5/9/06

Y sigue, y sigue...



Bueno, ya que Blogger está en plan peñazo y me cuesta varios intentos subir imágenes, de momento dejo ésta, pero tengo más preparadas, qué os creéis.
Os aseguro que ya no cuelgo más esquelas. Es sólo para que se aprecie la continuidad del fenómeno desde los aledaños del 18 de julio (de 2006) No sé si esto es normal. Parece que sí

Por otra parte, observo que en otros campos el nivel de imbecilidad sigue su vertiginosa carrera hacia el cero absoluto, por más que parezca imposible o, cuando menos, difícil.

En El País de hoy viene un artículo de una señora denominada Adela Cortina (a quien se describe como catedrática de Ética y ¡Filosofía Política! de la Universidad de Valencia, así como directora de la Fundación Étnor, que debe ser una cosa sumamente profunda y comprometida) hablando de algo de tan rabiosa actualidad como es el Proyecto Gran Simio.

Juro por Palas Atenea y por el Bushido que, al comenzar su lectura, esbocé una amarga sonrisa pensando que, como parecía lógico, la expresada docente se acogía al noble recurso de la ironía. Pero qué va, qué va... Iba en serio. No se adhería, como buena progre; antes al contrario: criticaba acerbamente.

Primero, porque el Proyecto habla de “los simios”, y no de “los simios y las simias”, arremetiendo la docta catedrática incluso contra el pobre traductor (o traductora) (o camarada Loreta) que había incurrido en la ignominia de no traducir al lenguaje políticamente correcto “The Great Apes Project”.

Pero la cosa no acaba ahí, qué va. Segundo: a renglón seguido, procedía a desacreditar el Proyecto porque no incluye a los monos (y monas) pequeños. ¿Qué pasa, que ponemos el límite en el tamaño, o -lo que es peor- en el parecido con el vil humano? ¡Pues sí! ¡Ay Dios...!

El articulillo discurre hacia su fin a través de un análisis surrealista de la fatuidad humana, que discrimina a los seres (y las seras) (y la camarada Loreta) según se nos parezcan más o menos.

Eso sí, en una pundonorosa tentativa de justificar su sueldo universitario, toda esta sucesión de despropósitos va minuciosamente aderezada con citas de (por orden de aparición):

Richard Ryder, Kant (Don Immanuel), Peter Singer, Jeremy Bentham, Tom Regan, Hermann Daggett y Francisco de Asís (San)

Al parecer, se trata de una seria contribución al combate dialéctico contra una nefasta desviación ideológica que yo desconocía hasta que esta señora me ha iluminado, llamada “Especismo”; consistente al parecer en preocuparnos más por la especie humana que por otras especies, por el mero hecho de que nosotros pertenecemos a ella; argumento pueril y absurdo donde los haya. He sacado la conclusión de que el Especismo es una cosa la mar de chunga. No sé vosotros.
De todas formas, en medio de este océano de depravación he encontrado un puntito de luz. Al parecer, ZP ha hecho caso de mis insistentes emilios y cree haber encontrado la forma de quitar de en medio a Elena Salgado sin que le saque un ojo, proponiéndola candidata a presidir la OMS. Eso, lejos, lejos.

10 comentarios:

  1. Definitivamente, gilipollas.
    Ah, y me apunto al Especismo, como no podía ser menos. Me interesa más la especie humana que las otras justo porque pertenezco a ella. Qué le voy a hacer.

    ResponderEliminar
  2. bien

    Después de leer esto,
    me declaro homínida.
    Preguntándome si ir hacia atrás o tirar p'alante
    Con todo lo que eso supone..
    Estoy en una encrucijada dificil
    Algún consejo???

    ResponderEliminar
  3. Ni caso. P'alante.

    ResponderEliminar
  4. Estoy con Piolet, p'atrás es camino recorrido.

    ResponderEliminar
  5. joer... de Valencia tenía que ser... hombre hay que reconocer una cosa si en toda la historia de la humanidad aun queriendo nunca se ha querido al projimo, intentemoslo ahora con los monos, monas, monitos, monitas, orangutanes, orangutanas y la madre que nos parió a todos con tanta soplapollez.

    pd: para quien no lo sepa yo soy de Valencia

    pd2: yo si uso la ironía.

    ResponderEliminar
  6. Creo que esa señora declaró a un periódico local que los espectáculos erótico/festivos fomentan la violencia contra las mujeres.

    Un portento, oiga.

    Son de esas adeptas que utilizan cualquier clavo para soltar su discurso, venga o no a cuento.

    ResponderEliminar
  7. Hola a todos:
    Esto demuestra dos cosas:
    1ª Que la estulticia esta en todas las tendencias politicas aunque para algunos solo lo sean los de enfrente, demostrando por tanto la propia.
    2ª Que cualquiera puede ser hoy dia profesor de universidad si tiene amigos. Me permito contar una anecdota de los años 50. Parece que uno de los pocos catedraticos de Historia Antigua en los años 50 dijo a un grupo de compañeros, que con tres votos (quizas pudo decir amigos, esto pasa cuando son anecdotas de terceros) hacia catedratico hasta a una farola, porque mucha gente le debia favores.
    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  8. Gilipolleces aparte, sobre lo de Salgado es una pena: esta señora ya no podrá quitarnos el alcohol, ni las drogas legales aun en el mercado, ni las fiestas populares, ni el fútbol ni el basket ni nada así. Lo que no se es si quien la sucede podrá librarnos de otro mal hábito: pagar la hipoteca. Eso si que sería una buena medida legislativa ya que el vicio que tenemos con el banco nos puede costar la vida, y además contaminamos al resto por decirles que se compren casa.

    Salud y paz.

    ResponderEliminar
  9. Yo veo un par de problemas (grosso modo, desde luego que existen más):
    El primero es que la señora esta cita a Peter Singer pero desacredita el proyecto por no incluir a los monos (lo de decir monos y monas ya es para darle una torta y que se calle), lo que significa que no se ha leido el Proyecto Gran Simio, o que lo ha leido y no ha entendido una mierda.
    El segundo es que gente como esa hace que a otras personas les deje de interesar el tema.
    Como tu bien dices, ESO, LEJOS LEJOS.

    ResponderEliminar
  10. En efesto: yo creo que lo que está en marcha a través de una conspiración internacional progrefascista es el "Great Stupid Project". l proceso de hiperimbecilización social está que, o lo paramos, o nos para.

    ResponderEliminar

Soltad aquí vuestros exabruptos