23/5/06

Llegó el deshielo a Afganistán

Civil afgano con juguete.



Esta última semana, mucho curro, pocas ganas de escribir. Pero, bueno, volvemos a Afganistán, y así le doy pie a Piolet para que nos ilustre con su sabiduría.


Hace un par de meses hablábamos de Afganistán y decíamos que en cuanto llegara el deshielo se iba a liar (más), ¿no? Pues ya ha llegado el deshielo. Hay combates a diario y muertos occidentales a diario. Ya no se limitan a escaramuzas por la frontera con Pakistán, sino que los ataques de los talibán se han extendido por la práctica totalidad del país y ataques con cientos de combatientes a la vez, y suicidas. Es curioso cómo los periodistas se empecinan en no ver cómo funcionan las cosas. Cuando digo periodistas, me refiero a la mayoría de ellos; de los que escriben en los periódicos y hacen las noticias de la tele, porque cada vez quedan menos periodistas de verdad, que saben de qué hablan. Por otra parte, me refiero a los periodistas porque, esta vez, parece que los yanquis sí han querido enterarse: la prueba es que se están pirando de allí a toda leche, dejando el marrón a la OTAN; en este caso europeos y canadienses.

España ha tenido que mandar refuerzos (los mínimos para mejorar un poco y de momento su propia seguridad : una compañía reforzada) porque la situación es que no podían hacer casi nada más que protegerse a sí mismos. De cumplir su misión de apoyo a la reconstrucción, poca cosa. Y es peligroso, dado que es una guerra, Consiguieron camuflar lo del helicóptero; pero más pronto que tarde empezaremos a tener bajas en combate que no haya más remedio que reconocer. Así que la pregunta que surge es: ¿qué hacen allí los soldados españoles?

La respuesta obvia es: a estas alturas no se podía repetir lo de Irak, porque quedaríamos demasiado mal, no sólo con los Estados Unidos, sino con el resto de la OTAN. No vamos a marcharnos de allí cuando Canadá, Holanda y Gran Bretaña están mandando dos mil soldados cada uno: nosotros mandamos 150. Estos refuerzos van a sustituir al ejército americano. Y van a comerse el marrón.

Además, a diferencia de Irak, la misión de ISAF es "legal", es decir, está cubierta por una resolución del Consejo de Seguridad, y su función es, en teoría, reconstruir el país. Colaborar con la creación de unas estructuras formalmente democráticas, (re)construir infraestructuras, sanidad, etc. y luchar contra el cultivo de opio. A ver quién abandona cobardemente tan noble tarea.

En principio, en todo aquello que mejore las condiciones de vida de la población, bienvenidos sean. Por ejemplo, el Ejército Español se dedica a hacer una carretera y sus puentes y a vacunar a los niños contra la polio y el sarampión.

Pero el problema es que Afganistán sigue teniendo una estructura feudal. El mérito de la imposición de un sistema democrático, con su presidente Hamid Karzai, ejecutivo de UNOCAL (la petrolera que quería pasar por Afganistán el oleoducto y gasoducto para sacar los hidrocarburos de Asia Central tocando los cojones a Rusia), es que ha metido a los así llamados señores de la guerra en el así llamado parlamento. Eso sí, después de haber sido elegidos "democráticamente".

Uno de los objetivos de ISAF es el desarme de las milicias feudales. Si los americanos aún no han conseguido desarmar en Irak, no ya a las milicias, sino a la simple población civil (es la ocupación de un país más rara que he visto en mi vida; yo creía que lo primero que uno hace cuando ocupa un país es publicar un bando para que todo el mundo entregue las armas que tenga y, si no, será fusilado sin formación de causa), imagínense ustedes en Afganistán. Para un afgano, su AK o su RPG (como mínimo: puede ser su tanque) es como para un español su tele, más que su tele, porque no lo necesitan para vivir, como nosotros la tele, sino para sobrevivir. Imagínense usted que vienen aquí y nos dicen que nos quieren quitar las teles, y que las teles dispararan.

Imagínense que ustedes cultivan amapola y cobran 100 euros por hectárea (por ejemplo) y que vienen los de ISAF y les dicen que no, que la amapola es muy mala y que cultiven trigo, que se lo pagan a 5 euros la hectárea y que eso es muy bueno y que eso es la democracia. En un país que no produce nada (salvo opio), donde no hay economía tal como nosotros la conocemos y donde, además, el honrado agricultor sabe que quien manda allí es el señor de la guerra de turno (no ya el grande, tipo Dostum, Hekmatiar y compañía, sino el pequeñito, el local), que, casualmente vive de comercializar sus cultivos y que es quien, al fin y al cabo paga. Obviamente, a los soldados españoles, que al fin y al cabo no dejan de ser gente razonable, ni se les ha ocurrido intentarlo, aunque los yanquis presionan a ver si terminan de cagarla.

El ataque a Afganistán en 2001 estaba justificado: tú me atacas, yo te ataco. Aunque fue la oportunidad de intentar poner en marcha los planes de control de Asia Central por parte de las petroleras americanas, lo que todo el mundo sabe y, claro, deslegitima bastante. Ahora estamos como en Irak: es evidente que esos planes se han ido al carajo y se trata de marcharse sin muchos aspavientos, dejando empantanados a los europeos y canadienses.

