7/1/10

Miedo (II)


lord-mountbatten-1

Cuando el servicio secreto de Su Graciosa Majestad advirtió a Lord Mountbatten de que el IRA había decidido cargárselo, y le plantearon todas las medidas de seguridad que en lo sucesivo le acompañarían, éste contestó con una de esas frases lapidarias tan británicas; algo así como: “el IRA podrá decidir cómo voy a morir, pero no cómo voy a vivir”. Al final se lo cargaron, claro, pero mientras tanto siguió viviendo como le dio la gana, que para eso tenía pasta, qué coño.


En las leyes visigodas estaba más penada la estafa que el atraco a mano armada, ya que se consideraba que un honrado visigodo estaba en condiciones de defenderse a sí mismo, pero que, como era gente sencilla, era más fácil engañarlo.

Eran otros tiempos y otras gentes. Hoy, en Occidente lo que prima es ser blandito y estar acojonado (por los terroristas, por la vejez, por las pensiones, por las enfermedades, por los accidentes, por el cambio climático…). Cada vez que hay un atentado terrorista o un intento de tal, la respuesta consiste en reducir la libertad de los eventuales objetivos de los posibles ataques, o sea: nosotros. Ello, en sí mismo, constituye una victoria de los terroristas. En cierto modo, da la impresión de que el objetivo de los terroristas y de nuestros gobernantes coincide: que tengamos mucho miedo de todo.

Yo tiendo a fijarme en casos como el del pasajero holandés del vuelo del otro día que se lanzó sobre el terrorista y le impidió terminar su acción; o el de aquél honrado escocés que se lió a puñetazos con el terrorista islámico que intentó volar la terminal del aeropuerto de Glasgow. Mi opinión es que en un mundo normal, habría sido imposible que cuatro árabes armados únicamente con cutters hubieran podido secuestrar un avión con doscientos pasajeros y estrellarlo contra las torres gemelas. Y menos, varios aviones.

A mi juicio, tanto la educación como el léxico que se impone desde los medios de comunicación tiene mucho que ver en el proceso de estupidización de la sociedad occidental. Sin ir más lejos, ese amado término: “víctima”.

A mí me resultaría insultante que alguien me llamase “víctima”. Que en el indeseable caso de que me pegaran un tiro o me volaran me calificasen de “baja”, vaya y pase; pero, “víctima”… Me parece innecesariamente humillante.

Pero, claro, es la mentalidad de que se pretende imbuirnos. Somos pobres blancos indefensos que dependemos de que los de arriba nos pongan más cámaras de seguridad para vigilarnos, nos controlen (aunque sea potencialmente) nuestras comunicaciones, nos despeloten para poder subir a un avión… Se supone que el ser vigilados y humillados debe hacer que nos sintamos mejor. Más seguros.

Yo, desde luego, no.

18 comentarios:

  1. Si, muy de acuerdo. Lo de "caído" en vez de "víctima" o "baja" tenía todo el sentido, y esta entrada me ha ayudado a entenderlo. A nadie le gusta hacerse matar sabiendo que va a ser una "víctima" y menos aún una "baja" para la posteridad. El asunto cambia bastante si lo que eres es un "caído". En USA no se cortan un pelo y directamente los llaman "heroes", por ejemplo a los bomberos muertos tras los atentados del 11S.

    ResponderEliminar
  2. Hola Embajador. Hombre, lo de caído es que suena a lo que tú ya sabes. Yo, con muerto ya me conformo.

    ResponderEliminar
  3. A principios del siglo XIX los ingleses también se negaron a crear una policía secreta como la francesa para luchar contra los ladrones en las carreteras con el argumento de que era mejor ser robado o asesinado de vez en cuando que perder libertades todos. Pero trata de venderle esa idea a la mayor parte de la gente hoy.

