25/12/07

Disfuncional


La mañana de Navidad me gusta porque está vacía. Las familias duermen apaciblemente sus resacas, está todo cerrado y no hay periódicos para el café.

Por suerte uno tiene sus recursos: el Parador no cierra nunca y me había guardado El País Domingo para esta mañana (en realidad, desde el sábado, con los festejos no he tenido mucho tiempo para leer y, como estoy enganchado a las aventuras de Marco Didio Falco, ese poco tiempo lo he dedicado a trasladarme a los bajos fondos de la antigua Roma)

Pues El Domingo de El País era muy siniestro: traía una entrevista al Juez del Olmo, otra a Imre Kertész, otro artículo sobre John Rabe (el Schindler de Nanking sobre el que -de ahí el artículo- ya hay peli a la vista), más el consabido repaso británico de Timothy Garton Ash sobre terroristas varios.

Ya me he leído todo y confirmo nuevamente que soy de Melmak. La reverencial entrevista al Nobel Kertész que, aparte la discreta publicidad de su último libro, se centra para variar en Auschwitz y el Mal, con las consabidas referencias al Gulag, por la cosa de equidistanciarse un poco, me deja frío.

Tanta explicación retórica del pasado Mal para ocultar el Mal presente, ya me cansa. Me cansa por el ejercicio de memoria selectiva (ejercicio, al fin) y porque, como siempre, se proponen como causas lo que son síntomas.

Para explicar Auschwitz, o cualquier otra cosa que hacemos los humanos, incluida mi escritura de este blog, hay que ir a la Zoología. Me quedo en la Zoología y no me remonto hasta la Física de partículas porque la controlo todavía menos y porque el discurso subsiguiente sería ya difícil de relacionar con la realidad sensible cotidiana.

Insisto una vez más a riesgo ser un plasta: Somos una banda de primates que desarrolló una serie de habilidades que la han llevado a una explosión demográfica incontrolable.

Nuestras pulsiones siguen siendo las de todo primate (como sabe cualquiera que haya pisado una discoteca o un campo de fútbol). Esas pulsiones y los comportamientos que producen, eran muy adecuados para la supervivencia de pequeñas hordas de cazadores recolectores, pero en el estado de amontonamiento en que hoy nos desenvolvemos, son bastante disfuncionales.

Cuando yo estoy trenzando mis análisis apodícticos en la barra del bar y el típico listo que ha oído hablar de cosas me dice que "las guerras son por la economía", él, por supuesto, no tiene la menor idea de lo que está diciendo. Repite su slogan para dejar sentado ante las hembras en edad fértil que es un tipo muy listo, difícil de engañar y, por tanto, de carga genética deseable de recibir.

Traduzco: las guerras entre humanos son las peleas entre grupos de gorilas por los recursos (hembras en edad fértil incluidas: por eso en las guerras se viola tanto) Lo que pasa es que somos tantos que la cosa se sale de madre. Y, como tenemos más recursos, duran más y muere muchísima más gente.

La lealtad a La Patria (grande o chica, gaita o lira), las Banderas y demás emblemas emotivos son una trasposición a escala humana de la lealtad mutua del grupo de gorilas. Yo, por lo menos, cuando estoy ligeramente ebrio y me emociono cantando En Tierra Extraña o L'Estaca (soy sumamente versátil en cuanto a mi folklore personal) sé por qué me emociono, Mahou aparte.

Las ideologías, religiones incluidas, son superestructuras inventadas para mantener la lealtad de los miembros inferiores de la tribu hacia los machos dominantes, que son, al fin y al cabo, los que se comportan como primates relativamente razonables: rarísima vez corren peligro físico con la guerra y son los únicos que se benefician personalmente de ella.

En nuestro cerebro sigue impreso que el otro, el diferente, es un enemigo potencial; de ahí que la reacción más primaria ante su presencia sea hostil.

En un mundo poco poblado, se puede evitar al enemigo. En éste hacinamiento nuestro, no. De ahí que hasta hayamos eliminado los códigos mamíferos de rendición: lo más conveniente es exterminar al enemigo, porque no podemos apartarnos de él.

Recurriré una vez más a las sabias enseñanzas de Robert Nesta Marley. Como ya saben mis amables lectores, Nesta es un schnauzer gigante. Un perro grande, fuerte, inteligente y potencialmente feroz (y, además, guapo)

Cuando dos machos con temperamento se cruzan por el campo, se tantean, se ponen un poco chulos y, por lo general, seguirán su camino echándose miradas de soslayo. Si se enzarzan, la cosa terminará rápidamente con uno rindiéndose, el otro humillándolo un poco y siguiendo su camino.