En cuanto a la situación general, no ha cambiado mucho; las mujeres siguen con su burka, que no era cosa de los talibán y que siempre han llevado (salvo en la época soviética según dónde y según quién) y los talibán vuelven a la política de la época de Najibulah de quemar las escuelas donde van niñas (en los últimos meses, han quemado 200) y cargarse a los profesores que tienen la osadía de dar clase a niñas; no hablemos ya de las profesoras.

Si fuera posible lograr lo que los periódicos dicen, la misión de ISAF sería de lo más noble; evitar que vuelvan los talibán es, en efecto, una noble tarea, porque son aún peores que lo que hay. Lo malo es que no hay voluntad para ello (haría falta medio millón de soldados con todo su equipo y, ¿se imaginan el Parlamento español aprobando el envío de, pongamos 20.000 soldados? ¿Y quién iba a pagar eso?) y, si se pretende acabar con los talibán e implantar una democracia occidental así por las bravas y además erradicar el opio, la tarea es imposible, porque tienes que pegarte con los talibán y con los enemigos de los talibán, y con casi todo quisque.

Por otra parte, ¿qué es un talibán? Muchos están ya en el parlamento "democráticamente elegido" y la mitad en Pakistán; no ya pegándose en la frontera del Waziristán, sino en Karachi o en Islamabad, con pasaporte pakistaní, adoctrinando a islamistas -por ejemplo- españoles mientras esperan que maten a Musharraf.

Y un factor fundamental es Pakistán ¿qué es Pakistán? Respuesta: lo que está al otro lado de la línea Durand, que se inventaron los europeos en el s. XIX. Divide en dos el Pashtustán y, como frontera, no existe mucho. Los de uno y otro lado son primos y la lían todos juntos a uno y otro lado. El ISI, el servicios secreto pakistaní, sigue apoyando, por decir algo, a los talibán, de lo que Karzai se queja mucho -el pobre- mientras Musharraf, ese democrático líder general golpista y dictador aliado, con la cabeza pregonada por bin Laden, se supone que ayuda a los americanos tanto como para que les haya parecido muy bien que tenga unos misiles con cabeza nuclear que, en cuanto consigan cargárselo, si el Mossad no lo remedia van a caer en manos de los colegas de bin Laden que ¿se imaginan? igual se los tira a la India, pongo por caso.

Así está el tema. Bonito.



Estos son milicianos afganos de la zona de los españoles; nada que ver con el supuesto Ejército afgano; son los de allí. Al fondo, un BMR.





Estos son policías afganos de la zona de los españoles; nada que ver con los anteriores, evidentemente.

(Las fotos son de DEFENSA, la de verdad, no la otra. Dado que su intépido director, Vicente Talón, es un corresponsal de guerra de la vieja escuela, espero que no se moleste. Corresponden a sendos y recomendables reportajes de V. Trujillo Casanova, que se fue a dar un rulo con los chicos, publicados en los números 331 y 335)


Artículos anteriores relacionados:

2 comentarios:

  1. catwoman24/5/06 9:14

    Ese del cañon acojona, pero parece que se esta divirtiendo. Yo pienso que no pintamos nada en afganistan y que tienes razón: Estamos ahí (no solo los militares, tambien los de la agencia de cooperacion internacional) para no terminar de cagarla con Bush. Si a los rusos les dieron en los 80 con todo lo que habian metido, ¿que va a pasar ahora? Las noticias son diarias.

    Por cierto: me joden los profetas jeje

    ResponderEliminar
  2. La question esta que se estan empezando a acabar las reservas de petroleo, un problema acuciado por el sorprendente crecimiento de la economia mundial.

    He visto mapas donde estan marcadas las bases americanas, y recientemente se an extendido por el centro de asia. El objetivo es controlar el terreno para que las petroleras puedan construir oleoductos.

    Creo recordar que Kazakstan tiene una reservas impresionantes, pero esta rodeado por Rusia, China e Iran. La unica alternativa es al sur por Afganistan y Pakistan.

    Los Chinos ya han salido con la chequera a comprar recursos energeticos. En sudan 9 de las principales empresas extrangeras son Chinas. Este invierno Rusia creo un grave incidente al cortar el suministro de gas a Ucrania por aliarse con Europa y no querer pagar el "precio de mercado" tres veces superior al "precio de aliado".

    En mi opinion se esta gestando la tercera guerra mundial, una guerra economica por los recurso que posiblemente no desemboque en conflictos directos.

    Veremos que pasa si en un par de decadas se vuelve a triplicar el precio del petroleo (como ahora).

    En mi humilde opinion españa debería copiar a Francia, donde el 80% de sus necesidades energeticas estan cubiertas por la energia nuclear. Chernobyl ha sido el mayor desastre hasta la fecha, pero lo curioso es que los dos reactores sobrevivientes siguen funcionando y 5000 personas trabajan alli todos los días.



    En fin, habrá que ver

    ResponderEliminar

Soltad aquí vuestros exabruptos