.

    ResponderEliminar
  9. la dama de las camelias22/4/06 22:41

    Termino de hablar por teléfono con la hiena y claro, aquí estoy.Estupendo tu comentario,Enrique y además felicidades por tu cumple.No dejes de escribir.Pcbcarp:bonito comentario.

    ResponderEliminar
  10. XDDD pozi no ha habido tanto Alfonso en España XD Alfonso XIII eso sí... a lo de putero coincido... da igual que fuera putero... no tanto ya lo de vividor, porque eso repercutia en el estado, bueno y lo de putero tambien... porque alguien tendría que pagar a las cenicientas de esquina ¿no? pero vaya esto es como todo... si hubiera sido un buen rey como si se hubiera tirado a... XDD

    ResponderEliminar
  11. Felicito a Pcbcarp. !Menuda lección de historia de España nos está dando¡ y además por entregas, como los del "planeta" Agostini. Te sugiero Pcb que te pases por la Wikipedia y escribas algún artículo que otro.
    No solo Alfonso XIII, o XVIII según algunos "historiadores" (Es broma, que no se enfade Casshern25 jeje), fué un putero y un vividor, los monarcas predecesores lo fueron también y por qué no hablar de los posteriores, a parte de vividores y puteros, son grandes regateadores. Y no me refiero a las regatas de Mallorca. Salud

    ResponderEliminar
  12. ¡Joder! Esto parece una familia... ¡hay que ver!

    Así que resulta que el dato más relevante que llevó al día de San Tiburcio, fue que el abuelo era un putero... Por votación popular. Jeje

    ¡Anda!, mira, apostata: seguro que en la wikipedia no viene que, cuando La legión entró en Melilla después del desastre de Annual, mi bisabuelo, que tenía un almacén de suministros para el ejército, tuvo tal ataque de alivio de pensar que no les iban a degollar, que lo abrió de par en par a la tropa y tuvo que ir a verle el comandante Franco en carne mortal para decirle que muchas gracias, pero que cerrara a cal y canto, que a ver cómo iba el a guerrear con Abdelkrim con todos los lejías borrachos como cubas.

    ResponderEliminar
  13. la hiena f...23/4/06 11:22

    Voy a defender al "regateador",porque me da la gana.Si está ahí, por algo será.Yo conozco a alguien que admiro que dice que todo es por algo(en política).¿a los "señores" elegidos democraticamente por el pueblo ,XDDD,no les pagamos TODO?.Si, ya sé que "regateador" y familia no han sido elegidos,pero ahí están...

    ResponderEliminar
  14. casshern25: ahora que leo más despacio: veo que caes en el error.Hablas de seis maravillosos años y luego de que del 36 al 39 no quieres considerarlo república.

    Feo asunto. Resulta que en aquellos maravillosos años, los fascistas llegaron a hacerse con el control de la República y de ahí las masacres producidas por las tropas de la República, es decir el Tercio y los Regulares, en Asturias en 1934, cuando se bombardeaba a los conciudadanos civiles y en el ABC se decían estupideces como que en Oviedo se vendía en las carnicerías del mercado carne de cura y las rojas la compraban para dar de comer a sus retoños. Unos tales Gil Robles y Lerroux, hoy día muy reivindicados por la caterva de EL MUNDO-COPE, mandaban aquí, por cierto: el Jefe del Estado Mayor Central, que dirigió aquello se llamaba General Francisco Franco Bahamonde.

    A pesar de las estupideces de indeseables como César Vidal/Jiménez Losantos/Pío Moa, que han decidido convencer a sus lectores/oyentes de que la guerra civil la empezó el PSOE en el 34, el hecho es que, cómo sería la cosa cuando Jose antonio dio órdenes a todos los mandos de la Falange de no colaborar en absoluto con las fuerzas de orden público. No transcribo el texto exacto porque hace poco que me he mudado y el libro todavía no sé en qué caja lo tengo.

    el hecho es que la guerra civil la empezaron -precisamente- porque los malditos rojos habían ganado las elecciones y les habían quitado del gobierno a ellos. Esos tres años, del 17/7/1936 al 1/4/1939 dieron lo mejor, sin duda, y también lo peor de la República. Hay mucho mito con todo esto, compañeros.

    ResponderEliminar
  15. mmmmmmm dije:

    "Y sobre el tema de la republica... pienso que gran parte de la cagada que fue todo aquello, de aquellos seis maravillosos años (los tres últimos del 36-39 no los puedo ni quiero considerarlos como republica) de extremización fueron en gran parte por el vividor..."

    iba con ironia... aquellos seis maravillosos años de extremización... y los ultimos tres, da igual que hubiera republica, monarquia o una mierda pincha de un palo... porque en realidad lo que había era una guerra civil

    ResponderEliminar
  16. Se acepta, casshern; es que es un tema recurrente y me he lanzado. De todas formas, pasaron muchas cosas que ya comentaremos.

    ResponderEliminar

Soltad aquí vuestros exabruptos