En la ciudad los obligamos a tener esos encuentros permanentemente. Ellos se pasan la vida meando para marcar el territorio y comprobando con estupor que nadie lo respeta, porque sus ignorantes amos humanos se empeñan en pasearlos a todos por el mismo sitio al extremo de una correa.

Cuando dos machos temperamentales se enganchan llevando cada uno un humano al extremo de la correa, el resultado puede ser bastante más desagradable.

Pero si les dejas a su aire, la cosa cambia. En los amplios espacios seminaturales de la Casa de Campo, la cosa es completamente distinta. Había un galgo que vivía a su aire por ahí, cazando conejos (es lo que se supone que hace un galgo) y comiendo lo que dejaban para él los dueños de un restaurante, muy majos: amantes de los perros. Era un animal bastante tímido, pero acabó acostumbrándose a Nesta, a la profesora Kraff e incluso a vuestro humilde narrador, así que venía a buscarnos. Nesta y él se hicieron amigos, se pegaban unas carreras tremendas, jugaban juntos (cosa que Nesta no hace casi nunca con otros machos) y hasta le enseñó a cazar conejos (Nesta nunca lo conseguía, pero hacía mucho ejercicio)

El galgo no era su enemigo. No tenía tribu ni humano al extremo de la correa. No competían, ergo cooperaban.

Para un perro sensato como Nesta, el galgo no era un enemigo. Pero para algún humanitario escritor de cartas al dominical de El País, constituía una disfunción inaceptable. Denunció su existencia a la autoridad (humana) competente y llegaron los de la perrera. Según me contaron, se defendió valientemente (los hijos de puta humanitarios sacaron la escena en "Madrid Directo" aunque yo, por suerte, no lo vi) pero lo trincaron para meterlo humanitariamente en una jaula y, al cabo de un tiempo, ejecutarlo humanitariamente.

Unos conocidos del servicio de recogida de animales de la Comunidad de Madrid, me confirmaron que consiguió escaparse (imagino que con la ayuda de algún empleado) y se volvió a la Casa de Campo. Por desgracia, lo atropelló un coche en la Avenida de Portugal cuando le quedaban unos metros para llegar.

Este es el mundo al que se supone que tengo que adaptarme. Me cuesta un huevo.

17 comentarios:

  1. Pues sí, es una putada, pero no queda otra sino echarle huevos a la vida y tirar p'alante.
    Y lo digo yo, que hoy precisamente no tengo el horno para muchos bollos.

    ResponderEliminar
  2. Es que los humanitarios son candidatos al exterminio. Me refiero a ese tipo de humanitarios que les da por pensar en el bien del galgo.

    ResponderEliminar
  3. De acuerdo en casi todo, como siempre. Un poco flojeras te has levantado hoy, según veo. A mi, por suerte, hoy me ha tocado trabajar y no he podido asistir a la comida familiar de Navidad. ¡Qué peeeena!

    ResponderEliminar
  4. Anoche tuvimos una extrañísima conversación en la cual un tío mío y sus dos hijos defendían que los cazadores (ellos lo son) no tienen la culpa de que las rapaces estén en peligro de extinción. Y un primo mío llegó a enorgullecerse de haberse cargado a una amenazadísima rapaz, alegando que dicha rapaz luego es capaz de comerse los conejos del coto donde él paga para cazar.
    No, si es que tiene cojones el asunto... luego dirán que van de respetuosos con la Naturaleza.

    ResponderEliminar
  5. 'Somos una banda de primates que desarrolló una serie de habilidades que la han llevado a una explosión demográfica incontrolable'.

    Ni siquiera somos primates habilidosos: hasta para hacernos pajas necesitamos ayuda y de ahí la explosión demográfica xD

    A pesar de todo ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  6. ...viruses había oío yo que eramos...animalito, por cierto, con tanto marcador y cosas para discutir me ha costado un webo encontrar donde se comentaba...tio, que estamos en navidá y los azúcares y los vapores etílicos nos hacen más primates todavía...pónselo fácil a esta orangutana por dióooo!!!

