3/9/06

Estamos locos o sólo gilipollas?







Sencillamente me empiezo a preguntar si en este puñetero país nos estaremos volviendo todos locos. Me incluyo porque a lo peor el que se ha vuelto loco hace tiempo soy yo y por eso no me entero de las cosas.
Como este tipo de delirios llevan tiempo apareciendo en la prensa, tras miles de años de ausencia, me he limitado a coger hoy, domingo 3 de septiembre de 2006 (no 1936, ojo) dos de el País y dos de el Mundo (es fácil saber de qué periódico procede cada una). Obsérvese lo variado del estilo. En algunas se recupera el viejo vocabulario, como si los años no hubieran pasado por nosotros. En otras, el nivel de cursilería progre es como para tirarse de los pelos.
Pero bueno, ¿a dónde coño vamos? ¿estamos gilipollas?
Menos mal que, por lo menos, hemos ganado el mundial de baloncesto, que eso une mucho.
España! bom bom bom! (aunque sea con águila)
Sigo pensando lo mismo de el otro día.

25 comentarios:

  1. Sabes lo que saco yo de todo esto?

    Que se van muriendo todos..

    Y a ver si somos capaces de reconstruir sin lastres..

    Salud!!

    Aunque sea con Mithos, mi cerveza griega favorita..

    ResponderEliminar
  2. Mythos

    (Y) griega, claro!

    ResponderEliminar
  3. Es un despropósito. ¿Cuándo van a enterrar definitivamente a los muertos, a dejar descansar en paz a unos y a otros? Es demencial, están intentando que resurja el odio por algo que debería estar superado. No estoy pidiendo que olvidemos el pasado, sólo que nos demos cuenta de que es pasado y que nos sirva para aprender algo positivo.

    ResponderEliminar
  4. Pues para esquelas curiosas, aunque no tenga que ver con el tema, las publicadas con motivo de la muerte de Cándido.

    Leí dos, una puesta por los hijos y otra por la segunda esposa. Uno lee las esquelas y se da cuenta del mal rollito familiar.

    ResponderEliminar
  5. joer... ¿Y esa afición por leer esquelas ajenas? yo nunca he entendido este "ritual" no entiendo muy bien el "para qué", quizás sea para mear más alto, no lo sé ciertamente pero los ejemplos que pones asi lo confirman, este pais será cualquier cosa menos de locos, diria yo que de caciques, chupatintas, soplagaitas y con una mala leche arraigada por la desconfianza que nos hace ser lo más de lo más... menos mal que existen excepciones como el seleccionador de baloncesto por que si fuera por la ministra de educación, ciencia y deporte...

    ResponderEliminar
  6. Debo confesar mi afición a leer esquelas, creo que son novelísticas, me parecen incluso irreales, sobretodo estos ejemplos que nos ofreces, pero ahí están, todo un mundo a parte.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  7. en mi pueblo, aun se sigue apuntando en la pizarra de las iglesias quien muere y en vez del nombre se usan los motes, viva el siglo XXI ^^
    es fascinante ver a la gente hacer ruta por las pizarras para estar al día de con quien tienen que cumplir. lo de cumplir y aparentar se estilará toda la vida,no?

    P.D.:me he descojonado yo sóla con eso de "leer esquelas ajenas" que ha dicho casshern, espero q el día q leas tu propia esquela, te metas en el blog para contarnoslo xD

    ResponderEliminar
  8. Hola a todos:
    Por desgracia, al menos hasta que se mueran todos los que vivieron la Guerra Civil y el Franquismo no se podra hablar de esta tragedia sin ser tachado de ser un "rojo antiespañol" o un "facha". Ahora parece que esta de moda que cualquier supuesto intelectual escriba libros sobre la Guerra Civil o el Franquismo y se le etiquete de historiador, aunque no haya pisado un archivo en su vida y unicamente se haya dedicado a leer algun libro sobre el tema y poco mas.
    Que se deje la Historia para los profesionales de la Historia y que dejen de manipularla periodistas y politicos para arrojarsela a la cara a los demas. Es rara la familia española donde no haya muerto alguien durante la guerra, por lo que ese "merito" no es exclusivo de nadie ni siquiera del Presidente. Incluso si me apurais es rara la familia donde algun miembro mas o menos cercano no estuviese en cada uno de los bandos, para que ahora se venga a decir lo que fue la Guerra Civil. Por otro lado, mucha gente lucho en uno de los bandos no por ideales, sino simplemente porque se le llamo a luchar en el ejercito de su zona de orige.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  9. ha empezado la guerra de las esquelas... si haces un poco de hemeroteca encontrarás la de Joaquín Maurín de modo muy curioso publicada en periódicos catalanes y españoles en general de los últimos años del franquismo... muy curiosa porque le vendieron funeralmente como católico... y obviamente no lo era, como denuncia Víctor Alba en una biografía que le hizo.

    ResponderEliminar
  10. Qué razón. La gente muere, pero parece que hay personas interesadas en que no mueran los rencores.

    ResponderEliminar
  11. Sabía que no podríais permanecer impasibles. ¿Sabéis lo que pienso? entre la tontería de nuestro ínclito presidente y los delirios de los del otro bando, están destapando algo muy peligroso. Porque estoy convencido de que hay guerras que se desencadenan por modas. Estoy seguro de que las primeras esquelas las pusieron profesionales, pero ahora a todo quisque le ha dado por recordar que tuvo un tío abuelo que fue afusilado por alguien; cosa que, al parecer, da caché.