    Resulta curioso como muchos defienden las cámaras en todas partes y otras medidas similares diciendo que si uno no tiene nada que ocultar no tiene por qué preocuparse, que sólo se preocupan los delicuentes y que las cámaras ayudan y protegen a los ciudadanos. Hay varios problemas con esas ideas: 1. Qué es un crimen y qué no, no lo deciden los ciudadanos, sino los políticos y tal y como funciona la democracia actual, los ciudadanos tienen muy poco control sobre ellos, así que lo que no es un crimen hoy, mañana puede serlo; 2. Uno puede tener cosas que ocultar sin necesidad de que sean ilegales por ello, creo que todos tenemos derecho a ocuparnos de nuestros asuntos sin que haya cámaras grabándolo todo en la calle; 3. Si algo quedó claro en el asesinato de aquel joven brasileño en Londres en el 2005 es que las cámaras no están para protegernos; después de que la policía se cargara a ese inocente resultó que ninguna de las 4 cámaras que cubrían la estación estaba funcionando (qué casualidad) así que no se podía recurrir a ellas para resolver las contradicciones entre las declaraciones de la policía y la de los testigos, por lo tanto, no hubo culpables.

    Yo suelo ser una persona cauta y no creo que no se deban tomar en ocasiones medidas para prevenir desgracias, pero hay que valorar qué se gana y qué se pierde en cada caso y en muchas ocasiones se pierde más de lo que se gana porque se limitan nuestras libertades, pero lo más probable es que un grupo terrorista decidido y medianamente inteligente se las arregle para volver tener éxito en el futuro. Hay que asumirlo, shit happens, y no se puede ir por la vida con tanta flojera que lo peor que nos puede pasar es morirnos y como decía Borges en una de sus milongas: "Morirse es una costumbre que suele tener la gente".

    ResponderEliminar
  4. Tal como están las cosas, creo que el término 'novela distópica' va a desaparecer en poco tiempo para ser englobadas dentro del 'realismo (sucio)'.

    Saludos y feliz año.

    ResponderEliminar
  5. Bueno... los británicos sí la crearon para fabricar terroristas en Irlanda, igual como ahora la utilizan para convertir a todo musulmán de su tierra, en un potencial islamista radical.

    Eso de las torres gemelas cada día huele peor. Ahora resulta que las asociaciones de pilotos aseguran que un B-767 ni por asomo puede, a no ser que esté convenientemente preparado, bajar tanto a tanta velocidad. En caso de no estarlo -los hay contados con los dedos de una mano- estallaría. Aquel día todos lo hicieron.
    Veremos como termina la historia, eso si algún día se descubre.
    Lo más probable es que todo sea cierto, que los americanitos que iban en los aviones se dejaran llevar por la resignación, que el miedo los paralizase... -yo, cuando se me incendia la parrilla dejaría que la casa ardiese; y eso que de fuego entiendo un huevo-
    Pero claro, nos han dado tanto por el saco, que ya no nos fiamos de nada, ni siquiera que hayan llegado a la Luna.
    Y es que dime algo que tengamos la certeza de no haber sido engañados.

    Libertades...
    Nos ponen radares para que no corramos, no sea que nos estrellemos; para ir hasta 80 en la autovía, no fuera que nos contaminemos -ahora han descubierto que no sirve para nada, pero no retiran la prohibición- No podemos fumar ni en el bareto- Tenemos cámaras para aburrir y solo sirven para ver como nos meten mano para sacarnos la cartera, no para evitarlo...
    Ahora tengo que ir en bici con casco y chaleco refractante, so pena de ser multado, eso en una ciudad donde pasan de montar carriles-bici. Para serte sincero: hace poco multaron a un ciclista por hablar por teléfono.
    Nos han convertido en polichinelas, en robots con la vida prefijada. Pronto nos darán hasta la fecha de caducidad. Y luego pasa lo que pasa.
    -No se preocupe- nos dirán -Usted, si no se sale del guión, la palmará el tal del cual. Y si se sale lo multamos-
    ¿Cómo vamos a entrometernos si un desquiciado -lo de árabe lo dejo- pretende romper lo prefijado?
    Seguro que si intervenimos nos multan y, si no, alguien debidamente autorizado lo pondrá en su sitio.

    ResponderEliminar
  6. Mira con que cita más chula me he topado hoy:

    “El terror es la esencia de la dominación totalitaria”
    Hannah Arendt

    Muy recomendable leer a la Arendt por cierto.