    Besotes inadaptados

    ResponderEliminar
  7. fer, no hacen falta huevos, querido amigo, para seguir adelante: basta con la inercia. Por otra parte, un cazador como dios manda no se cargaría a una amenazadísima rapaz.

    Dª Alicia, sólo espero que galgo sea feliz persiguiendo conejos por las verdes praderas de Wakantanka.

    Capazorros, tú sabes perfectamente por qué me levanto flojeras algunas mañanas. En cuanto a las guardias, qué buen invento, ¿ein?

    Cerrajero: Bienvenido a éste tu bar. No se trata exactamente de que precisemos ayuda para hacernos pajas, sino de que toda ayuda (intersexual, en mi caso, prevengo) es bienvenida. ;)

    ¡Iralow! No te comliques la vida: los comentarios de mis clientes, son lo primero (uséase, lo que está en primer lugar). Por cierto, si yo te lo pongo fácil, pero no veía que mostraras interés. ;)

    ResponderEliminar
  8. Me he quedado totalmente añurgada con la historia de la amistad canina y el triste final del galgo, que no podenco.

    Fuerte putada. Mis condolencias.

    Anónima Paula

    ResponderEliminar
  9. Aun a riesgo de parecer una completa pelota y no aportar nada enjundioso en el comentario, ¡ay, cuánta lucidez junta en su post!

    ResponderEliminar
  10. Vaya, ya me han chafado la gracia de los podencos.

    De todas formas, si hablo de ellos se extinguen. Me faltó tiempo para reseñar la noticia de sus actividades con Bancaja para que la maten... Si es que luego dirán que yo soy Moriarti...

    ResponderEliminar
  11. Llevo un lustro intentando adaptarme a este mundo y no lo he conseguido.
    Claro que mucho empeño no pongo.
    saludos cordiales

    ResponderEliminar
  12. El asesinato de Benazir Bhutto da al traste con la posibilidad de maquillar el régimen autoritario de Musharraf, además de dejar sin opciones de acceder al pastel del poder a la oligarquía sindhi. Después del primer atentado contra la líder vuelta del exilio, se proclamó el estado de excepción alegando el peligro integrista a la estabilidad del país. ¿Hará lo mismo Musharraf ahora que las bases despechadas del PPP se lanzaron a las calles? La realidad es que no lo necesita: Musharraf ya es proclamado presidente constitucional, el ejercito, como siempre, está encabezado por un general pundjabí, Ashfaq Kiyani y la única oposición articulada que queda, la del partido de Nawaz Sharif, también es pundjabí. En cuanto a los disturbios provocados por los partidarios de la líder sindhi asesinada, se pueden reprimir policialmente sin necesidad de proclamar la ley marcial ni de postergar las elecciones legislativas. ¿Para qué? Todo quedará en casa.

    ResponderEliminar
  13. hola pcbcarp

    ya hemos publicado el ejemplar de la botella vacia en el que nos diste permiso para poner un poema tuyo que publicaste en este blog. Lo puedes consultar en la web de la botella, es el núemor actual, 5, en pdf.

    www.botellavacia.tk

    un saludo y que la cerveza te acompañe.

    ResponderEliminar
  14. Anonima Paula, ante todo que sepas que es un verdadero placer volver a tenerte por aquí, en cuanto a lo del estado de ánimo, no es para menos. Es una parábola (que no hipérbola) real del Estado del Bienestar

    Reinadelamiel, Gracias. En realidad escribo estas cosas para dar de comer a mi ego.

    Maese Folken, es que hay que estar más al loro para que no te pisen las gracias. Por otra parte, mejor que no hables (aunque estoy pensando en pasarte una lista de nombres de candidatos al exterminio casual)

    Ray, ¿sólo un lustro?

    Piolet eres un enfermo, joder, podías haber esperado un poco

    Canichu, ¡Vaya! Gracias. Es un honor y es evidente que el consejo de redacción estaba borracho en pleno cuando se reunió.

    ResponderEliminar
  15. Cuesta adaptarse, ya lo creo que cuesta!!!

    Qué le sea leve, pues!

    ResponderEliminar
  16. Capazorros28/12/07 17:25

    ¿Adaptarse? Que se adapten ellos.

    ResponderEliminar
  17. Oído cocina! Cuando a Sarkozi le caiga la maldición faraónica, me tomaré una tila. Al fin y al cabo, el se la buscó.

    ResponderEliminar

Soltad aquí vuestros exabruptos