    Yo ya conté algunos de mis fantasmas familiares (lo que pensaba "el otro día") y no pienso repetir, salvo para contar otras cosas.

    Pero, por ejemplo, en Alemania, se dedicaron durante cuarenta años a contarle a la gente lo mala que era (aunque hubiera nacido en 1970). En 1986, yo tenía una profesora de Alemán, coleguita de pegarme. Alemana, claro. Cuando fuimos cogiendo confianza y nos íbamos por ahí a comparar la Mahou con esa bier suya, acabábamos hablando de Historia, que a los dos nos ponía. Estudiaba Periodismo y fue la primera vez que oyó hablar de que en 1919 los polacos estaban a las puertas de Berlín (y poco después, de Moscú), o de los 3 millones de alemanes deportados y en general muertos después de 1945. Luego vino la caída del muro y ese conocimiento y el saber que habían vivido una infancia culpable sin haber hecho nada (ellos) produjo toneladas de Skin heads. Así que, al loro.

    Preferiría que esa horda de analfabetos funcionales que viven de nuestros impuestos dejaran de jugar con Feuer.

    ResponderEliminar
  12. Por cierto: Como ya se ha acabado lo bueno, es decir, mis semivacaciones en agosto y ahora hay que currar todo el tiempo, me perdonaréis que no conteste personalizadamente (salvo, tal vez, los findes)¿Ok?

    ResponderEliminar
  13. Pero, bueno, Casshern, a tí que eres el más antiguo, te lo cuento. Lo de las esquelas es una costumbre que me pegó mi abuela materna (la del militar leal) que siempre empezaba el ABC por ahí cuando yo era pequeño. Luego leí "Celtiberia Show", de Luis Carandell y hasta coleccioné durante un tiempo las más rocambolescas. Ya no.

    ResponderEliminar
  14. No tengo ninguna duda, nos hemos vuelto gilipollas.

    ResponderEliminar
  15. Después de las esquelas en los periodicos, vienen las lápidas de los cementerios con inscripciones, que podrían hacer los tomos II y III del Celtiberia Show; Seguirá una tanda de nombramientos de calles, con sus placas martirológicas y los correspondientes mítines de inauguración. Al final, vendrá un Alexander Solzhenitsin patrio, describiendo el GULAG franquista y, como no, otro, con una guía nominal de los desaparecidos en las chekas. Espero, que, esta vez, no se lleven ningún Nobel, ni siquiera un Planeta por sus estudios estadístico-necrológicos.
    No quiero ser cantamañanas, pero algo parecido puede suceder. La necrofília nunca pasa de moda.

    ResponderEliminar
  16. canción popular: el muerto al hoyo y el vivo al boyo...chimpún y se acabó...que manía si esa de inculcar el odio o el amor fanáticos a alguien que ya no está, y vete a saber que diría de todo esto si levantara la cabeza.

    A ver, yo que soy niña de transición ¿a quien cojones se supone que debo amar desaforadamente? ¿A Naranjito? Pos que viva la piel de naranja, ¡¡¡coñoya!!!

    Lo que hay que ver...gilipollas tos, y además con nocturnidad y alevosía...

    Besoteeee

    ResponderEliminar
  17. muy jipi la primera...

    ResponderEliminar
  18. Vaya! Parece como que si me hubiera oido: Sánchez Dragó la emprendió con una placa callejera. Dice que la performance es un "acto poético de justicia personal,bla, bla bla"; también, supongo, que una "buena" y prosaica promoción de su libro. Para mi, por otro lado, es un alivio, ya que le reservaba el papel de Solzhenitsin con su listin telefónico de todos los fusilados (en este caso, por "falsos" falangistas). Me da, que prendió la mecha de la etapa "Mártires a las calles". Solo me pregunto, ¿quién estará cosiendo los listados del Archipielago GULAG Celtibérico?

    ResponderEliminar
  19. Gracias héroe de cómic presidencial por ayudarnos a recobrar la memoria más estúpida y frentista.

    ResponderEliminar
  20. La estupidez humana no tiene límites. A 70 años vista de la guerra aún algunos se siguen acordando y rememorando aquellos años como si por hacerlo fueran a cambiar algo de lo que pasó.

    Lamentable.

    Salud y paz.

    ResponderEliminar
  21. Pues sí, deberíamos mirar atrás, pero para no volver a cometer los mismos errores. No para mantener vivo un odio que debemos enterrar de una vez por todas.

    ResponderEliminar
  22. el otro día me preguntaba y quería preguntarselo a alguna amiga psicóloga... pues si existe o si no ha dejado de existir, debe ser porque es util evolutivamentee... ¿de que sirve la venganza? daño, más daño, se estira el daño y venga más daño... ¿que sentido tiene?

    ResponderEliminar
  23. El mayor logro de Rodríguez el Traidor es haber conseguido joder la convivencia consensuada desde el año 78 y lo que nos queda por sufrir con este tio rencoroso.

    ResponderEliminar
  24. La verdad es que yo sólo quiero que me quemen y que el dinero de la esquela se lo gasten en vino y cerveza...Si alguien quiere recordarme que no sea pagando

    ResponderEliminar
  25. Yo opino que ahora se muere gente que antes no lo hacia.

    ResponderEliminar

Soltad aquí vuestros exabruptos