    ResponderEliminar
  7. Interesa mantenernos acojonados, interesa que nos busquemos a un primo de Zumosol que supuestamente nos proyeja, interesa invertarse enemigos imaginarios, interesa sembrar el miedo y no cortarlo de raíz.
    Cuántas ganas de dar por culo a la gente normal. Menos mal que, como dices, los visigodos eran unos machotes como está mandao: gente llamada Liuva o Chindasvinto, tras sufrir acoso escolar gracias a sus nombres, se enfrentaban curtiditos a la vida y resueltos a soltar hostias como panes.
    Ahora no pasa nada de eso, no sea que las Yénifers y los Yónatans teman por su vida. Deben vivir protegidos y, si el profesor les castiga o corrige, ya se encargarán sus padres de denunciar a dicho profesor.
    Me he ido del tema, lo sé, pero me da a mí que todo está conectado.

    ResponderEliminar
  8. Totalmente off-topic, pero, ¿te parece correcto el razonamiento de este señor? Te pregunto porque yo ni idea.

    http://www.elmundo.es/elmundo/2010/01/08/navegante/1262962730.html

    Es un tema que siga con alguna preocupación. Poca, pero alguna.

    ResponderEliminar
  9. Mi abuela es el termómetro que utilizao para medir el grado de mieditis extendido entre la población por los de arriba a través de, sobre todo, la televisión, lo cual aprovechan para medidas de excepcionalidad que se asimilan fácilmente por la población. Como se pasa la vida mirando la tele, cada vez que la visito me cuenta algúna tragedia provocada por culpa de nosequé extranjero, nosequé terrorista, sin ponderación ni comparación. Parece que las calles están llenas de maleantes y los aviones de terrorista. A mí me lo hace sentir mi abuela y los del aeropuerto de Tel-Aviv. Veremos cuando vuele próximamente desde Barajas.

    ResponderEliminar
  10. yo también me apellido Ramírez: http://www.gerraeterna.com/archives/2010/01/abejas_terroris.html

    ResponderEliminar
  11. La interpretación del uso del miedo por doble partida me parece muy acertada

    ResponderEliminar
  12. El atemorizar al personal le interesa por igual a las dos partes, terroristas y gobiernos, o los que manejan el cotarro, que suelen estar en la trastienda. Eso pasa con la propaganda de las pandemias de mierda, que nos meten por todos lados. Mira con la gripe A, una mariconada de gripe, que ha servido o servira, para que con la excusa de salvarnos de su contagio, cualquier gobierno pueda cortar todos nuestro derechos fundamentales.

    ResponderEliminar
  13. de pronto nadie tiene miedo.
    interesante.
    oh claro es poque nos qieren someter.

    ResponderEliminar
  14. ¡Vaya! Todos estamos más o menos de acuerdo. Eso me preocupa. ;)

    ResponderEliminar
  15. http://unhombresentadoenunasilla.blogspot.com/2009/09/regreso.html

    Miedo o locura aceptados, asumidos y normalizados.

    ResponderEliminar
  16. jajajaja
    muy gracioso eso de morir y luego preocuparse por el adjetivo que le ponen a uno! jaja
    saludos!

    ResponderEliminar
  17. Llego un poco tarde, pero por desgracia esto es un tema eterno...
    Si te pasas por la página de la policía y ves los consejos que nos dan a las mujeres para prevenir ataques sexuales te das cuenta de hasta dónde llegan las cosas: ni una sola vez dicen "si puedes, defiéndete". Jamás. Que llames, que esperes, que denuncies... pero que le des una patada en los huevos si el atacante es medio enclenque, nada. Jamás te aconsejan que aprendas defensa personal (no hablo ya de armas, que me echan del país).

    Lo de bajas... en el caso del terrorismo, yo hablo de asesinados, en guerras, muertos, ante pelotón o con tiro en la nuca, ejecutados o ajusticiados... las bajas suenan a daños materiales, y víctimas... pues tienes razón: le das la victoria al terrorista asesino. La etiqueta de víctima es demoledora y paralizante.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Soltad aquí vuestros exabruptos